Los cinco venenos blancos: la sal (4)

Entramos en el año, terminando nuestro repaso a los llamados cinco venenos blancos. Ya hemos hablado de la leche, del arroz blanco, del azúcar y ahora nos encaminamos hacia la sal. ¿Cómo es posible que la sal, que es indispensable para la vida, pueda ser uno de los llamados cinco venenos blancos tan nocivos para la salud?

salinas_620x465_6

Pues muy claro, porque la sal refinada de mesa que solemos consumir los humanos que es cloruro sódico a la que se le añade flúor y yodo dista mucho de la sal cristalina natural que procede tanto del mar como de las montañas y contiene los 84 elementos que integran el cuerpo humano en su proporción exacta. uff lo he dicho del tirón y me he quedado sin aliento…

cristales_de_sal_506

Dicho esto, y por supuesto recomendando comprar sal marina pura siempre que sea posible, otros datos que nos interesan saber es que una persona normal ingiere unos 3900 miligramos de sodio al día, mucho más de los 1500 miligramos diarios recomendados por la Asociación Americana del Corazón. Y esto ocurre porque el sodio no simplemente se encuentra en la sal que utilizamos para cocinar o la que le añadimos a nuestra comida en la mesa. De hecho, ¡¡¡el 75% del sodio que consumimos en nuestra dieta se encuentra en alimentos procesados que compramos en los supermercados!!!

Unknown

Y por si fuera poco, existe evidencia científica que indica que si se disminuye un 50% el consumo actual diario de sodio podríamos prevenir 150,000 muertes al año ¡¡¡150.000!!!!!

Por lo que desde esta plataforma quiero daros los consejos que yo he puesto en práctica para desengancharme de la sal: de los 5 venenos blancos; leche, azúcar, harina, arroz blanco y sal, éste último es el que personalmente más me ha costado ir abandonando.

22938

  1. Cuando vayáis a comprar un producto, leed la etiqueta nutricional y no solamente las calorías, atentos al contenido en sal. Para vuestra info…

1/4 de una cucharada de sal = 600 miligramos de sodio
1/2de una cucharada de sal = 1200 mg de sodio (cerca de la recomendación actual)
3/4 de una cucharada de sal = 1800 mg de sodio
1 cucharada de sal (el máximo recomendado) = 2300 mg de sodio

2. Tratad de evitar alimentos extremadamente altos en sodio como los aderezos, cacahuetes o almendras saladas y “chips”, patatas, ganchitos, gusanitos. etc . Vosotras sabéis ya cuáles son.

31

3.  Tratad de evitar alimentos procesados. Comprad comida fresca y, si decidís comprar productos enlatados, llevaros los que no llevan sal añadida (debe decirlo en la etiqueta).

4.  Cuando abráis un alimento enlatado, enjuagadlo con agua para eliminar sal en exceso.

5.  Para añadir sabor a las comidas , usad hierbas, vinagre o limón en vez de salsas. El vinagre de umeboshi es bastante salado y alcaliniza la sangre, lo cual es buen sustituto en ensaladas y podéis comprarlo en herbolarios.

clearspring-vinagre-de-umeboshi-150ml

6.  Quitad el salero de la mesa de comer. Ojos que no ven…paladar que no cata.

7. Si coméis fuera, pedid  que os hagan la comida sin sal, le podéis poner un poco luego.

8. Evitad los restaurantes de comida rápida pues toda la comida aquí está elaborada en función del sabor y suele estar hipercondimentada.

Espero que estos consejos os sirvan para empezar a reducir este alimento tóxico en vuestros hábitos alimenticios y empecéis el año tan salerosas como siempre pero menos “ensaladas”.

 


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios