¿WTF es el BDSM?

¡Hola Mis Chic@s Molon@s!

¿WTF es el BDSM? O lo que es lo mismo, qué diablos es el Bondage, disciplina, dominación, sumisión y sadomasoquismo? 

Que no cunda el pánico, aquí está servidora para disipar vuestras dudas. Como ya todos sabéis a estas alturas del cuento, el buenorro pero insufrible de Christian Grey ha normalizado el oscuro, para algunos, mundo del BDSM. Tan oscuro que muchos de vosotros, y no os escondáis bajo tierra como el acojonado de Rajoy en el debate del 7D, no tengáis ni idea de lo que os estoy hablando. No pretendo que os convirtáis en unos expertos, bastan unos conocimientos básicos para que tengáis un poco de know how.

BDSM

Para la mayoría de los terrícolas el mundo del BDSM (bondage, disciplina, dominación, sumisión y sadomasoquismo) es considerado como tabú e inaccesible. Muy mal. Ya sabéis, nunca digas de este agua no beberé, este cura no es mi padre o esta polla no me cabe. Casi todos nos imaginamos que esto va de que metan ostias como panes, de linchar como un Hooligan cromañónico o de ser esclavo por una noche y te den latigazos hasta que salta la carne. El dolor forma parte del sadomasoquismo sólo para algunas de las personas que lo practican. Para otras (diría yo que la inmensa mayoría) es todo lo contrario, porque existen mil y una formas de disfrutar del BDSM sin pasarlas canutas y echándose muchas risas.

Para que me entendíais, castigar a un sumiso rebelde puede consistir en cualquier orden que ha de acatar sin rechistar, desde obligarle a cantar la canción de la abeja Maya con su correspondiente disfraz o atarle a la cama, vendarle los ojos y hacerle la mejor felación de su vida. ¿No suena tan mal no?. Eso sí, sin que me toque ni un pelo. O zas. Placaplaca. Azote en el culete. Si has olvidado de qué va el arte del spanking, instrúyete aquí.

B de Bondage: Termino inglés que significa atar. Las prácticas eróticas relacionadas con el bondage son básicamente los roles de poder asimétricos como por ejemplo amo-esclavo, jefe-empleado, maestro-alumno, policía-detenido, dueño-mascota, etc. Y sí, la cosa llega hasta hacer de perrit@, comer en un plato mientras tu am@ te tiene atad@ con una correa, o con longanizas.

¿Cómo te puedes enamorar de un hombre que te ata a la pata de la cama?”, preguntaba Loles León a Vitoria Abril en ‘¡Átame!’.

Hay que hacerse con cuerda, cuanta más mejor. Si os pilla el toro y no estáis para recaditos, valen como remedios caseros enseres tipo cables, corbatas, cinta de embalar, cordones, pantys, fulares. Todas estas prendas y herramientas al servicio de un único fin: inmovilizar las extremidades de la presa.

Eso sí, el cuello libre de artefactos. Nada de simular ahorcamientos o locuras parecidas, que no se os vaya la olla tampoco. El fascinante bondage os permite embarcaros en el no menos fascinante mundo de los disfraces, que siempre dan mucho juego. Por ejemplo, vestirte de médic@. O vestirlo a él de enfermero. O vestirte de persianera (que el fontanero está ya muy pasado de moda) y él de amito de su casa. O vestirte tú de queli porno y él de electricista. Todo vale en el amor y en el BDSM.

BONDAGE

D de Dominación, es esa práctica erótica en las que una persona adopta un rol dominante (dominatrix) para actuar de acuerdo a su voluntad y su deseo sobre el sumiso. Donde manda dominatrix no manda el pobre sumiso, que ni pincha ni corta. La dominación está sujeta constantemente al consenso y los límites establecidos por el dominado. Si la cosa se pone fea, el BDSM rechaza toda práctica de dominación que no cuente con el consentimiento del dominado. Que quede muy claro.

D de Disciplina: Son las prácticas relacionadas con normas, castigos varios, dependiendo de las fechorías que se hayan cometido. Incluye adiestramiento por parte del amo y protocolos de comportamiento. ¿Os suena un poco raruno no? He de reconocer que a mí un poco también. Pero…¿acaso eres un@ gallina? ¡A por todas!

Sumisión: Una persona adopta un rol sumiso en el que queda bajo la voluntad y merced del amo o la dominatrix. Es la situación complementaria de la dominación, por ello suele hablarse de relaciones D/s.

Sadismo, se aplica a las prácticas erótico festivas en las que una persona obtiene placer por causar dolor, humillación o incomodidad a otra persona que así lo acepta libremente. Y su eterna pareja de baile, el masoquismo.

 Masoquismo: Hace referencia a aquellas prácticas sexuales poco ortodoxas en las que una persona obtiene placer experimentando dolor, humillación o incomodidad, a manos de un verdugo que le da caña. Siempre prácticas voluntarias que jamás de los jamases pueden traspasar los límites establecidos por el receptor.

DOMINACION

Para cualquier práctica BDSM se necesita una palabra de seguridad para detener una escena. Es lógico, y divertido al mmismo tiempo, que el castigado pida perdón, monte un escándalo, diga “no, no, por favor, basta” cuando en verdad se la está gozando y no quiere realmente detenerlo. Pero la palabra de seguridad son palabras mayores.

A veces se usa una palabra específica (por ejemplo “piedad”) o un código de colores (verde, “todo bien”, amarillo “caliente caliente” y rojo “para que me matas”). La palabra de seguridad debe ser fácil de recordar y de pronunciar, entiende que no es el mejor momento para poner a prueba vuestro ingenio y vuestra agudeza mental. Esto no es el scrabble. Y Supercalifragilísticoexpialidoso no es una opciónPasa palabra tampoco vale como palabra de seguridad. Pensad que bastante tiene el sumiso con lo que tiene. Toda esa presión encima, maniatado, con palabras obscenas escritas sobre su cuerpo, con restos de cera caliente en la piel, quizás incluso con un pasamontañas de látex y una bola de acero metida en la boca. Como para ponerse a hacer memoria.

secretary

No tengáis miedo, el BDSM es tan inofensivo como la entrañable Miss Daisy. Si se hace como Dios manda. Como todo en esta vida, siempre es mejor aderezarlo con una simpática dosis de imaginación, ilusión y ganas de jugar y pasarlo teta piruleta.

Y después de una juguetona sesión BDSM, de azotainas, culos ardiendo, látigos, collares de perro, cadenas y demás artilugios erótico festivos, apuesto a que vuestros sexos estarán on fire. Toca ponerse tierno, y qué mejor forma de rematar la faena, que con un coito avainillado  (la sesión sadomaso ha terminado) y haciendo el amor de la forma más dulce que podáis imaginar.

Ahora que ya tenéis un poco más de conocimientos sobre el tema…poneos manos a la obra. Y a follar a follar, que el mundo se va a acabar.

¡Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, SÓLO EN EL AMOR, LA MÚSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPAÑEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

Contáctame en escribenos@cosmopolitan.es


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios