El intestino; el gran desconocido

“Si se es capaz de entender la enfermedad, ésta dejará de ser vista como una fatalidad, para ser considerada como la consecuencia lógica de los desequilibrios de nuestra vida, debido al agotamiento o  al estrés  y originados también por la alimentación”.

Dra: Catherine Kousmine

intestino

intestinos

Hoy os quiero hablar de ese gran desconocido; el intestino tan esencial en nuestra salud. Si el hígado y el sistema linfático son los dos grandes sistemas de depuración de sustancias innecesarias o perjudiciales para nuestro organismo, el intestino grueso, el riñón, el pulmón y la piel son las vías para su eliminación al exterior.

No quiero que ésta sea una clase de anatomía aunque os confieso que llevo mucho tiempo en esto de la salud y de la belleza pero no fue hasta hace un par de años que experimentando con las hidroterapias de colón, y las limpiezas internas de intestino que descubrí la importancia de este órgano tan esencial en nuestra salud y por tanto belleza.

Además de todas las funciones de evacuación y eliminación, el intestino grueso cumple la vital función de barrera selectiva permitiendo la absorción de nutrientes y rechazando ataques químicos y biológicos a los que se encuentra expuesto. Para ello cuenta con una parte importante del total del sistema inmunitario disponible; el 80% de las células inmunitarias periféricas se encuentra en el intestino. Con eso os hacéis una idea de que realmente aquí es donde esta nuestro Ministerio de Defensa.

ejercito

ejército defensa

Para las que no lo sepáis y como dato complementario, las bacterias que formamos todos los humanos en los intestinos se clasifican en dos grupos antagónicos

  1. el de las fermentaciones
  2. el de las putrefacciones

Bonito ¿eh?

Pues si y según el tipo de alimentación prevalece uno u otro tipo de bacterias. En general para no liaros mucho; los hidratos de carbono (pastas, harinas, almidones, etc) profucen la flora fermentativa y las proteínas (carnes, pescados, huevos, ) el crecimiento de las putrefacientes.

Así es que a partir de ahora , ya sabes, ¿te fermentas o te putrefactas?

Ni que decir tiene que el capítulo estreñimiento al que le dedicaré un post en el futuro es de los procesos que más altera la salud a medio largo plazo.

Bueno, todo esto para resumir que los cuidados esenciales del intestino son los siguientes:

  1. masticar bien. (ya os lo he contado un millón de veces. La digestión empieza aquí.
  2. alimentos favorables para el intestino. Las grasas que “curan” como los ácidos grasos esenciales linoléico y alfalinoleico (omega 3 y 6 en su justa proporción) Los primeros los encuentras en: el aceite de onagra, de borrraja, de grosella, de pipa de uva, de girasol, de sésamo, almendras no tostadas, comino y maíz. Los segundos en el pescado, el aceite de krill, de calabaza, nueces, soja y lino.
  3. Beber agua ( se ha calculado de 1 vaso por cada 10 k de peso) si peso 50 k pues 5 vasos al día y poca cantidad en las comidas para no interferir en la digestión
  4. Una correcta higiene intestinal (de esto os hablaré en el futuro)
  5. un desayuno “saludable”
crema-Budwig

crema Budwig

En este último punto, me permito daros la receta de la “crema Budwig”, que se ha consensuado como el desayuno “preferido” para los intestinos y por tanto la mas beneficiosa para la salud en general.

MODO DE PREPARACION:

Batir hasta formar una crema con 4 cucharaditas de queso blanco desnatado (con 0 a 20% debatirá grasa), 2 cucharitas de aceite de girasol, de germen de trigo  de lino, que no haya sobrepasado los 45º en el prensado. La emulsión debe ser completa, por lo que el aceite y el queso se batirán con bastante vigor en un bol, con una batidora.

A ello se le añade zumo de medio limón, 2 cucharaditas de miel o de azúcar integral o medio plátano muy maduro aplastado o fruta desecada como pasas o ciruelas pasas sin hueso, 2 cucharaditas de frutos o semillas oleaginosas crudas recién molidas (a elegir entre lino, girasol, sésamo, nueces, avellanas, almendras, pipas de calabaza, anacardos etc), dos cucharadas de cereales crudos y recién molidos a elegir entre arroz integral, trigo sarraceno, quinoa, mijo y fruta (va muy bien la manzana cualquier otra fruta de temporada.

Vas a añadir agua o leche de soja a la batidora para obtener la consistencia deseada.

Anímate a poner en práctica, al menos la mayoría de estos consejos, no solo lo notará tu salud, también tu aspecto exterior!

 


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios