Superando etapas

Ayer, en mi diario, escribía lo siguiente:

“Bien, en este preciso instante, 29 de septiembre a las 20:39h, he oído CLONC y ha sido porque El Cachorro ha conseguido zafarse de la hamaquita y ha acabado tiradazo en el suelo. Hamaquita a jubilar”.
Niño

(No, no tengo un diario. ¿Os parece poco este? Pero ha sido una licencia literaria, que se dice).

 

Parecido razonable

Mantengo que mi hijo no se parece ni a su padre ni a su madre. Pero hay días en los que me empeño.

¿Qué, tenemos un aire?
Parecido madre e hijo

¿Y ahora?

Parecido bebé
Soy yo. Hace unos añicos.

En fin, hay algo en lo que somos como dos gotas de agua. Cuando El Cachorro y yo nos ponemos, estamos la mar de guapos. Las cosas como son.
Niño en brazos

Anti estrés

Los bebés están suaves. Los bebés están blandos. Los bebés huelen bien (menos cuando se cagan). Los bebés son de goma.

Bebé oreja
Flipo con las orejas. Parecen de plastilina. Él se pasa el día espachurrándoselas. Yo también. Puedes hacer un burruño con ellas. Es guay y desestresa un montón. Medito la forma de comercializarlas…

¿Peluches mortales?

Pues no suelo leerlas y como me olvidé el libro en el salón, lo que había en la mesilla de noche era una de esas revistas sobre bebés, que tenía más que olvidada. Así que abro para conciliar el sueño y la muy puñetera revista va y me lo quita. Doy con el Síndrome de la Muerte Súbita y me entero de que no es bueno que los bebés duerman con peluches blandos en la cuna. El Cachorro tiene DIECISIETE ahí metidos.

Niño en la cuna

Me pareció buena idea desde que se pone de pie y se tira desde las alturas, para que amortigüen los golpes contra los barrotes de la cuna. Ahora… ¿qué casa les encuentro a esos peluches a punto de ser desahuciados?

Pero no, parece que no hará falta. Cuando se lo cuento al Señor de las Bestias va y me suelta: “Buah. No le pasará nada. Solo si está para morirse”. ¿¿”ESTAR PARA MORIRSE”?? ¿¿Eso qué es?? ¿¿Jerga bichera??

Top secret

Ya pueden decir misa, pero la bomba atómica está rellena de pañales cagados. Lo sé.

QUÉ PESTAZO POR EL AMOR DE DIOS.

Los embriagadores pañales con caca de mi hijo han obligado a su padre a tomar una medida desesperada…: sacar la basura a la terraza. Valoramos comprar una incineradora.

Libertad de expresión

Que lo levante su padre, le dé el bibe, lo cambie y lo acueste. Que me levante a mí media hora después y cuando entro a su habitación piense: “Este… ¡este se ha cagao!”, lo cambie, juegue con él y lo vuelva a acostar. Y que media hora más tarde pase por delante de la puerta y… snif, snif… ¡se haya vuelto a cagar!, me hace sospechar que esto no es fruto de una actividad fisiológica, no…, el nene está opinando sobre algo.

Bebé en la cuna

El coste de la vida

Mucho se habla de lo que se gasta en pañales, en toallitas, en… Pero:

¿¡¿TREINTA Y TRES EURACOS DOS BOTELLAS DE ALCOHOL?!? ¿¿A ver si va a resultar más económico ser una mamá responsable que una juerguera alevosa??

O se me había olvidado lo que costaba montar una fiesta, o antes me daba igual gastarme pastizales en lo que fuera, o es que las cosas son caras… TODAS.

Fiesta

Pero volver a sentirme una tiparraca soltera y sin hijos con pájaras de ese calado siempre merece el esfuerzo… Y si es con mis socias y sin embargo amigas, mejor que mejor.

(La tresena aquí presente tuvo un programa de radio en RNE llamado “Treinta… ¡y tanto!”, y no veáis si molaba…

Os dejo un enlace a la canción del verano con la que ganamos “Radiopasión” en su día, para que os hagáis una idea…:

 

Copyright

“La mejor experiencia de mi vida”, “un amor inconmensurable”, “nunca pensé que iba a sentir algo así”… es lo que suelen contestar. Pero si le preguntas al Señor de las Bestias que qué tal eso de ser padre, te dice: “¡un coñazo!” Me ha tenido que tocar a mí el original.

Bebé en la cama con su padre

Pero eso a El Cachorro le importa un huevo.

Padre con hijo en brazos