Rupert, te necesito

Un año y once días después de nacer, se corta por primera vez el pelo. Parecía que no tenía, pero hemos sacado un puñao.

Niño_peluquería

Pero no nos perdamos al padre de la criatura. Después de decir que a dónde iba con El Cachorro con esos pelos disparaos, que tenía “melenilla”, que daba para una coleta, que… lo ve post peluquería y encuentra motivos para confirmar que menudo cabezón, que el pelo de antes lo “estilizaba”.

Como siga por ese camino, al que no le va a hacer falta ir a la pelu es a él. Se le va a caer el pelo de golpe. De un guantazo, concretamente.

Dieta variada

Pescado, plátano, fideos, bizcocho, garbanzos, judiones… todo le viene bien a esta tragaldabas. La ruina, ¡la ruina!

Niño_comiendo

Aunque ya no sé si es un tragantúa de impresión o es que solo quiere tener algo en la boca… (y yo atiborrándolo).

Niño_comiendo_objetos

Repertorio

Está tan normal, ¿no?, y de repente se arranca con las palmitas, las pompitas, las sevillanas, los “ay, madreeeee” con las manos en la cabeza y el “Dónde está Simón”, todo seguido. Monerías a tutiplén. Cuuuucoooo, cuco.

Niño_haciendo_pompa

No sin mi chichón

El nene con un chichón y su madre con otro. El del nene, contra el suelo. El de la mami, contra el cabezoto del nene.

Niño_con_chichón

Y detengámonos en este punto… Yo me hice un daño que tuve que contener el llanto. El otro, pese a haber recibido un impacto de narices, ni se inmutó. De verdad, ¿de qué clase de material tiene hecho el cráneo? No, no, en serio, alucino.

El caso, que si para ir a juego con mi bebé tengo que sufrir, pues sufro. Me encantan estas moñadas.