Algas; las verduras del mar

algas-marinas

¡¡Qué bonitas son …y qué nutritivas!!!. Pueden ser de todos los colores: blancas, marrones, rojas, verdes, amarillas o incluso negras. Sus dones no los hemos descubierto del todo en esta cultura nuestra, aunque por geografía las tenemos en abundancia. Son delicadas, pequeñas, frágiles, transparentes…

¿Y si os digo que son las verduras del mar? a diferencia de sus homólogas terrestres, las algas son TODAS comestibles, otra cosa es que su sabor nos parezca intenso.

1) La nori, qué graciosa ella, ¡si parece la vecina del quinto con ese nombre!

nori-1

Es la novia perfecta del sushi. De sabor suave a mi me encanta cortadita en tiras y tostada ligeramente en la sartén añadida a arroz blanco. Es deliciosa.

2) la Roja, la dama de hierro. El alga Dulse, ( que no tiene nada de dulce) llamada de hierro porque su contenido en este mineral supera todas las expectativas.

algadulse

La podemos encontrar entre las rocas y se recolecta a mano con marea baja. La puedes añadir a ensaladas, sopas u otros platos. Era conocida ya entre los antiguos celtas porque ayudaba a los marineros a evitar el escorbuto por su alto contenido en vitamina C. Además tiene magnesio. Sabor levemente mineral…¡Una pasada!

3) Una de mis favoritas; la Wakame.

what-is-the-nutritional-difference-between-dulse-and-wakame-seaweed-21606755

Los japoneses y coreanos también la adoran y  se sirve fresca y aliñada con un poco de aceite de sésamo sobre una cama de lechuga. También se suele añadir a la sopa de miso o simplemente a un caldo. Es adelgazante, remineralizante, inmunoestimulante, depurativa y su riqueza en vitaminas del grupo B es especialmente efectiva para regular los estados nerviosos agitados. ¿Quién da más?

4)  ¡¡¡ el Espagueti de mar!!!; más italiana que Sofía!

algas-ESPAGUETI-DE-MAR

Esta peculiar alga alargada y fina es muy sabrosa, con un sabor que recuerda a la sepia, aunque no recomiendo empezar por ella si te quieres llevarte bien con las algas, pues es de sabor muy intenso y te puedes espantar. Se puede servir tanto cruda como cocida e incluso podemos probar a rebozarla y freírla en ghee (mantequilla clarificada) o aceite de coco y comerla con un chorrito de zumo de limón. Es una gran fuente de calcio y de hierro.

 

5) Kombu; una bestia parda

Algas kombu secas

Es poco agraciada, pero sus enormes cantidades del nutrientes , minerales y vitaminas (yodo, hierro) la hacen una de las más valiosas. Yo la uso al cocer las legumbres pues no solo las hace más digeribles sino que las mineraliza haciendo del plato un tesoro nutricional.

6) agar agar; la dama blanca

Es perfecta para el aparato digestivo,estreñimiento y especialmente si se tienen hemorroides.

agaren-bastones

Para hacer gelatinas hay que hervir unos 8 minutos. Para gelatina de consistencia dura poner 1 cucharada sopera por ½ litro de líquido. Para conseguir una consistencia de flan basta con 1 cucharada por litro. Una vez templado, se deja enfriar en la nevera. Como espesante de sabor neutro, es ideal también en tartas saladas, potajes, purés y salsas. Para ensaladas o verduras poner a remojo 20 minutos, escurrir y condimentar al gusto

7) Hijiki, ; hija, mira que eres rarita.

alga-hijiki

Dejarla en remojo durante 15 minutos y escurrirla. Cocerla durante 15 minutos y añadir a las ensaladas o los platos de verduras crudas o cocinadas. Hay que añadir solo cantidades pequeñas de este alga, pues en cantidades mayores puede tener concentraciones de metales pesados.

El alga hijiki destaca por su elevado contenido en provitamina A, también llamado beta-caroteno. Esta molécula posee propiedades antioxidantes, protege la vista de enfermedades degenerativas y ayuda a la piel a resistir mejor las agresiones medioambientales, en especial las radiaciones ultravioleta. Aún así, no os relajéis porque ningún alimento permite prescindir de los protectores solares.

8) Arame, parece árabe pero es marina 🙂

Arame

Este alga marrón tiene un sabor suave, dulce y delicado, por lo que es ideal para los no iniciados. Se puede saltear el alga rehidratada en mantequilla o ghee junto con calabaza o boniato cortados en dados y un toque de cayena para un apetitoso y saludable acompañamiento. Es rica en calcio y en potasio.

Animaos a usarlas al principio en ensaladas, cremas, sopas, arroces, siempre como complemento y cuando os vayáis acostumbrando a su sabor, las podéis ir tomando como plato principal.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios