¿Dónde está el pene de Christian Grey?

¡Hola Mis Chic@s Molon@s!

Cómo no, hoy voy a hablaros de la premiere de esa peli llamada Cincuenta Sombras de Grey, en la que me colé, metafóricamente hablando, el pasado jueves en los cines Callao. Mucha celebrity, mucha cámara y mucha alcachofa de televisión. Incluido el helicóptero demillonetis de Grey. Pero… ¿Dónde está el pene de Christian Grey?

50shades

Para los que no sepáis, que muy alelados tenéis que estar para no saber de qué va la cosa, la peli viene de la mítica novela homónima que ha descorchado la pasión sexual de muchas madres y mujeres, que después de años de relación, tenían el apetito sexual más apagado que la luz de un cuarto oscuro y las partes bajas más secas que la mojama. Grey y sus sombras les han devuelto su furor uterino. Este bestseller, convertido en taquillazo y trendic topic, parece que ha normalizado un poco las prácticas del BDSM, aunque muchos siguen sin saber qué carajo es y que, en un futuro no muy lejano,os desvelaré.

Os cuento cómo va la cosa. La historia comienza con el típico chico conoce a chica, para luego convertirse en una historia de obsesión con tintes de sumisión y romanticismo del malo, porque el pesado de Christian no deja sola a su Anastasia ni para cagar, la controla como si fuera un padre enloquecido y le cuenta a la virginal Anastasia, o Ana, hasta la última caloría. Pero ¿Dónde está el pene de Christian Grey?

¿Cómo definir a Christian? Un machito alfa, un depredador de féminas bobas, un flipado de la vida, un histriónico, un machista de los que hacía mucho que no veía. Está forrado, sabe de libros, tiene un helicóptero, además sae pilotarlo, le hace regalos a Anastasia del tipo Mac, coche, incunables. Vamos, lo normal cuando una tiene novio. Además tiene no sé cuántos coches y no sé cuantos trajes y corbatas que le sientan como un guante inglés. Pero sobre todo, tiene unos vaqueritos, que son los que se pone cuando va al cuarto de juegos, que se os va la olla cómo le quedan. Para arrancárselos de un bocado. Porque Christian está para morderse los labios, y lo que no son los labios.

50154-jamie-dornan-e-dakota-johnson-sao-os-620x0-1

Nuestro Christian pasa de ir al cine, pasear, vamos, hacer cosas de novios. Pero bueno, se la lleva a cenar a sitios caros, le compra ropa sin que ella la pida, la lleva de paseo aéreo en su helicóptero particular, aparece de sopetón para rescatarla o para estar junto a ella, porque no puede vivir sin ella. Porque ella es la primera mujer con la que duerme, la primera mujer que le presenta a su madre. Vamos, que está enchochao, aunque vaya de killer y de amo. Y de nuevo me pregunto, ya mosca ¿Dónde está el pene de Christian Grey?

Incluso en algún momento se atreve a decir que el no hace el amor, porque a él lo que le va es follar, duro.

follameduro

En el fondo, Grey es un moñas que se las da de iceman con coraza porque está muy jodido, según le confiesa a Ana en un ataque de sinceridad brutal. Pero, chic@s molon@s, nuestro querido Christian es muy de manual. Ya me conozco yo a muchos así. Es el típico survivor que, a estas alturas de la vida, ya no puedo soportar. Grey corresponde al típico ser que va de etéreo e intenso por la vida y que se cree que es el único que puede o ha podido tener una vida difícil. Además no tiene el corazón para fiestas y dice que pasa del amor.

¿Por qué? No es capaz de explícaselo a la pobre Ana, porque además de creerse más místico que el Dalai Lama y Buda juntos, cree que eres retrasada y que no lo entenderás. En el fondeo Grey es un auténtico moñas, casi rozando el pagafantismo. Ya veréis en la secuela, como se conviete en un auténtico calzonazos. Es lo que tienen los que van de chulos, que lugo, cuando Cupido atina con ellos, enseguida se bajan los pantalones. Porque la saga continúa, os guste o no.

Para más INRI y sorpresa de la ingenua Ana, al Sr. Grey le ponen cositas poco ortodoxas en la cama. Que si una habitación de juegos por aquí, que si un montón de utensilios bizarros para atar manos y otros enseres extraños para azotar culitos por allá. Vamos, el pan nuestro de cada día. Aunque muchocuartito, pero luego no le da más de quince azotes. Risa nos da a mí y a mi amigo Jose, que me da unos azotes en el pompis con la mano abierta que no le hace falta ni cuartito rojo ni fusta.

grey fusta

La pequeña Anastasia también tiene lo suyo. Yo definiría a Anastasia como… retrasada. Va vestida, como diría mi madre, como la pobreta dels dijousos (la pobrecita de los jueves). Aunque hay que reconocerle que poco a poco va adquiriendo un poco de carácter, pero siempre acepta sin decir ni mu todas las lindeces y órdenes que sutilmente le impone el autoritario de Grey. Mira Ana, en la cama, la sumisión es una opción, fuera de las sábanas no lo es. Anastasia parece no saber decir NO a todas las barbaridades que le propone su macho alfa. Hasta que se le hinchan las narices y dice basta, hasta la próxima claro.

