La vaca Paca

No saber nanas ni nada que se le parezca obliga a que una se tenga que inventar las canciones. Su dudú, o como se llame, favorito, es el de la Vaca Paca, que además me parece que no es ni vaca, pero bueno. Con lo que la canción para que se duerma viene a ser:

“Soy la Vaca Paca, me llamo Paca, tú eres el nene, te-lla-mas Simón. Soy la Vaca y me gusta “mimír”, me gusta “mimír”, me gusta “mirír”…”

¿CÓMO? ¿OS REÍS? Pues será que no sabéis que la canto con voces distintas y cambios de ritmo y todo. Pero ya me he picado, hale, no sigo. Malajes, envidiosos, desaboridos.

Un seis y un cuatro…

A El Cachorro y a mí nos dibujan.

El posado fue así, y el resultado:

Sí, yo también pensaba que no podía salir más fea hasta que vi el otro dibujo. Cómo será que no tengo narices de colgarlo.

Sin embargo me hace ilu tener un dibujo de mi nene y de mí y este va a acabar en una pared en su habitación. Con un par.