Mi particular lista folladora

¬°Hola Mis Chic@s Molon@s!

A colación del post de la semana pasada.

La otra noche mano a mano con una de mis mejores amigas:

-¬ŅPeporra, t√ļ con cu√°ntos te has acostado?

A lo que respond√≠ – Pues con menos que t√ļ seguro perraca.

-Ni de co√Īa. Va, vamos a hacer una lista, empieza.

Comenzamos a hacer la lista y cuando terminamos me dijo

-Vaya, estás hecha un putón desorejado Pepita. !Seguro que te has dejado unos cuantos! -Deberías confesarte, me soltó con sorna (y eso que ella es más atea que Pablo Iglesias).

alo-loco

Como hay confianza, voy a compartir con vosotra@s mi particular lista folladora, pero que no salga de aquí. Que conste que las historias son reales, sin embargo, los nombres de ellos han sido cambiados para proteger la identidad de sus verdaderos protagonistas. Si alguno de vosotros se deja caer por aquí y por mucho que os haya cambiado el nombre os reconocéis, a los que he de agradeceros gracias por todo lo que me disteis, con los que preferiría no haber coincidido que os folle un pez, y los que no os lucisteis intentad aprender de vuestros errores y por muy humano que resulte, tratad de no tropezar dos veces con la misma piedra, que es muy cansino.

Pedro. Fue el primero de todos, mi primer novio. La verdad es que me esperaba MUCH√ćSIMO m√°s de ese momento tan especial que se supone que era perder la virginidad. Las siguientes veces con √©l fueron mejorando hasta llegar a una compenetraci√≥n fabulosa. Con √©l fue la primera vez que llor√© haciendo el amor, pero nunca me enamor√© de √©l. Creo que en el fondo de su ser lo sab√≠a y por eso me dej√≥ plantada como una lechuga.

Miguel. Me lo foll√© la noche que nos conocimos y lo hice porque estaba muy triste, trist√≠sima. Pedro y yo lo hab√≠amos dejado y no sab√≠a ni por d√≥nde me daba el aire. Segu√≠ acost√°ndome con √©l hasta que dej√© de hacerlo, y cuando nos acost√°bamos emanaba un sudor que ol√≠a a chino, a restaurante chino. Qu√© mal rollo. √Čste me dej√≥ por mensaje dici√©ndome que yo nunca me enamorar√≠a de √©l. Cu√°nta raz√≥n ten√≠a.

Rafa. Con Rafa me acost√© por despecho (segu√≠a pensando en mi Pedro) y porque iba ciega como un piojo. En cuanto termin√© de acostarme con √©l me arrepent√≠. Le conoc√≠ en un viaje a Dubai y yo ten√≠a que trabajar al d√≠a siguiente. Le dej√© dormir hasta que le saliera de las pelotas en la habitaci√≥n del hotel, pero volv√≠ a los cinco minutos porque me hab√≠a dejado mi gloss, y cuando entr√© en el ba√Īo, ayyy cuando entr√© el ba√Īo… me lo encontr√© cagando y fumando. Qu√© visi√≥n aquella, no he podido olvidarle.

Fernando. Fernando y yo nos conocimos por meetic, cuando Cristo perdi√≥ el gorro. Estuvimos chateando un tiempo y quedamos una noche de verano en la orilla de la playa. Fue precioso y acab√© con los labios casi ensangrentados de besarnos con tanta furia y ansia. Al cabo de los ¬†a√Īos volvimos a quedar en Madrid, cenamos y me lo llev√© a mi hotelito. Ninguno de los dos √≠bamos preparados para follar, pero acabamos follando. Nos enfadamos por algo que no recuerdo bien y se march√≥. No nos hemos vuelto a ver.

Roberto: Aquella noche me foll√≥ con acento murciano y me hac√≠a unas cosas que me da hasta verg√ľenza contarlas. Tiene aire de se√Īorito andaluz y manos de pianista, vamos que toca(ba) que da(ba) gloria bendita. De vez en cuando whatsappeamos en plan marrano y √©l me manda fotos guarrillas, yo me estoy animando poco a poco.

El teenager. Este valenciano y yo nos conocimos una noche loca y durante un tiempo fuimos follamigos. Me ponía muchísimo y con él volví a los tiempos del petting. Qué manera de restregarse, como animalicos en el Discovery Channel.

El hermano de una amiga. No lo disfruté del todo porque en todo momento pensaba que me estaba follando al hermano mayor de mi amiga y eso me cortó bastante. Con cada embestida se me aparecía el rostro de mi amiga partiéndose de la risa. Entenderéis que así era muy difícil concentrase. Desde entonces mi amiga y yo somos sangre de mi semen, semen de mi sangre.

Sufian. Era marroqu√≠ y la ten√≠a muy peque√Īa. Me arrepent√≠ de acostarme con √©l al instante, pero meses despu√©s lo volv√≠ a hacer, y me volv√≠ a arrepentir. Aquella fue una √©poca loca, fijaros que me met√≠a de noches en los barrios m√°s profundos de la ciudad de Casablanca y sal√≠a a la ma√Īana siguiente y a plena luz del d√≠a con la misma ropa del d√≠a anterior (para los ojos de aquella gente tapada de pies a cabeza, hecha una furcia con mis tacones, mi minivestido de lentejuelas) y con el maquillaje corrido. !Pa haberme matao! Al menos, algo se corr√≠a las noches que pas√© entre los brazos morunos de Sufian.