Los dos se tiran toda la película con el contratito para arriba, contratito para abajo. Christian está obsesionado con que Ana le eche una firmita al documento, pero ella no está por la labor de aceptar las claúsulas que incluyen el fisting anal y vaginal. ¡Hija Anastasia, si eso lo hacemos todas!

Pero lo peor de todo es el final. Tranquil@s no voy a ser una spoiler y desvelarlo, no quiero fastidiaros la complejidad de la trepidante trama de esta obra maestra.

Hasta aquí, desengranado el film hollywoodiense. Pues bien, la crítica, los entendidos y hasta el público ponen el film de hojita de perejil. La prensa no da crédito y los medios se echan las manos a la cabeza. No digo nada más. Una peli mala malísima con la que se van a hacer de oro. Esto me suena.

Hay varias cosas que me tienen mosca. Después de cada coito con Anastasia, a Christian siempre le da por irse a tocar al piano cosas muy tristes en plan trastornado. Luego, como un alma en pena, siempre aparece Anastasia para ver qué le pasa a su amado. ¿No le gusta hacer la cucharita? ¿No me quiere? Y de nuevo… ¿Dónde está el pene de Christian Grey?

En fin… Navegando por la red he encontrado esta maravilla de cuadrito que nos da cifras y datos sexuales de 50 Sombras.

GREY

La verdad es que esto no es ni porno light ni erotismo ni na. Ansiosa por ver muchas y variadas escenas de sexo duro y prometedor, me quedé muy chafada. Vamos, que Grey es un calienta bragas que nos ha dejado a medias. Más sexo he visto yo en la intimidad de mi cuarto un martes por la tarde.

Interminables e insufribles planos de erotismo con sacarina, mucha imagen cuidada y retocada con photoshop, planos esquivos de los sexos de los protas, musiquita sexy, erotismo y sensualidad disfrazados de anuncio de perfume caro. Mucho de esto, y poco sexo, que es lo que hemos venido a ver.

Porque ¿Dónde está el pene de Christian Grey?  No lo encontraréis por ninguna parte, que lo he buscado por todas partes como una loca y no lo encuentro. En un momento dado, antes de poner a Anastasia a cuatro patas y tirarle de su trencita, aparece el preámbulo de un pene que tiene toda la pinta de ser maravillosamente perfecto y enorme. Este fotograma, que yo definiría como el mejor de todos, dura un nanosegundo. Y luego no se ve más. Nada de nada. Christian, eres injusto. Eso no se hace.

PENE

Eso sí, el pubis de Anastasia sí se ve. De nuevo, me huele a machismo. Pero vamos, que el parrús de Ana se ve de soslayo, aunque flipé con su mega felpudo. Y una cosa más que se han dejado en el tintero estos de Hollywood. Ese momentazo en el que Grey, en un intento por entender mejor a la mujer en esos días especiales, le quita el tampón a Anastasia, lo han eliminado. Se lo han cargado. De un plumazo. Sin comentarios.

Frases más celebres

Ahhhh, importantísimas son las frasecitas de Grey, que no tienen desperdicio. Menudas salidas tiene el colega, que 8 de cada 10 veces que abre la boca, la caga, Anastasia también tiene las suyas.

“A la mierda el papeleo.” (Grey) Antes de besar apasionadamente a Anastasia en el ascensor y dejarla con las bragas más que mojadas.

ascensor

“Has dado en el calvo, perdón en el clavo”. (Anastasia) Se nota que la niña se ha graduado.

“Este es mi cuarto de juegos”, dice Grey antes de entrar en la habitación roja.“Ahí guardas la Xbox”, contesta ella. Gran juego de palabras, sin duda.

“Yo no hago el amor. Yo follo. Duro”. (Christian Grey). No esperábamos menos de ti papi chulo.

“Te follaría sin parar hasta la  semana que viene”. De nuevo el salido de Christian Grey, que sólo piensa en meterla a lo bruto.

Así que, una humilde servidora, os recomienda que para ver sombras, mejor pasaos por el Teatro Apolo y ved 50 Sombras El Musical. Dónde va a parar. El musical narra cantando, en clave de humor, la historia de amor, por llamarla de alguna manera, entre Christian y Anastasia. Divertida, cachonda y bastante deslenguada, trata el sexo como hay que tratarlo. Entre risas.

Querido Hollywood, veo que sigues siendo el mismo beato y mojigato de siempre. Os perdono por este film infame si en la próxima me enseñáis el pene de Christian Grey. A mí y a tod@s mis compañer@s.

¡Feliz Sexo!


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios