Mis memorias de √Āfrica

!Hola Mis Chic@s Molon@s!

Ya os adelant√© la semana pasada mi polvo con el vasquito en territorio africano. Ahora es cuando toca desvelaros¬†todos los detalles, como a vosotr@s os gusta perrillas m√≠as. ¬°C√≥mo os he echado de menos! Esto de hablar sin pelos en la lengua del fornicio lo he a√Īorado tremendamente. Est√° claro, que lo mejor de follar y contarlo. Convendr√©is.

Imagen relacionada

No os revelar√© la identidad del vasco, como viene siendo habitual en m√≠. Pongamos que se llamaba, sigue llam√°ndose Unai. De Mung√≠a, eso es cierto. Instruido en el arduo campo de la ingenier√≠a civil, jugador de rugby y vocalista de una banda de m√ļsica de garaje y todo ah√≠ en su pueblo. ¬ŅQu√© caprichosa es la vida no? Los dos residentes en Euskadi y nos encontramos en el pueblo tanzano de Mto wa Mbu que est√° tomar por culo de todo y que en swahili significa R√≠o de los Mosquitos. √Čl de voluntariado en una ONG que anda construyendo una escuela para los m√°s peque√Īos y desafortunados y yo continuando con mi periplo vital.

Os cuento cómo ocurrió todo. ¡Ready, steady, go!

Cenamos a la fresca de la noche m√°s estrellada que recuerdo un grupo variopinto de gente, creo que buena, en torno a una mesa humilde, sabrosa comida¬†local preparada con mimo y entrega. Una cocinera fant√°stica presid√≠a la mesa, los ni√Īos bailaban al ritmo sabros√≥n, una mama africana ocultaba beber ginebra a palo seco¬†en una botella de sprite y los voluntarios blancos y yo beb√≠amos amarula y conyagi, los brevajes locales, sin pudor alguno calentando motores para el saturday night.

Le vi y qued√© prendada al instante. Justo esa noche cumpl√≠a 30 a√Īos y me dije a m√≠ misma que despedir√° sus 29 en mis brazos y enredado entre mis piernas. Charlamos durante la cena, bailamos en el bar y nos sedujimos hasta que le bes√©. Esta vez fui yo. Sus ojos y su boca ped√≠an a gritos que lo hiciera y en silencio le bes√© con ternura. Rode√°ndome con sus brazos me empuj√≥ hacia √©l y su lengua me respondi√≥ revolucionada.

-¬ŅNos vamos? Unai¬†lo ten√≠a muy claro. Y yo tambi√©n.

Salimos a la calle incendiados. Nos sobraba la ropa literalmente. Caminábamos deprisa y de vez en cuando me empujaba, contra toda sensatez, hasta cualquier pared para besarme con frenesí. Y meterme mano debajo de las bragas.

-Bájate las bragas. 

La panoli de Anastasia bien que se baja las bragas sin musitar, pero eso no vale. Desde luego que me encendieron sus obscenas y suculentas √≥rdenes, pero mi Unai y yo no est√°bamos precisamente en un restaurante fino y elegante sino se las hubiera plantado en la mesa. Las 3 de la ma√Īana en un pueblo del √Āfrica negra en el que acaban de decretar toque de queda a las 9 de la noche (nos salvamos por ser guiris) por vergonzosos abusos a mujeres de la zona no era el foro ideal para desprenderme de mi lencer√≠a fina.

De camino al alojamiento me suelta con un rictus muy serio y clavando su mirada felina en mis ojos y con cierto tono autoritario Esta noche no te voy a dejar dormir ¬Ņsabes? No vas a tener que encargarte de nada. Yo lo har√© todo. ¬ŅQu√© te parece?

Alucinando pepinillos e intentando contener la risa floja por no bajarle la moral al chaval, le dije. Me parece estupendo Unai, a ver si es verdad.

Yo, que lamentablemente tengo una dilatada experiencia en esto de polvos de una noche y tipos que antes de met√©rtela te suben las expectativas dici√©ndote que te van a follar como nunca en toda tu vida, que vas a ver las estrellas, el sol y toda la pu√Īetera V√≠a L√°ctea, y que van a reventarte, me puse triste al instante porque en lo m√°s profundo de mi ser sab√≠a que tanto vacile acabar√≠a en una mierda polvo. Es lo que tiene el macho ladrador. Antes de entrar en la habitaci√≥n volvi√≥ a deleitarme con otra de sus amenazas fornicadoras en forma de susurro lujurioso. Te voy a hacer¬†grir como una hija de perra.¬†Como una hija de perra.¬†Sent√≠ un nudo en el est√≥mago y not√© como se me ca√≠a una l√°grima.

Imagen relacionada

Aquello era de manual. Estaba claro, el polvo iba a ser un fiasco. Fijo. Pero me dije a mi misma, Pepita sé fuerte, en peores plazas hemos toreado.

-Y tanto Pepita y tanto –¬†respondi√≥ mi otro yo. Y tir√© palante.

Nada más entrar en el dormitorio me quitó la camiseta y me arrebató con la boca el sujetador que me compré en el Primark (ideal, cómodo, deportivo, sin aros, verde safari, una delicia de sujetador). Unai iba a fuego. Me apartó con la lengua el tanga (también del Primark, negro, comodísimo también, de esos de tira como toca que no se te mete en la raja). Abrió la boca en mi pechos. Se entretuve hacendoso con mis pezones, los buscaba, los absorbía, los chupaba, los perdía, los mordía, hasta que me los dejó en paz. Yo le acariciaba con las manos y después con el cuerpo. Nos desnudamos el uno al otro. Observaba maravillada su cuerpo. Sus definidas abdominales, unos atléticos antebrazos, un culo flipante y un interesantísimo pene que erizaba mi piel cada vez me rozaba.

Resultado de imagen de rozando pene giff

En un arrebato me cogi√≥ en brazos y me lanz√≥ a la cama no sin cierta violencia. Unai¬†le puso empe√Īo, porque encima tir√≥ para el Sur a conquistar mi zona m√°s √≠ntima. Quer√≠a indicarle un par de instrucciones al respecto de c√≥mo le gusta a mi chichi que le hagan las cositas, pero cada vez que intentaba hablar me cog√≠a del cuello y me giraba la cara a un lado haci√©ndome callar en plan amo punisher y con su dedo √≠ndice acallando un autoritario shhhhhh de sus labios.

Y otra vez, Te voy a hacer gritar como una hija de perra. Aquella frase fue la repanocha, el fin, el puto Apocalipsis.

¬°Cu√°nto porno deb√≠a de haber visto Unai! Rezumaba aires Roccosiffredianos por doquier. ¬°Hombres del mundo, dejad de ver tanto porno, os lo ruego! Por el bien de vuestra fama y nuestra satisfacci√≥n sexual, mujeres, novias, follamigas y amantes. Olvidad el porno y escuchad. No sol√©is ser los Reyes del Mambo, dejaos ense√Īar y aprended co√Īo. Y a comer co√Īos.

Básicamente lo que ocurrió es que el se corrió bastante a gustito, se tiró un buen rato gimiendo y se desplomó sobre mí. A los dos minutos se dio la vuelta y a los cinco estaba roncando como un rinoceronte. Y recordé aquella magnífica amenaza.

Vas a gritar como una hija de puta. Aquello era como un mantra demon√≠aco sin efecto alguno. ¬ŅVosotras grit√°steis?

Yo no.

Y la otra. ¬°No te voy a dejar dormir en toda la noche!¬†Ah√≠ tuvo raz√≥n porque no pude pegar ojo. La habitaci√≥n retumbaba cada vez que Unai respiraba.¬†Se hizo de d√≠a r√°pidamente¬†y¬†suena el despertador. Le bes√© los hombros cuando nos despertamos. √Čl coloc√≥ su cara entre mis senos. Me las respir√≥ profundamente mientras yo suspiraba puro placer. Le toqu√© por debajo del calzoncillo. Estaba enorme y dur√≠sima. Recuper√© la sonrisa y pens√© que hoy, ante el sol de un nuevo d√≠a, cumplir√° su promesa. Ten√≠a que ser un hombre de palabra, por su padre. Me dijo, ¬Ņnos da tiempo a otro?¬†Con tu ritmo nos da tiempo a una docena m√°s pens√©, pero no le dije nada.

Claro Unai, dale!

Me abrió las piernas con los pies y me miró en plan león alfa mientras abría con la boca la fundita del condón. ¡Qué machote mi Unai! Sólo le faltó rugir cual felino salvaje y pegarme un mordisco. Volví a recuperar la fé y confié en su poderío sexual. ¡Volví a recuperar la ilusión amig@s! Pero aquella falsa ilusión iba a durar apenas unos instantes. Estaba tan contenta que me latía indomable el corazón y el chichi lo tenía dando palmas como las gitanas.

Imagen relacionada

Me penetró con suavidad. Y entonces me miró en plan fucker, me metió el dedo en la boca y me volvíó a soltar la frase letal. ¡Te voy a hacer gritar como una hija de perra! mientras empezaba a moverse como un conejito Duracell.

Noooooo, otra vez no por favor! Le susurré al oído que bajase el ritmo, que a mi mola primero despacito y luego a fuego, pero ya era demasiado tarde. Se volvió a correr como un animal y yo, en silencio, volví a sentir una lágrima dentro de mi ser que oculté porque ante todo tengo dignidad.

Caballeros del mundo mundial, os lo ruego. Tomad mis palabras con todo el cari√Īo del mundo. Como el de una madre aconsejando a su prole. Dejad de jugar con nuestras ilusiones. Dejad de una vez por todos de decir lo bien que nos vais a follar y folladnos sin m√°s pre√°mbulos, sin m√°s dilaci√≥n. Callad y follad.

¬°Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, S√ďLO EN EL AMOR, LA M√öSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPA√ĎEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

Contáctame en escribenos@cosmopolitan.es