Chileno. El chileno fue la pera limonera. Es uno de los que mejor me lo han hecho, sobretodo porque estaba muy entregado en que yo disfrutara como una perra. Y vaya si disfruté.

Pablo. Ha pasado tiempo y ya soy capaz de admitir sin llorar que Pablo me hac√≠a temblar y volar. Tambi√©n me di una buena hostia con √©l, para qu√© enga√Īaros. Me rob√≥ el coraz√≥n, la respiraci√≥n y el sue√Īo. Creo que desde aquello no he vuelto a ser la misma, sin melodramas. No era el mejor en la cama, pero es el √ļnico que me ha tocado lo que nadie me ha¬†vuelto a tocar. Fue duro abandonar esa est√ļpida y eterna insensatez de perseguir a quien no nos quiere, de amar a quien nos hace da√Īo. Qu√© le voy a hacer, estaba perdidamente enamorada de √©l. Afortunadamente, de lo que sent√≠a ya no queda nada.

Martín. Desde que nos conocimos hace ya un tiempo me cayó en gracia. Recuerdo que era una fiesta y dudé entre él y otro. Las chicas de la fiesta me dieron su voto unánime: Martín. Así fue como urdí mi plan para ligármelo. A todas luces me pareció un empotrador, un sucio sucio, pero la verdad es bien distinta. Repetí durante demasiado tiempo, sería que confundía atracción sexual con amor, sería la confianza, sería el olor de siempre, los besos de siempre, los brazos de siempre. Polvos que no llegaron a nada, ni llegarán. De lo que sentía ya no queda nada.

En un viaje a la Habana conoc√≠ a tres machos. Un argentino que no val√≠a ni para pelar almendras, el doble cubano de Franz Ferdinan que me dej√≥ el co√Īo fino y Tony, mi instructor de buceo. Era estudiante de derecho y no quer√≠a dedicarse a la abogac√≠a, como instructor ganaba m√°s dinero. Fue una noche preciosa en la que hicimos el amor con esta canci√≥n, entre otras. Es Mi Negro, ya os he hablado de √©l.

Prometo que cuando nos despedimos al día siguiente lloré. Aunque no nos hemos vuelto a ver, seguimos en contacto. Me manda mensajes y otras cositas.

Sevillano. Parecía majo, con mucho arte y esas cosas, pero al final resulto ser  una autentico capullo. Ni siquiera me quedé a dormir y la verdad es que cuando cerré la puerta de su casa al marcharme me sentí como una puta. Bueno, puta no porque no me pago, pero como un puto kleenex lleno de mocos. No me trató bien. Llamadme prejuiciosa, pero desde entonces los andaluces como que no me van.

Jaime. Este polvo fue muy bonito, al amanecer en plan dogging. Follamos a la orilla del mar y los dos¬†acabamos¬†con la arena y la sal en la boca. Inmediatamente despu√©s del coito y de que se pusiera demasiado rom√°ntico, a m√≠ me entr√≥ un cortocircuito y me puse atacada de los nervios. Cosas de chicas. √Čl quiso que nos volvi√©ramos a ver, pero algo en √©l no me termin√≥ de convencer.

El hermano de un amigo. Me gustó, pero al ser hermano de mi amigo a veces me daba que al que me estaba trincando era a mi amigo y eso me desconcertó bastante durante el polvo.

Texmex: Un polvo más que decente con un mexicano residente en Texas. Me alojé en su casa con Couchsurfing, fuimos a bailar, me invitó a cenar y yo a una botella de vino en el lago.

David: David era muy majete y aunque pueda escandalizaros mi confesión, la primera vez que nos acostamos lo hicimos con consentimiento de su santa madre. Ella me dio permiso para dormir con su hijo, y de paso follármelo. No sé si volveré a ver a David, lo dudo, pero era un maestro amorrándose al pilón.

El yanqui empotrador: Este ha sido de mis √ļltimas parejas sexuales. Muy entregado, dispuesto y educado, pero na de na. No s√©, hab√≠a algo en √©l que no me terminaba de convencer. Inmediatamente despu√©s de follar me entraban unas enormes ganas de que se fuera a su casa o pirarme yo a la m√≠a. As√≠ las cosas no van a ninguna parte.

El serbio: Del serbio ¬ęme enamor√©¬Ľ mientras lo hac√≠amos. Bueno, eso me susurraba mi cabecita loca bajo los efectos de aquella sustancias psicotr√≥picas. Ahora recuerdo que el quer√≠a que amorrara al pil√≥n. Le dije ¬ŅY t√ļ qu√©, me lo vas a comer? Puso cara de que ni de co√Īa, as√≠ que ni de co√Īa. Que te la chupe Rita la Cantaora.

elena-von-unwerth-taschen

Ha habido más, pero no quiero pecar de viciosilla, que luego mi madre dice que me tengo que confesar y la sociedad, sobre todo ellos, pensarán que soy un putón verbenero. Además, supongo que esos de los que una se deja en el tintero son los que bien podríamos habernos ahorrado, porque no sumaron nada. Posiblemente, tampoco restaron y fueron simplemente uno más en la lista folladora.

¬ŅY vosotr@s qu√©? ¬ŅCon cu√°nt@s os hab√©is aostado? Va, coged libreta y boli, y hablad por esa boquita ya.

Hasta que encuentres al que quieras..

¬°Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, S√ďLO EN EL AMOR, LA M√öSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPA√ĎEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

Cont√°ctame en escribenos@cosmopolitan.es