¡El petting ha vuelto! Frotémonos como antaño

¡Hola Mis Chic@s Molon@s!

Hoy vengo a hablaros de un mozo con el que hace un par de tardes de invierno me corrí como una cochinota sólo haciendo petting. Nos desnudamos, nos besamos, nos masturbamos. Hasta que me aceleré, perdí la consciencia y me descubría a mi misma, como perrita en celo, restregándome toda contra él. Y de pronto, y con el petting como único causante, me llegó un orgasmo que casi me deja bizca.

petting, sexo adolescente, pepita la nuit, cosmopolitan, follar, relaciones sexuales, sexualidad, follar con ropa, polvo vaquero, polvo tejano

Yo casi bizca con mi petting orgasmo

¿Os acordáis del famoso y y ya viejo petting? 

Petting, luz de mi vida, fuego de mis entrañas, pecado mío, alma mía. Teníamos 13/14/15/16 años y por aquella época algunas panolis como yo y mis amigas del colegio pensábamos que el sexo oral era hablar de sexo. Además yo era de comunidades catecumenales y todo era pecado. A mi madre, que le pirra el helado y se la goza cuando se lo come y lo relame con abssoluta alevosía, siempre le digo que de tan bien que le está sentando fijo que es pecado. Ella se ríe por debajo de la nariz y me riñe con su habitual prolongado Pepiiiiita. En fin, volvamos al petting y dejemos a mi madre en paz.

¿WTF es el petting?

El petting, también llamado magreo, franelafaje, era básicamente besarse, tocarse y frotarse con la ropa puesta durante horas, en ocasiones hasta el glorioso orgasmo. Eso sí, nada de penetración. Ni anal, ni vaginal. Sólo sexo adolescente. Sólo fieros y salvajes refrotes, hasta el infinito y más allá hasta llegar al escozor y la rozadura. Al olor a quemarropa. Y hoy, 20 años después, parece que vuelve a estar de moda. Y ojo que amenaza con quedarse forever en nuestras alcobas.

¿Qué años aquellos verdad? Los buenos tiempos, porca miseria. Recuerdo esos besos, frotamientos y caricias, siempre con la ropa puesta. Y ese roce insistente y repetitivo, uno encima del otro, con los vaqueros siempre de por medio. Y de tanto roce, al final surgía el cariño. Y con ese cariño los mayores calentones insatisfechos que he tenido en mi vida. ¡Petting amor mío! Qué manera de rozarse y refregarse en los oscuros callejones de la urbanización, en cualquier parque, en la cama cuando papá y mamá no estaban. Noches en vela recordando aquel sexo adolescente y seguro que se practica cuando se podía.

El temita nos lo copiamos de los anglosajones y procede del verbo to pet, que no sólo tiene un significado sexual, pues también implica acariciar y besar a los animales de compañía, o los mimitos que dan las mamás y los papás a sus bebés.

nofx, petting, sexo adolescente, pepita la nuit, cosmopolitan, follar, relaciones sexuales, sexualidad, follar con ropa, polvo vaquero, polvo tejano

Tengo un par de sesiones non gratas de petting grabadas a fuego en mi memoria. Ojalá pudiera olvidarlas, la verdad. La primera de ellas fue con un tipo que conocí con más veneno encima que las Grecas en unas paellas en Valencia. Cogimos el metro juntos y acabamos en un baño del aseo de señoras de El Corte Inglés. Entre magreo y besuqueo se me apareció mi madre como si fuera un holograma gritándome Pecado mortal. Entenderéis que se me bajó todo y me las piré sin mirar atrás. No sin a tes decirle al chaval

Lo siento, me tengo que ir. Estoy pensando en mi madre.

-¿En serio?

Creo que a él también se le bajo la erección.

La segunda vez fue con El Mono, un tipo que estaba tremendo. Una cosa como el difunto Andy Whitfield (para vosotros Espartaco). Tenía su misma melena rubia, sus mismos preciosos abdominales y unas pelotas como el toro de Osborne.

El Mono quería metérmela a toda costa pero yo no tenía el coño pa pollas esa noche. Hicimos un montón de guarradas pero no hubo sexo con penetración. Todo delicioso hasta que se corrió a chorros como un animal en una falda cosida a partir de corbatas de mi difunto y querido padre. Siempre me sentiré fatal por aquel macabro incidente sexual con final atroz. Yo acabé llorando a moco tendido, el Mono como las vacas mirando al tren y sin saber muy bien qué hacer y mi falda en la tintorería más cercana. Aparte de estas dos anecdóticas sesiones de petting hubo mil y una que brillaron per se. Con cada petting mi cuerpo eclosionaba como en una noche de fuegos artificiales.

