¬ŅC√≥mo hab√©is empezado el oto√Īo? Yo teniendo re-que-te-con-ten-to el co√Īo

¬°Hola Mis Chic@s Molon@s!

¬ŅC√≥mo hab√©is empezado el oto√Īo? Hijas m√≠as, yo¬†teniendo re-que-te-con-ten-to el co√Īo.

¬ŅMe hab√©is echado de menos? Yo a tope y recargadas pilas alcalinas vuelvo rebosante de ganas de contaros lo que me ha ocurrido estas semanas en los que no hab√©is sabido de m√≠. Iba a hablaros largo y tendido de mi polvo californiano con un electricista de San Francisco, o de c√≥mo cinco apuestos ingenieros nos salvaron el pellejos y a m√≠ a mis dos compis de viaje cuando nuestro coche de alquiler de la marca DOGE (muy de dealers y de fulanas) qued√≥ atascado en un turbulento camino de arena en medio de la puta nada en alg√ļn lugar del Estado de Utah de camino a The Wave. Pero eso era antes de conocer a The Sober Man (el hombre sobrio), ese newyorquino afincado en un hermoso pueblecito costero California¬† que hizo que me corriera chiquicientas veces en Nueva York. En Manhattan, para m√°s detalle.

Le ech√© el ojo nada mas entr√© en el avi√≥n que me conducir√≠a al aer√≥dromo de La Guardia, Queens. Coincidimos a la salida y me pregunt√≥ si quer√≠a compartir taxi a Manhattan, Bien a gusto me hubiera sentado a su vera, pero qu√© mala suerte chatas que las dos primeras noches de mi viaje las pasar√≠a en Brooklyn. Pero comprender√©is que no pod√≠a dejar escapar la oportunidad, as√≠ que le ofrec√≠ mi mejor sonrisa, intent√© desprender todo el buen rollo que hay en m√≠ hasta que una cosa llevo a la otra y nos intercambiamos los tel√©fonos. Quedamos el domingo, en el bario de Nolita, en¬†su¬†librer√≠a preferida. Me dio una interesante vuelta por aquella tienda literaria. Fuimos a pasear y de ah√≠ nos sentamos en una terracita de pel√≠cula. En nuestro encuentro s√≥lo beb√≠ una cereza, una Lager hecha en la cercana Cony Island y el tom√≥ un t√©. Resulta que el chaval (32 a√Īos, sigo en mi l√≠nea de mas j√≥venes que yo) hac√≠a unos meses que no beb√≠a.

El me hablaba de movidas muy cultas mientras yo le parloteaba sobre mis aventuras. El se re√≠a y yo aprend√≠a, y en esos 120¬† minutos de historias suyas y m√≠as me di cuenta que era la primera vez que me liaba (corrijo, estaba a punto de liarme) con un t√≠o intelectualmente superior a mi. S√© que esto suena a flipada, pero tronquis es la verdad. Un t√≠o culto, si se√Īor. Demasiado, porque a veces me hablaba de cosas que no lograba entender. Fot√≥grafo, muy le√≠do, creo que tambi√©n¬† demasiado, porque hasta me sent√≠ algo cateta a su lado. Bueno, una vez me li√© un par de veces (¬Ņen qu√© co√Īo estarr√≠a pensando?) con un opositor a banquero que ten√≠a un coco brillante, aunque el chaval no atinaba ni a la de tres ni con gafas a la¬†hora de encontrar los condones en su mochilita para met√©rmela.

Hoy m√°s que ayer, si vas a casa de alguien y no tiene libros, no te lo folles. Ni siquiera en Nueva York.

Queridas, creo que tambi√©n es la primera vez que quedaba con un t√≠o (para luego follar) y no beb√≠a. He de reconocer que aunque estaba m√°s a gusto que un arbusto, andaba yo bastante nerviosa. En alg√ļn momento le dije que si nos tom√°bamos otra ronda y me dijo que prefer√≠a irse conmigo a alg√ļn lugar m√°s intimo. Por ejemplo, su casa, bueno la de su padre. The Sober Man, m√°s listo que el hambre, se hab√≠a adelantado a los acontecimientos y le hab√≠a pedido permiso a su padre para invitarme a pasar la noche A¬†buen entendedor pocas palabras bastan y su padre le dio el benepl√°cito de alojarme aquella noche, vamos que me dio permiso para follarme a su hijo. Sus deseos son √≥rdenes caballero. Pero el que acab√≥ foll√°ndome fue √©l a m√≠.

