P.I.E.L (Piensa Inteligentemente En eLla)

 


Decía mi abuela que para que una mujer fuera hermosa tenía que cumplir tres requisitos básicos, a saber:

  • Caminar bonito
  • Oler rico
  • Tener una piel preciosa

Fíjaos , qué cosas….

Las abuelas siempre han tenido un sexto sentido que les ha proporcionado la experiencia  por poder echar la mirada atrás y muchas veces haber vivido a caballo entre los tiempos, las épocas, las generaciones…

Hoy me quiero ocupar aquí del último aspecto al que mi abuela otorgaba tanta relevancia en la belleza de una mujer (aunque yo añadiría que en la de los hombres también). La piel

Tener una piel bonita va a depender de los siguientes factores:

  1. La nutrición
  2. La respiración
  3. La hidratación
  4. La exfoliación
  5. La protección
  6. La cosmética
  7. La tecnología aplicada y la medicina estética.

Voy a tratar de daros pistas y claves para cada uno de estos epígrafes.

La Nutrición; la piel agradece especialmente todo lo que tenga alto contenido en ácido fólico; -las verduras de hoja verde-; la vitamina E;-frutas, frutos secos, aceitunas y especialmente el germen de trigo, los frutos rojos que están llenos de antioxidantes y las uvas también. Los tomates, fuente de licopeno y vitaminas A y C.  Y además, comer grasas saludables como las del aguacate, semillas y el coco te ayudará a construir las membranas de la una piel radiante.

La Respiración. Comprueba lo que le ocurre a una planta si la dejas metida en una bolsa de plástico y no puede respirar. A otro nivel, es parecido a lo que aparentará nuestra piel si no le damos el oxígeno que necesita. Lamentablemente, vivimos tiempos en que la respiración y su ritmo y calidad es lo primero que se ve afectado por nuestros imposibles estilos de vida. Te recomiendo que te hagas un buen curso de respiración para conocer los entresijos de este sistema nuestro tan esencial para la salud  y que respires al menos 15 minutos al día –de forma consciente– en una zona de aire sin contaminar…la piel te lo va a agradecer en seguida con un nuevo lustre.

 

La Hidratación: agua, agua y agua. No hay mucho más que añadir. H2O a ser posible mineral o filtrada en cantidades entre dos y dos litros y medio al día. ¿Es que no has visto nunca la diferencia entre una uva y una pasa? La única variable, te lo cuento ya, ¡es el agua!

La Exfoliación. Quitar capas, literalmente….dehojar. La piel no se renueva si no le quitas la capa de células muertas antes. Aunque esto es un proceso natural del cuerpo humano, a medida que envejecemos esa capacidad se va viendo mermada. Ayudar a este proceso va a suponer tener un piel sana y bonita más tiempo. Hay maravillosos exfoliantes en el mercado. Yo recomiendo los gommage por ser los menos agresivos…Si tienes una piel muy fotoenvejecida, hay láseres de los que te hablaré en el apartado de tecnología.

 

La Protección. Qué obviedad y qué poco le hacemos caso. Si realmente fuéramos conscientes de la relación causa- efecto que hay entre el sol y el envejecimiento cutáneo (por no hablar de la enfermedad),  entonces no saldríamos a la calle sin un protector TODOS LOS DÍAS DE NUESTRA VIDA. Abstenerse de comprar protectores cosméticos, los únicos que funcionan son los farmacéuticos y a partir de SPF30 en invierno.

La Cosmética. Los agujeros en la capaza de ozono, el estrés y la contaminación son signos de nuestro tiempo, pero no todo es desastroso. La industria cosmética ha avanzado mucho también  para ayudar a preservar la juventud de nuestra piel y  hoy tenemos a nuestra disposición verdaderas joyas cosméticas para que incluso a partir de los 60 sigamos teniendo pieles muy sanas y bonitas. Os recomiendo los serums:  multiconcentrados de activos que levantan hasta la piel más apagada. Mascarillas revitalizantes y cosmética específica para ojos son los tres ganadores en el panorama cosmético actual.

La Tecnología aplicada y Medicina estética. Por lo mismo que os contaba de los cosméticos, la carrera para vencer al tiempo es hoy una de las industrias que más recursos destina a la investigación y podemos decir que los seres humanos contamos con una gran variedad de herramientas para retrasar los signos de la edad. Siempre recomiendo usar estas oportunidades con sentido común y cabeza pues no se trata de “estirar, rellenar y alisar” o parecernos a alguien que no somos, cuando menos aparentar edades que no corresponden a nuestra madurez psíquica y estilo de vida  pues  de hecho producen trastornos , obsesiones y desatinos. Podemos, sin embargo, mantener, optimizar y resaltar la belleza de nuestra piel y de nuestra complexión. Los láseres fraccionales borran los signos del fotoenvejecimiento en unas cuantas sesiones. Los rellenos de ácido hialurónico corrigen defectos y reemplazan volúmenes de manera reabsorbible (que es la única que recomiendo sin lugar a duda), el bótox además de sus aplicaciones terapéuticas y usado con moderación, retrasa la rotura de la piel en la formación de arrugas prematuras, a la vez que corrige asimetrías. La radiofrecuencia retensa y crea colágeno nuevo, y últimamente la revolución de los hilos tensores que sustituirán progresivamente a los liftings.

