¿Follar a pelo? Tararí que te vi, por aquí se va a Madrid

Querid@s,

Va tía, no seas así, déjame que te la meta sin condón. Te va a molar, ya verás como es mejor. Tú tranqui tronca, que yo cuando me vaya a correr la saco. Lo prometo .¿Excuse me? Osea, ¿excuse you? ¡Cómo está el mundo facundo! Yo lo flipo en colores. Ni que una fuera gilipollas de remate. Primero que a pelo no se debería follar jamás de los jamases si no se conoce al otro y segundo que mi madre me tiene re-que-te-di-cho, por activa y por pasiva, que los hombres (menos mi difunto padre), en esto del sexo, mucho prometen, y después de metido, nada de lo prometido. También me pide mi santa madre que me porte bien, que para ella quiere decir que no me líe con nadie, y eso de acostarse con uno ni soñarlo, que los hombres van todos a lo que van y que sólo piensan con el pito. También me insta a que me haga de respetar, que me valore y que no me acueste con cualquiera. Ay ama, si tú supieras. Bueno, mejor que no sepas que tu hija es una guarrilla.

bitch

Al grano, que me enrollo. Pues más o menos este panorama que os comento es al que tuve que hacer frente el fin de semana pasado. Os cuento. Tuve una cita Tinder que tenía una pinta de morirse. Llevábamos hablando un par de días y finalmente el muchacho reservó mesa en un cuquisitio. Estupenda primera impresión (esa para la que nunca, never in the life hay una segunda oportunidad), cenamos y luego nos bebimos una piscina olímpica de kalimotxo y champagne. Mezcla extraña pero altamente recomendable. El chico era majo, estaba todo buenorro, entendía de música (para mi eso siempre es un pequeño plus) y en un momento dado en el que se me fui los ojos al paquete, advertí un pollón de vicio (para mí eso siempre es un gran plus). Cuando después de besarnos como quinceañeros en el portal de su casa me dijo ¿Quieres subir?..

4-Crazy-Stupid-Love-quotes

No me lo pensé dos veces. Subimos a su casa y mientras preparaba un gin tonic de lo más fresquito, en su tocadiscos sonaban unos temazos que se os va la olla. Este fue el último que escuchamos mientras brindábamos con un gin tonic que no pudimos ni acabarnos.

Entre los efectos de las copichuelas, sus manos y esa música que me estaba llevando a otra parte, a su alcoba para ser exactos, me abandoné al regazo del placer de la lujuria. Nos besamos, nos desnudamos y en menos que canta un gallo yo andaba con las bragas por los tobillos y el sostén por las ojeras. Me tumbó boca abajo y me regaló caricias en mi espalda hasta que me agarró bien agarrada de las tetas y me dio la vuelta. Nos miramos a los ojos y nos dejamos hacer el uno por el otro. Todo iba viento en popa hasta que tuve un gatilllazo. y no fue culpa mía. Va el tío y me dice con todo su lindo rostro. Pepita, vamos a hacer un experimento, que en esta noche nada se interponga entre nosotros dos. A la mierda el condón. ¿Pero tú te crees que soy tonta chaval? Por supuesto que por listillo se quedó sin mojar. Bueno, y yo también, no nos engañemos, pero amigas mías hay aros por los que no paso ni harta de kalimotxo.

Que quede muy claro que yo tonta no soy, que no nací ayer y que sé perfectamente que no es lo mismo usar preservativo que follar a pelo. Me consta que ponerse un condón es incómodo, que a ellos les aprieta, incluso a algunos les baja la erección ipso facto, que me ha pasado y me he puesto de muy mala leche. Sé de buena tinta que enfundarse el preservativo en medio del calentón es un soberano fastidio, que duele, que pone de los nervios, que rompe la magia del momento y que no es lo mismo que hacerlo como Dios nos trajo al mundo. Claro que no es lo mismo, eso lo sabe hasta los chinos, pero chatinas mías, para mí esta vida vale demasiado como para jugármela a la ruleta rusa con el primero (segundo, tercero o cuarto) que se meta en mi cama y quiera jugar al teto sin gomita. ¿Estamos locos o qué?