Hace mucho que he dejado de mentir, además se me da fatal, así que una vez en la cama a punto de desnudarnos le confesé que andaba yo más nerviosa que una monja con atraso. Así que me dio por hablar mientras me besaba. Y hablar mientras me acariciaba. Y hablar mientras me desnudaba. Hasta que se pasaron los nervios. Fue el mejor bed talking que he tenido en mi vida. Era yo misma, y aunque al principio estaba muyyyy tímida, fui ganando seguridad en mí misma y al cabo de unos minutos era como si le conociera de toda la vida. 

El bed talking fue dando paso a momentos un poco más guarretes. Y llegó un momento en e que no me reconocí Creo que nunca me había acalorado tanto, no me reconocí mientras se me aceleraba el pulso y gemía con rabia y le susurraba que me arrancara las bragas y me follara a la de ya.

Después de unos cuantos polvos, no voy a dar detalles para no daros demasiada envidia, pude admirarle desnudo y me recordó Jesucristo en sus tiempos mozos. Sólo le faltaba la cruz al muchacho. Entonces reparé en su enorme pene, de nuevo erecto, y le dije (paso de traduciros, echad mano de google):

-Mmm you have an interesting penis.

-What dou you mean by interesting?

-I mean you have a big  penis,

Rió. Yo también.

-0h yes you do!

Qu√© majo, The Sober Man se me desternillaba de la risa. Desgraciadamente no llueven hombres, por mucho que rece la canci√≥n, pero este hombre venido del cielo hizo que me corriera chiquicientas veces en Nueva York. Y por todo lo alto.¬†Qu√© contento tenia el co√Īo, no os lo pod√©is ni imaginar.

down

Mis m√ļltiples orgasmos reales fueron tan intensos que me dejaron sin palabra. No pod√≠a gritar, ni gemir, ni emitir bufidos, gritos, ni lanzar la almohada a tomar por culo o repetir eso de¬†‚ÄúS√≠, s√≠‚Ķ no pares‚ÄĚ. No fui capaz de decir ni mu de lo concentrada que estaba yo en mi orgasmo sideral. Eso s√≠, termin√© como las grandes estrellas del escenario. D√°ndolo todo.

anigif_sub-buzz-14463-1496332954-23

A la ma√Īana siguiente, todo fue a¬† las mil maravillas. No hubo esos¬†arrepentimientos post-coitales que produce el alcohol.¬†Fijaos que cuando una bebe y luego se folla al primero que pasa, bueno al segundo, al d√≠a siguiente todo es un puto drama miserere¬† hasta que logras pirarte educadamente de su casa o el finalmente √©l se las pira. Pero cuando vas a tope de t√©s, coca colas o zumos de lo que sea la resaca es otra. Lo mejor de todo es que yo segu√≠a siendo la misma que la noche anterior y The Sober Man segu√≠a siendo¬†el tipo que tanto me gustaba antes de pasar por la cama y me sigue gustando a la ma√Īana siguiente, incluso m√°s todav√≠a.

A la mierda ya lo de follar borrachos. Al principio mola, porque nos envalentona, nos hace perder la verg√ľenza, nos desinhibe y nos¬†pone m√°s cachondas que una burra, pero luego, no me lo negar√©is, no hay chula que se corra. A nosotras se nos duerme el chichi y a ellos se les pone la minga fl√°cida y chuchur√≠ia como un gusanito. Muy pat√©tico todo, pero vamos tan pedos que no nos enteramos de la pel√≠cula.¬†La verdad es que follar para no correrse es tonter√≠a, convendr√©is.

sober

A Dios pongo por testigo que jamás volveré a follar borracha. Bueno, lo intentaré.

¬°Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, S√ďLO EN EL AMOR, LA M√öSICA Y EL SEXO.¬†P.D.:Y EN TODOS SUS COMPA√ĎEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

Contáctame en escribenos@cosmopolitan.es