Y sobre todo…ser feliz y no estresarse…No hay piel que se resista el estrés continuado y perpétuo…por mucho que se sigan las pautas anteriores….pero es que si se siguen estas pautas…es que ya has empezado a vivir una vida consciente…y ese es el primer punto de apoyo para mover el resto de tu  mundo.  ¡Contádmelo!

¿Alcalina? Si, mujer…aunque no de Duracell

Un organismo alcalino; la clave de la salud (1ª parte)

alcalinidad

¡¡Buenos díassss!! Hoy vamos a hablar de la sangre. Ni de morcillas, ni de vampiros, no os alarméis….

¿Es tu sangre ácida o alcalina? ¿Te lo habías preguntado alguna vez? PUES ESTAMOS ANTE LA MADRE DE TODOS LOS CORDEROS , queridas seguidoras…Voy a tratar de explicároslo.

Estos dos términos responden a la forma de clasificar la reacción de cualquier elemento. El grado de acidez o alcalinidad se mide a través de una escala llamada de pH (potencial de hidrógeno) que va de 0 (extremo ácido) a 14 (extremo alcalino), ubicándose en el centro (7) el valor neutro. O sea que entre 0 y 7 tenemos los valores de acidez y de 7 a 14 los de alcalinidad.

 ¡Esa es la teoría! Y no os voy a dar mucha más de momento pero conviene recordar que muchas personas a las que les cuesta bajar el peso o tener una buena salud deberían buscar en su PH la causa de su malestar… y esto es porque a las bacterias, hongos y virus les encanta lo ácido, ñam, ñam. 

Es más, si la sangre está ácida, como no puede cumplir la función para la que está llamada a existir, que es ayudar a las células a respirar y a retirar los residuos de la combustión del oxígeno, se dedicará a “robar” alcalinidad de los huesos y tejidos, poniéndose en marcha el mecanismo de descalcificación y desmineralización que nos lleva al desgaste de huesos, degeneración de las articulaciones, cabello débil, lesiones en mucosas, afecciones en vías respiratorias, entre otras lindezas…¡fijaos qué desastre!!

 

Por el contrario cuando tendemos a la alquilinidad, nos sentimos más ligeros y nuestro sistema inmune es más fuerte

Cuando hablamos de llevar una dieta sana, lo que queremos decir es que queremos tener una buena calidad de la sangre que es la que se encarga de “regar” y “abonar” todos los órganos…Imaginaos que compráis un compost de mala calidad para regar vuestras platas favoritas, se irán muriendo de desnutrición, serán invadidas por todo tipo de gérmenes y plagas y no tendrán aspecto sano y bonito… pues eso es lo que hacemos cuando nos hinchamos de alimentos acidificantes…

Para acabaros de alarmar un poquito y que me hagáis caso, os voy a describir algunos síntomas de un organismo que está ácido.

Si os encontráis algo más tristes y sensibles de lo habitual (descartadas causas externas o depresión), estáis como nerviosos e irritables, os duele la cabeza, estáis pálid@s o incluso con muchas conjuntivitis, vuestras encías están algo inflamadas con dientes cariados y con mucha sensibilidad al contacto con alimentos fríos o calientes, con acidez estomacal, dolores de tripa y hasta alguna úlcera, decoloramiento de las heces, ardor de la vejiga al orinar, frecuentes resfriados y sinusitis, tendencia las alergias, tos y garganta áspera, piel muy seca, uñas quebradizas, calambres y espasmos musculares, dolores de huesos intermitentes, mala circulación y tendencia a la anemia y a las hemorragias, agotamiento , infecciones genitales e insomnio y una sensibilidad extrema al dolor en general…(¡vaya cuadro!) entonces empezad a sospechar que  esto es algo que tiene que ver con la ACIDEZ.

Este post continuará….

En el siguiente os voy a hablar de los alimentos un poco más en profundidad y sobre todo en cómo lograr un organismo alcalino a través de una buena alimentación y de otros complementos como el maravilloso bicarbonato sódico, un remedio extremadamente eficaz que tenemos siempre tan a mano y que lo infrautilizamos por su sencillez y precio.