crazy

Mirad lo que os digo, yo ya no me dejo embaucar por el primer cantamañanas que vomita chorradas con tal de meterme la pinga desnudica. A ver, que sí, que alguna vez lo he hecho a pelo y luego siempre me he arrepentido. De todas formas y en mi defensa he de alegar que cuando me he entregado a la lujuria sin caparazón siempre ha sido con gente de confianza. Concretamente son dos tipelis los únicos que me la han metido a pelo. Uno de ellos sabía a ciencia cierta que no follaba con otras aparte de mí, y su novia. El otro intuía que tampoco follaba mucho más y si lo hacía andaba fijo con cuidadín.

No sé vosotras, pero yo prefiero gozármela un poquito menos que quedarme embarazada, que me arda y me escueza el chichi, pillar el virus del papiloma humano, hepatitis, herpes genitales, infectarme de clamidia, contraer sífilis, SIDA o cualquier otra indeseable enfermedad de transmisión sexual. ¿Queréis que siga? Pues parece que la peña, más bien los tíos, viven en un mundo propio en el que piensan que es súper normal ir metiendo la polla en las vaginas ajenas sin la gomita.  No sé, parece que la rara sea yo. Que por no ser una suicida del sexo no soy guay ni moderna. Parece que por no follar a lo kamikaze soy una pringada, una loser como Josie Asquerosie el día del baile de fin de curso. La verdad es que me la pela.

Josie Asquerosi en Nunca Me Han Besado

Josie Asquerosi en Nunca Me Han Besado

Dejadme que os diga una cosita, y es que el tema tiene tela. Hasta un 16% de las titis españolas  mantiene relaciones sexuales sin protección. Muy mal tronquis, muy mal. ¿Y esto por qué ocurre? Resulta que hay peña que no tiene las ideas claras y al final, acaba cediendo a las presiones del otro. Algunas locas del coño terminan por aceptar como método anticonceptivo la “marcha atrás”. No sé, yo creo que a estas alturas de la película hay que ser muy panoli para hacer las cosas tan rematadamente mal. A ver millenals y no tan millenials, como mínimo llevan desde los crazy años 90 dándonos la brasa con el cuento de que el preservativo es el medio más eficaz para la prevención de embarazos no deseados (y sobre todo) y enfermedades de transmisión sexual.

¿Quién no recuerda el famoso Póntelo ponselo? 

Repetid conmigo cual mantra sexual, por favor: El preservativo es el medio más eficaz para la prevención de embarazos no deseados (y sobre todo) y enfermedades de transmisión sexual. ¿No os suena o qué? No os hagáis los longuis, que nos han machacado con esto en el cole, en el insti, en la uni, hasta en el curro. Lo que ocurre es que pensamos que estas desgracias les pasa a los demás, y jamás a nosotros. Dese luego que no hay más ciego que el que no quiere ver, pero en esta ocasión es difícil ignorar las cifras. En 2014 en España, 3.366 personas fueron diagnosticadas como portadoras del VIH, casi 10 al día. Me juego el cuello a que ninguna de ellas pensaba que le iba a tocar el gordo.

Yo, por si acaso, no me la juego. Por muy cachonda que ande, le enfundaré al amigo el condón. No tendría ni puñetera gracia vivir el resto de mi vida sabiendo que he pillado algo porque fui una inconsciente, porque no puse los medios, porque me picaba y en ese momento me la sudó y pensé a lo loco  “Va, qué más da, si no va a pasar nada”. Tampoco tengo demasiadas ganas de pasarme el resto de mi vida empastillada y sometiéndome constantemente a controles para evaluar el estado de mi sistema inmune y temer por el futuro de mi molona descendencia.

Follar sigue molando mucho, pero con cabeza, no me jodáis. ¿Follar a pelo? Tararí que te vi, por aquí se va a Madrid.

fucku

¡Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, SÓLO EN EL AMOR, LA MÚSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPAÑEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

Contáctame en escribenos@cosmopolitan.es