Sila

Y luego, esa murga constante durante todo el embarazo y ocho días después de dar a luz…: «¡¿todavía no sabes cómo le vas a llamar?! ¡¡Ponle nombre ya!!» A falta de uno voy, le pongo dos, y mi padre coge y le llama Sila, como al perro.
(Confieso que a mí también me pasa).

Bichico

Que Tato se refiera a su hijo como «el bicho», no me sorprende. Pero que le oiga a mi madre, esa mujer que durante el embarazo no hizo más que indignarse porque mencionábamos a su nieto como «El Cachorro», llamarlo también así, «bichico»…!

Peluqueros majísimos

Ese trío de peluqueros que exclaman: «¿¡Qué?! ¿¡Que has parido hace 28 días?! ¿¡¿¡Con ese tipazo?!?!?»

Así que mañana voy a volver para teñirme una ceja de morado, pasado a que me hagan la permanente, al día siguiente a que me la deshagan, al otro a…

Vaya timo

Nueve meses sin regla, sin granos, sin que se caiga el cabello… Pero, oye, es parir y salirte cosas en la cara, alfombrar el suelo de casa con pelos y sangrar durante 28 días seguidos, y sumando.
Esto… ¡¡¡ESTO ES UN TIMO!!!