arcilloterapia; el mundo de las tierras

arcillas

arcilla blanca, verde y roja

Probablemente si os menciono la palabra arcilla, penseis en mascarillas, pero lo cierto es que este elemento que nos da la naturaleza y que se genera a partir de la descomposición de las rocas por acción de los agente externos; sol, viento agua; es una de las maravillas terapéuticas y cosméticas que nos regala la madre naturaleza. Soy muy muy fan.

Es uno de los remedios cosméticos y terapéuticos más antiguos de la humanidad. Ya los egipcios la usaban para momificar a sus muertos por su alto poder antibacteriano, Hipócrates, Galeno o el propio Gandhi la prescribían como remedio curativo. Más recientemente el naturópata francés Raymond Dextrait, en su tratado “El poder curativo de la arcilla” defiende que si bien su composición química la hace valiosa, no parece haber una correlación entre esa composición química y sus casi milagrosos efectos, por lo que atribuye todo su poder a que está cargada con las energías de la tierra y que en esa carga reside su capacidad para reactivar las funciones del organismo. Es más los antropólogos aseguran que el Homo sapiens descubrió su propiedades observando a los animales cuando tenían una herida abierta, se revocaban en a tierra por lo que dedujeron que ese elemento tenía propiedades cicatrizantes y analgésicas.

baño-de-barro

los animales la usan para refrescarse y curar heridas

Sus principales funciones son las siguientes:

  • Potente desintoxicante (absorbe impurezas) contenidas en los tejidos
  • Mantiene la salud del sistema digestivo
  • Enriquece la sangre (ingerida depura la sangre, mejora la circulación porque hace aumentar los glóbulos rojos
  • Absorbe las radiaciones nocivas (porque tiene polaridad positiva y eso explica porque atrae primero y luego elimina cualquier elemento del cuerpo que emita radiaciones negativas
  • Es analgésica (sobre heridas, en cataplasma), cicatriza
  • Es muy antiaging, ralentiza la oxidación

No os voy a descubrir aquí las propiedades depurativas de la arcilla verde, en forma de mascarilla para los cutis grasos o mixtos. Para las personas que tienen este tipo de piel, la arcilla verde es un “must” en su rutina de higiene y belleza; gracias a su alto contenido en sílice, depura, desincrusta puntos negros, reduce poros, equilibra el PH y la producción sebácea, ilumina, con sus uso continuado se verá una piel más elástica, menos “piel de patata”, en definitiva un elixir anti edad. Si se tiene la piel más delicada, recomiendo la arcilla roja, que es un poco más suave.

mascarilla-arcilla-verde

mascarilla de arcilla verde: potenete depurativo

Pero como yo la uso y donde me ha dado resultados asombrosos es por vía interna. Fabrico una leche arcillosa de esta manera:

Disuelvo en un vaso de agua mineral una cucharada de arcilla blanca o caolín (apta para consumo interno). Dejo toda la noche reposar y la expongo al sol al día siguiente pues la arcilla tiene que recargarse con la energía solar. La ingiero inmediatamente después de levantarme en ayunas. Lo aconsejable es hacer una primera cura de agua arcillosa muy diluida, mucho liquido y alimentación sana durante tres semanas, luego se suspende durante 7 días y se vuelve a empezar otras tres semanas. Conviene romper el ayuno después de la ingesta con un zumo de cítricos.

Los resultados son de verdad buenísimos, yo lo he notado en que tengo más energía y vitalidad y una piel más luminosa.

Este método es seguro , sano y barato..pero consulta con tu médico si tienes alguna alteración del sistema digestivo, en la tensión o diabetes.