Cada loc@ con su petting, pero había unas normas básicas. No había ni pizca de penetración, ni vaginal ni anal, porque aquello era cosa de mayores.

Barbie y Ken, petting, sexo adolescente, pepita la nuit, cosmopolitan, follar, relaciones sexuales, sexualidad, follar con ropa, polvo vaquero, polvo tejano

Barbie y Ken haciendo petting. ¡Qué guarrilos!

Los niveles del petting

Recuerdo cómo en el patio del colegio, y entre amigas, nos contábamos las cochinadas que habíamos hecho el finde o la tarde anterior, si había peligro o no, si te podías quedar preñada o ni de coña. De tanto comentar las jugadas descubrimos que había varios grados de petting.

  • El primero, sólo besitos y caricias. Aquí se quedaban l@s más cast@s, lo que por entonces llamábamos  puritan@s/ estrech@s. 
  • El segundo grado era ya vivir al límite: meter mano, POR ENCIMA de la ropa.
  • L@s más madur@s y precoces incluso se atrevían con meterse mano POR DEBAJO de la ropa hasta quedarse como Dios los trajo al mundo y darle a la masturbación, el sexo oral, el frot (pene con pene) o a la lésbica tijereta (figueta con figueta). Realmente, en aquella época, con quince años, en mi entorno, aquello era un auténtico escándalo.

El petting emanaba de nuestro cuerpo de forma animal y natural. No había ni pizca de postureo o actitudes aprendidas en ese follar con ropa nuestro. No sabíamos nada, nadie nos había enseñado, no lo habíamos visto en ninguna peli. Las caderas se movían al libre albedrío y las manos se guiaban sin mapas hasta tocar teta o paquete. Pasábamos largas tardes frotándonos y refrotándonos hasta llegar al escozor. Y al final ellos se iba con mucho dolor de huevos en forma de frustración sexual y nosotras nos mojábamos las ganas en el café. Pero por aquel entonces, el petting era lo máximo a lo que se podía aspirar.Y qué coño, sentaba de puta madre.

Danger, danger

Todos sabemos que el petting puede llegar a ser una práctica de alto voltaje. El deseo sexual se desata y a ver quién es el chulo o la chula que se controla y le dice NO al fornicio. Por eso aunque el acuerdo previo sea que no exista penetración, hay veces que es difícil atenerse a ello. Es importante que ante tal posibilidad, los folladores tengamos o mucha confianza o medios anticonceptivos seguros y eficaces a mano. No la liemos parda.

Mini petting consejos

Unos mini consejos, gratis por ser (casi) Navidad.

  • Buscad vuestras zonas erógenas y las de vuestra pareja: cualquier sitio vale. Hay a quien le pone el cuello, otros gimen de puro gozo si se le estimula el lóbulo. Algunas se vuelven locas con los arañazos (con cariño) en la espalda o si le lames de manera intermitente la cara interna de sus muslos.  Aprendamos qué nos gusta para después tener mejores relaciones sexuales, con y sin penetración, ampliando así las posibilidades de gozo y disfrute.
petting, sexo adolescente, pepita la nuit, cosmopolitan, follar, relaciones sexuales, sexualidad, follar con ropa, polvo vaquero, polvo tejano

¡Ven amigo Batman! No estés triste que todo se arregla con un petting.

  • Explorar el cuerpo del otro desde los pies hasta la cabeza deteniéndote en cada centímetro y olvidándonos por un rato del coito. El hecho de prohibir la penetración por el tiempo que mutuamente defináis os conducirá hacia otras maneras de excitaros completamente desconocidas. A lo cinematográfico.

No neguemos pues más la realidad: el petting ha vuelto. Practicantes del petting en un pasado, treintañeros y/o padres de adolescentes que l@ petan hoy,  atended. Retomemos con ilusión y de buen grado las buenas costumbres que jamás debieron quedar en desuso. Os animo a comprar para estas navidades ropa interior al por mayor. Y desgastadla a base de petting del bueno. Vivid el amor a quemarropa.

P.D.:Algo en el aire huele a quemado.

¡Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, SÓLO EN EL AMOR, LA MÚSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPAÑEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

Contáctame en escribenos@cosmopolitan.es


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios