transhumanos

 

transhumanos

transhumanos

Quizá te suene demasiado …ummmm ¿cómo decirlo? robótico, pero eso es lo que ya somos. Seres transhumanos. Estamos al final de una era; la cristiana. Y los que meten muchas horas en esto han bautizado hace tiempo ya a ésta como la era transhumana. No solo porque técnicamente es cierto: hay personas, que ya son híbridas y por tanto han transcendido lo biológico: es decir que tienen componentes sintéticos o biotecnológicos dentro de su ser: Las personas que tienen problemas de audición y llevan implantes cocleares por ejemplo, son una prueba viva de hacia donde nos encaminamos.

implanteCoclear

Implante coclear

Los gurús de la innovación lo advierten: el ser humano tiene que reinventarse. En pocas generaciones, no especifican cuántas, las personas no tendremos que trabajar. Toda la mano de obra estará automatizada y la realizarán los robots. Pero no solo por esto debemos darle una pensada a esto de existir.

Robot

robots

No hay poca polémica en la comunidad científica con respecto a toda la medicina antiaging y a la propia conceptualización de lo que entendemos por “enfermedad”. Hablan de parches transdérmicos para curar enfermedades antes de que incluso existan y algunos, los más osados, dicen que la vejez es solo una enfermedad más que se puede tratar, por lo que los humanos moriremos de viejos, sí, pero con aspecto joven. Eso sí, solo quienes lo puedan pagar.

viejos jóvenes

viejos jóvenes

¿Estamos entonces ante un abismo, esta vez sí, de límites claros y punzantes, que separará a los ricos de los pobres? Es muy probable. Así ha sido toda la vida y seguirá siéndolo cada vez más.

Os lanzo una cuestión para reflexionéis entonces. En caso de que el ser humano alcance la inmortalidad, ¿os apuntaríais a ese carro?

 Food for thought

Fin del envejecimiento

Anette-Larkins

Mujer de 70 que parece 40

Llevo ya un tiempo oyendo hablar de este tema. En los corrillos de amigos que están a la vanguardia noticiera y del I+D más de andar por casa, se comenta desde hace tiempo, -varios meses- un run run que habla del fin del envejecimiento. En boca de algunos científicos como Tom Kirkwood, Aubrey de Grey, Nina Tandon, o Yamanaka y el británico John B. Gurdon que en 2012 ganaron el Nobel y en España Juan Carlos Izpisúa, estamos oyendo ya que no solo es posible parar el envejecimiento sino que es probable que en algún momento podamos rejuvenecer. Cuando lo escuché por primera vez, me pregunté lo mismo que os estaréis preguntando vosotros… ¿me llegará a mi? ¿viviré lo suficiente para subir a este caballo de la ciencia y parar el proceso de envejecimiento? ¿querría hacerlo? El tema suscita cuestiones morales y éticas tan enormes que me veo incapaz de presentarlas todas aquí, por lo que me voy a limitar a contaros lo que el más mediático de todos, el científico mas experto del mundo en el estudio de la vejez, nos decía hace bien poco.

Juventud-eterna

Fin del envejecimiento

“Pronto hablaremos del fin del envejecimiento” nos dice Aubrey de Grey, y también que será posible hacerlo con una única inyección. No se atreve, sin embargo, a aportar fechas o plazos para semejante epifanía mundial. Pero nos dice que será algo accesible para todo el mundo, (una de las incógnitas que se planteaba en los debates, es que estas tecnologías solo estuvieran al alcance de los más poderosos y ricos, creando así clases sociales divididas entre hombre comunes y perecederos y superhombres mejorados genéticamente.

una-inyeccion-para-acabar-con-el-envejecimiento

inyección antiaging

La respuesta de de Grey es que no. Esta será una tecnología democrática, por el simple hecho de que los gobiernos la subvencionarán, pues es infinitamente más costoso atender las enfermedades y problemas de salud de las personas mayores que administrarles una inyección para que se mantengan jóvenes y eternos. ¿No es flipante?

eternamente- jóvenes

Eternamente jóvenes

Bueno, pues ya sabemos qué es lo que nos depara el futuro. La cuestión es si llegaremos vivos para verlo y beneficiarnos de ello o ya va a ser en otra reencarnación. El mundo cambia delante de nuestros ojos cada segundo, a veces da tanto vértigo que a la pregunta de quieres ser eterna, hoy por hoy, contestaría que no. ¿y vosotros?