Un verano a contracorriente

Hoy me apetecía  mucho escribir sobre esas cosas que me encanta hacer en verano y que son un poco a contracorriente. Porque siempre me asombra que el ser humano, especie a la que pertenezco, -pobrecicos nosotros- nos pasemos 11 meses al año trabajando como locos para llegar el mes de verano y aposentarnos de esta guisa:

playa-llena

playas españolas

Claro y me diréis, esto es una cuestión de presupuesto porque si se tuviera una economía saneada lo que me gustaría sería esto:

paraiso

playa en el Caribe

Pero no…esto no es necesariamente así, porque después de decidir ser alguna de las cabecitas de la primera foto, uno podría optar por ir un poco a contracorriente. ¿Qué tal si haces unos planes distintos este verano?

1.-Ir a un museo, porque no hay ni Dios, porque se está fresquito, porque es el momento de nutrir el alma (no solo de melanocitos vive el hombre) y porque con suerte puedes cruzarte con alguien interesante con quien comentar, por ejemplo “El Jardín de las Delicias” del Bosco, y enamorarte locamente…ah ¿que no? conozco algunos casos.

jardin-de-las-delicias-el-bosco

El Jardín de las Delicias -Bosco

2.- Yoga al sol. Aprovecha el verano para hacer yoga al sol. No sé si conoces el estilo de yoga bikram. Es una modalidad de yoga que se realiza a 40 grados de temperatura, en una sala con infrarrojos o con cualquier otro tipo de calor, con lo que la flexibilidad aumenta y se sudan todas las toxinas. Pues en verano, no hace falta que pagues la cuota, porque con que te pongas a las tres de la tarde a practicar, conseguirás los mismos resultados. De hecho es así como se practica en la India donde la temperatura y el grado de humedad consiguen niveles máximos de sudoración.

bikram-yoga

yoga Bikram

3.-  Haz vida de noche. Las ciudades en verano por la noche son mucho más interesantes. Puedes dormir todo el calor, y levantarte por la noche. Será un verano distinto, pero necesitas un grupo de gente que te siga el rollo, porque si no no vas a tener vida social. Hay planes fascinantes para hacer las noches de verano en las ciudades. Descúbrelos.

4.- Y si necesitas remojarte y vives en una ciudad sin playa, aprovecha lagos, embalses o piscinas naturales que seguro te pillan cerca y no estarán tan concurridos como una playa en plena costa. Es inteligente ir a contracorriente.

facebook-prohibido

prohibido redes

5.- Y sobre todo, sobre todo, echar el cierre a las redes sociales. Un verano “desconectado”. No solo volverás a saborear la vida real en toda su magnitud, sino que te darás cuenta de hasta que punto eres yonki de lo virtual y quizá, solo quizá, podrás replantearte tu adicción de cara al año siguiente que como siempre os digo, empieza en septiembre.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios