Stop ansiedad

sueno-2-trastornos-del-sueno_4_760580

¿Qué es la ansiedad?

¿Cuántas veces te has preguntado a qué se debe esa opresión en el pecho, esa sensación de ahogo por creer que no llegas, o por pensar que has hecho algo mal o por sentir una amenaza cernirse sobre tu persona?

Sin abordar el enfoque más médico, sino desde la experiencia personal, te podemos decir que la ansiedad es solo una mentira que nos estamos contando a nosotros mismos sobre alguna situación real o imaginaria.

¿Cómo ocurre?

La cadena funciona de esta manera:

1) Ocurre algo real o imaginado.

2) Le damos una interpretación.

3) Generalmente esa interpretación es NEGATIVA (si fuera positiva, no tendríamos ansiedad).

trastorno-de-ansiedad-generalizada.jpg

4) La interpretación genera una sensación de ANSIEDAD y si la alimentamos, derivará en emociones más profundas. Se ponen en marcha los mecanismos de la ansiedad típicos; aceleración cardiaca, sudoración, presión en el plexo solar, pensamientos delirantes en torno a la interpretación que le hemos dado, generalmente en círculo y sin salida

5) Por tanto; Ansiedad=semáforo en rojo.

semaforo-rojo

Somos seres humanos con una capacidad única. La de la voluntad. Podemos decidir cómo tomarnos las cosas, no tenemos que ser reactivas a las circunstancias adversas, solo porque creamos que estamos condicionados de nacimiento, o “porque mi madre era así” o porque “la vida me ha hecho así”. Es una patraña. Podemos elegir. He visto a personas con circunstancias muy difíciles en la vida, decidir que ellas iban a moldear su destino. Y lo han hecho. ¿Empezamos ya a tomar las riendas? Empieza por tu ansiedad.Lo que te separa del cambio, es tu decisión en este instante.

Ponte precio

-Marilyn-Monroe-e1415041887914

Veréis…El otro día fui a comprarme ropa y vi un vestido precios. Tenía un diseño muy chulo vaporoso y muy tendencia, con unos colores de rabiosa actualidad azul turquesa, una tela con caída que bien pudiera ser una viscosa  y puesta sobre un maniquí, lucía de lo más estilosa. La tienda no es conocida por sus precios especialmente bajos, pero el vestido me encantó y cuando fui a ver su precio ponía ¡17 euros!

EP2-690x440

En ese momento mi cerebro en marcha ya había extraído un montón de conclusiones del que el titular sería “Esta falda no es buena”.Paso. (Se me va romper o desteñir o descoser o realmente no era tan tendencia, es un zarrio del año pasado sin ningún interés).

Salí de la tienda orgullosa de mi decisión…¡Yo solo merezco lo mejor!

¿Seguro?

¿SEGUROOOO? Me gustaría que te plantearas de manera profunda esta pregunta?

psicologa huelva monica mujer valiosa

¿Quién es la persona que determina nuestro valor? ¿soy yo misma? ¿es mi pareja? ¿es la sociedad? Si yo no me pongo un valor y ese valor es alto, habrá millones de personas dispuestas a ponértelo por ti y quizá no será tan alto. Creedme, no es una opción demasiado agradable. A veces vivimos la vida así, quejándonos de que nuestra pareja no nos valora, de que nuestra madre nos ningunea, de que nuestros amigos a veces nos ignoran…¿Nos hemos parado a ponernos nuestro valor?

Y una vez que definimos nuestro valor…¿sabemos ponerle un precio? ¿A nuestro trabajo, a nuestro tiempo, a nuestros conocimientos, a nuestra dedicación?

7149291439fiyatetiketi

En la palabra APRECIAR se incluye la raíz PRECIO. Y en la palabra DESPRECIAR también. Si no ponemos precio al valor de lo que hacemos, lo DESPRECIAMOS.

Vivimos en una cultura muy acomplejada con estas cosas y es de las pocas que tenemos que aprender de los USAnos…Ellos no tienen ningún complejo en poner precio a su valor o al valor de lo que hacen. Para querernos más se hace indispensable que empecemos a poner conciencia en esto.

La Humanidad hemos llegado a este punto en el que el precio de las cosas se consigna con dinero. Simple y llanamente. Ese es el significado del Dinero; la energía de intercambio de este planeta. En otras épocas han sido otras cosas: la sal, los animales, el trueque…pero ahora es el dinero.

dinero

Por tanto empecemos a poner precio a lo que hacemos si no queremos que llegue el primero y se lo ponga él...y si no lo has puesto tú antes, el mensaje que estás enviando es que no vale nada.

PEQUEÑO TEST

  • ¿Cuánto vales? (en términos de autoestima)
    ¿Qué precio tiene lo que haces? (en términos de tu trabajo o actividades)
    ¿Cuánto desprecias tú misma lo que no tiene precio? ( ¿cuántos vestidos verde turquesa en tu vida?)
    ¿Cuánto valoras tú lo que te supone pagar un precio? (date cuenta de si valoras más lo que tiene un precio honesto

¡A partir de hoy, yo soy la única acreditada para poner un valor a mi persona y quien lo pueda apreciar que lo pague con su cariño!. ¡De momento no pido mas!

From Lost to the River….

from_lost_to_the_river_2

De perdidos al río. ¿Cuántas veces hemos podido pronunciar literal o mentalmente esta  maldita frasecita que  es la que suele encabezar todas las veces que “la cagamos”. Estas cuatro palabras son la antesala del desastre…de que estamos a punto de hacer algo que sabemos a ciencia cierta que nos va a sentar mal…Y aún así vamos y lo hacemos! Bendita conciencia la de esta especie nuestra.

La frase tiene tela, porque busca una referencia inmediatamente anterior en la que hemos cometido alguna “faltilla” ( “de perdidos”) que enturbia nuestro firme y determinado propósito hacia futuro (“…al río”). No me digáis que no tiene miga la cosa.

Salir-del-armario

Puede ser el de perder peso y entonces la frase se refiere a que hemos picado antes y total, ya que hemos pecado, ahora lo voy a hacer a lo grande y me tiro al río….o que no hemos hecho el ejercicio que nos habíamos propuesto y entonces ya puestos, lo dejo de hacer toda la semana...En fin, existen innumerables contextos en los que esta sentencia adquiere el papel de protagonista, boicoteando todos nuestros buenos propósitos y ya es hora de destriparla.

carmen-pilates_01

En primer lugar, aplicando el sentido común, tendría que ser “de mojados al río” ¿no? Una vez que ya nos hemos salpicado, pues de cabeza de un chapuzón…pero apartando el tema semántico, creo que es un dicho o refrán que debemos desterrar de nuestro vocabulario y tratar de aplicar el mecanismo del equilibrio.

Chicas, no se engorda de un día para otro, ni se pierden los buenos hábitos de la noche a la mañana, se necesita una constancia, tanto en hacer las cosas bien para tener buenos resultado como en hacerlas mal y tenerlos malos.

_MG_0042

Por lo tanto si aplicamos el principio del equilibrio, es decir, hoy lo he hecho regular, pues mañana lo equilibro, el organismo en su cómputo global actúa como si lo hubiéramos hecho bien. Un día muy malo+un día muy bueno= dos días normales. ¿Me explico? Si un día no hemos seguido un programa saludable y además no nos hemos movido el todo el día y hemos pasado de todo y al día siguiente hago ejercicio y como sano y me detoxifico un poco y pongo en orden mis prioridades, el resultado a nivel global es que nos hemos equilibrado. Todo está bien.

Esta manera de actuar se ve gravemente amenazada cuando aplicamos el “de perdidos al río” pues suele ser recurrente y no nos permite compensar. Literalmente nos agua la fiesta. A partir de ahora, trata de no pronunciar las temidas palabras, y lograrás cumplir tus objetivos con mayor índice de éxito.

Manos que acarician…

Míralas bien, porque van a ser las primeras a las que acudirás cuando necesites ayuda. Son lo primero que extiendes para contactar, para alcanzar tus sueños, para asistir a alguien. Están al final de tu brazo para que “abraces”.

boda_flora_242144375_800x

 Acarician, enlazan, unen. Tenderlas es más útil y bonito que retirarlas, con la palma hacia arriba reciben todo lo que te mereces, con la palma hacia abajo , ponen los limites que tanto necesitas a veces… Tienen una gran inteligencia interna; hablan como tú, hablan de ti y casi siempre hablan por ti.

Hoy mi homenaje a las manos, las embajadoras del alma… ¿Las cuidamos?

o-MANOS-facebook

Nunca lo suficiente ¿no? 

Quería proponeros hoy un truqui del almendruqui  en 3 pasos para recupararlas si notáis que las tenéis más castigadas de lo normal.

1) Exfólialas con un exfoliante casero que te propongo:

Necesitarás:

  • un bol de cristal
  • dos cucharadas grandes de azúcar
  • una cucharada pequeño de aceite de oliva
  • medio limón exprimido

Haz una mezcla con todo de manera que te quede una pasta homogénea. Si ves que te queda demasiado pastosa añade un poco más de limón, y si te queda muy líquida, algo más de azúcar. Frota la mezcla por las manos, entre los dedos y por la palma, tratando de ser respetuosa con tu nivel de sensibilidad. Una vez las tengas enrojecidas, aclara abundantemente con agua templada. Seca muy bien y procede al segundo paso:

manos-hidratadas

2) Imprégnalas bien con una buena crema especifica para manos  o con aceite de argán o rosa mosqueta, (también vale vaselina o parafina) introdúcelas en unos guantes de algodón y duerme con ellos puestos toda la noche. la idea es que con la oclusión que proporciona el guante y la exfoliación anterior, todos los principios activos de la crema vayan penetrando de manera natural para reparar el daño que pudieran tener tus manos.

manicure_800192516_798x1200

A la mañana siguiente las tendrás como nuevas.

3) Corona este sencillo ritual de belleza con un buen masaje de manos…engancha a algún miembro de tu familia (al que siempre deberás luego un favor :-)) para que te haga un masajito de manos, estirando bien las articulaciones y presionando en todos los puntos de la palma. Es una experiencia religiosa…a mi es de los masajes que mas me gustan. Os dejo un vídeo de un fisioterapeuta por si os interesa profundizar en esto de los masajes de manos.

Por lo demás, evita jabones con PH que no sea neutro, protégelas al fregar, nútrelas a diario y ¡voila!…las manos que te acompañan siempre y que son tus antenas al mundo, están listas para tí y para los tuyos.

P.s Si las tienes muy estropeadas, se te notan mucho los cartílagos o las venas, puedes acudir a un tratamiento de medicina estética que consiste en rellenar el dorso con ácido hialurónico de alta densidad. Te devolverá un aspecto de mano joven e hidratada durante al menos un año. Precio: entre 300 y 600 € dependiendo del problema.