¡Se puede vivir!

Mi hijo y yo nos hemos levantado a las doce del mediodía, nos hemos ido de paseo por Madrid Río en un día luminoso como pocos, con el calor del solecito hemos llegado a Príncipe Pío donde yo me he comprado una bandeja de sushi y sashimi, nos hemos vuelto a casa, él se ha pimplado un súper bibe y se está echando la siesta, yo me he japonizado y le estoy dando a un rosco de San Blas…
Pues porque no me sobra el dinero y soy gallina vieja, que si no me dedicaba a tener hijos como una descosida. ¡Se puede vivir!

Hueca, hueca…

Hoy en el pediatra he visto a un bebé que ocupaba la mitad que el mío y he pensado que estaría en la revisión de los 15 días. Cuando he preguntado su edad me han dicho que tenía dos meses. El Cachorro tiene mes y medio. Y yo me he puesto hueca, hueca…

Estrenando mochila

Hoy El Cachorro y yo hemos estrenado la mochilita para llevarlo colgando. Y he descubierto que es una buena forma de dormirlo. Y de hacer cosas con las dos manos.
Nada, que aquí estamos, él hecho un bicho-bola y yo tecleando en el ordenador…

¿Cómo lo llamo?

Pimpóllez, cuchufleto, muñeco, pichón, Recesvinto, chilindrín, bichico, enanismo, pispajo, Torcuato, pimpinelo escarlato, ratita, Gumersindo, chiquitico, pitufo, Salustiano Olózaga, Rigoberto Menchú, pituso, mochuelo… ¿¿¿Que si le llamo Cachorro o por su nombre???