Monada

El nene ha tenido competencia… ¡en su propia casa!

Mono

Es una nueva lección de vida. Ha comprobado que en las duras condiciones de la naturaleza, los seres vivos luchan por la supervivencia. La ley del más fuerte.

Niño con mono

Peleándose por la uva.

Niño jugando con mono

Me preocupa que el que gane sea el mono.

Niño con mono

… Y se nota que llevo unos meses siendo madre… Una vez El Cachorro está dormido… ¡a por el otro! ¡Y qué mano tengo con él también!

Madre con mono en brazos

Un bendito.

Mono dormido

¿Cómo serán sus sueños?

Mono soñando

Jo, es que es casi clavao a un bebé humano. Se chupa el dedo gordo para dormir. Digo “casi” porque es el del pie.

Mono

Cómo nos parecemos a los animales. Aún. Afortunadamente.

 

Community Manager

El Cachorro abrió su página de FB antes de nacer (este niño tiene súper poderes). Su foto de perfil, entonces, era su ecografía. Hoy, el pequeño se ocupa personalmente de gestionarla.

Niño Community Manager

(Para los que aún dudan de si soy yo quien le escribe las cosas o es él quien se encarga, que hay mucho incrédulo suelto).

 

Frases hechas

Y leo comentarios en Facebook, por ejemplo, a padres recientes, del tipo «¡qué niño más guapo!» y «claro, con esos padres…», cuando los padres son unos chotunos y el niño una calandraca. Comentarios calcados a los que nos hacen a nosotros y El Cachorro. Esto me huele a chamusquina…

Niño con gorra

El nene se independiza

Hemos cambiado la cuna a la habitación del crío y ya sé qué es el síndrome del nido vacío.

Está a punto de cumplir nueve meses. ¿Que lo he tenido mucho con nosotros en nuestro cuarto? ¿Poco? Para gustos, los colores. Hasta los siete meses no había más remedio de que durmiera con sus padres. A la sazón vivíamos en una casa con una sola habitación. Después de mudarnos, consideré que bastante cambio era el de casa como para abandonarlo en su propio cuarto. Ahora que lo he cambiado… Veo que le hubiera dado igual. ¿Ha dado algún problema? Nasti. Este niño es un independiente de tomo y lomo.

Amores que matan

A vosotros, que también sois padres… ¿¿no os entran ganas de morder, pero de verdad?? ¿Hasta arrancarles un trozo a vuestros hijos? Porque a nosotros sí.

A mí los piecitos de mi bebé no me pueden gustar más. Me los como sin parar. De hecho me estoy pegando el atracón porque tengo muy presente que luego se convertirán en pezuñacas con pelos en los dedos, entre los que se formarán bolillas negras, puaj, y atufarán de lo lindo. 

Pie
Estoy por cortarle un pie ahora y guardármelo para mí, metido en formol o colgado de un llavero. Total, ahora en el mercado hay prótesis muy buenas. Además el peque está en la edad perfecta para aprender a prescindir de un miembro y a manejarse sin él con soltura.
Decidido. Si hay algún asesino psicópata entre mis lectores, que me asesore: ¿Qué es mejor para seccionar extremidades? ¿Una sierra eléctrica o un cuchillo jamonero?

No, no me vengáis con qué despiadada. Yo al menos planeo el asunto con cuidado detalle. El padre de El Cachorro ya ha pasado directamente a la acción.

Padre con hijo

Superwoman

Cuando una se convierte en madre sufre una transformación. Las capacidades físicas aumentan. Más fuerza, más equilibrio, más polivalencia, más de todo. ¿O acaso creéis que cualquiera es capaz de irse a Ikea sola con el nene, cargar veeeenga de cajas pesadas y manejar dos carros a la vez (sin que el bebé se despierte y las cajas pesadas se caigan)? Ahí me gustaría veros.

Carro

Luego: “Amaya, pero si después de tener a tu niño has adelgazado”, o “Amaya, vaya bíceps que te gastas”… A mí, con este trajín, me sorprendería lo contrario.