¿Cómo la tiene?¿Cuánto le mide? Descúbrelo sin tener que bajarle la bragueta

¡Hola Mis Chic@s Molon@s!

En Chicago estoy follando más de lo que lo he hecho en mi vida. No os digo más, a pesar del incidente de la semana pasada. Dicen que la gente que folla más es más feliz. Completamente cierto, aquí estoy para corroborarlo. Creo que soy más feliz que nunca. Lo mío es un polvo a la semana, más o menos. Algunas veces dos, según si quiero repetir o no. En cuanto a la tipología de los penes con los que he coqueteado y seguiré coqueteando hasta que me queden fuerzas – concretamente grosor y longitud- ha habido de todo, como en la viña del señor. Pollas que casi me sacan un ojo, sables que mejor no sacar a pasear. No hablaré hoy de si importa o no el tamaño. Por supuesto que importa, pero hoy no vamos a hablar de tamaños. Otro día.

tamac3b1o-pene

Mi madre es una señora de bien, pero cuando le digo que muchas veces se me va la vista al paquete, me dice que a ella le pasa lo mismo. Mira que intento evitarlo y controlarme, pero no hay manera. Me digo a mi misma Pepita, mira hacia otro lado, que pareces una degenerada. Y por mucho que me esfuerzo, no puedo evitar clavar la mirada donde no toca. La cabra tira al monte, qué le vamos a hacer. Pero bueno, no os hagáis l@s longuis, que por muy dulces que seáis, sé que a much@s de vosotr@s os pasa lo mismo. Que os gusta más un buen paquete, por no decir otra cosa, que a un tonto un lápiz.

Bueno, al lío. Resulta que cuando me fijo en el bulto de la entrepierna no es porque el propietario en cuestión me interese especialmente. De veras lo digo. Solo es que me pica el gusanillo, me intrigan las dimensiones del falo que habita en su interior. Es simple curiosidad, afán de conocimiento. Pero claro, a veces, si una es demasiado indiscreta, se le acaba notando. De nuevo, por vosotras, he estado investigando y he dado con unas fórmulas y truquitos varios para saber cómo la tiene sin bajarle los pantalones. Tanto si es porque te pica el gusanillo o porque quieres saber lo que te espera con ese hombre que te gusta pero temes que la tenga como un lápiz o un gusanito, apunta amig@:

1. A nariz grande, pene grande. Esta supuesta teoría es de las más antiguas y ya no se la cree nadie. Por si acaso, Miente NOMBRE-DEL-QUE-ME-VA-A-DAR-LO-MIO-Y-LO- DE-MI-PRIMA, miente. Como un bellaco.

2. A manos grandes, pene grande.

3. Hombre pequeño y delgado, pene más grande.

4. Y al contrario. Si el hombre es alto, el pene es breve, ignoro si intenso.

alto

5. A pies grandes, también pene grande. En 2002 un grupo de urólogos ingleses midieron el pene de 104 hombres, a los cuales también se les tomó la talla de zapatos que calzaban. Los resultados mostraron que existía una correlación estadística entre la talla de pene y la del zapato. Chúpate esa.

6. La forma de sentarse. Presta atención cuando un hombre tome asiento. Si se sienta con los pies juntos y las rodillas separadas, mida la distancia entre las mismas y divídelo entre dos. El resultado será el tamaño del pene. Si por el contrario, se sienta con los pies separados y las rodillas caídas hacia los lados, la distancia entre ambas se divide entre 3 y el resultado es el tamaño del miembro.

7. Piernas cruzadas.Cuando un hombre toma asiento colocando una pierna encima de la otra en forma de cuadrado es porque tiene el pene más bien grueso, aunque esto tampoco está corroborado científicamente. Pero tiene sentido, ya que si maneja un pene grueso, es probable que al sentarse le moleste, por lo que ha de poner una pierna encima de la otra para evitar el estrangulamiento testicular y dejar el pene tranquilo.

8. Pídele que extienda la mano y mídele la distancia entre el dedo pulgar y el meñique. El resultado equivale a la longitud de su miembro viril.

Seguimos en busca del tamaño perfecto…

9. Consigue que extienda una mano y dile que flexione el dedo índice hasta tocar la palma de la mano. Invéntate que eres bruja y que puedes leerle la mano. Pero que no se te note, por el amor de Dios que no se te note. Háblale de la linea de la vida que muestra la palma de su mano para que la siga manteniendo extendida. Ahora tienes que conseguir – ya no se que puedes inventarte y que no piense que estás chiflada- que flexione el dedo índice hasta tocar la palma. Que mantenga el resto de dedos extendidos. Calcula como puedas la longitud existente entre el punto al que ha llegado al flexionar el dedo y el extremo de ese mismo dedo una vez extendido. Personalmente yo con esta fórmula no me aclaro, así que no me preguntéis en demasía por ella. Pasemos a la siguiente, no tiene desperdicio.

10. Y para terminar de rizar el rizo, el más difícil todavía. La medida de tres dedos. Según un grupo de médicos y científicos coreanos, autores del estudio Asian Journal of Andrology, cuánto más largo sean esos dedos más largos será el pene. Los resultados dieron una relación entre la altura de los dedos con el tamaño del miembro viril en estado de flacidez, mientras que la ratio de ambos daba una equivalencia real del tamaño del miembro en erección. Y el último truco de hoy (este está chupado) para curiosas empedernidos es comprobar la medida del dedo gordo. Multiplícala por tres y tachan…ahí tienes lo que le mide.

Con toda esta información ya estáis preparadas para decidir si queréis o no que os ponga mirando pa Cuenca. Para bien o para mal ya sabréis si puede caber aquí.

¡Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, SÓLO EN EL AMOR, LA MÚSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPAÑEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

Contáctame en escribenos@cosmopolitan.es