Cositas que vosotros hacéis en la cama y que a nosotras no nos gustan un pelo

Muy buenas tardes amigos, hombres de pelo en pecho. Sí, me dirijo a ti, Rambo del Coito, y a ti,  Dios del Sexo, y a vosotros Soldados del Polvo más inverosímil que jamás ha probado una mujer. Y a ti también, Hércules de la Seducción, y a ti, Conan el Fornicador, no te hagas el loco.

Esta semana os convoco y me dirijo exclusivamente a vosotros, los malos de la película. Aunque alguna que otra queja he recibido por dirigirme a vosotros como Chic@s Molon@s, sabed que nunca fue mi intención ofenderos. Queridos hombres que habitáis la faz de la tierra, sed bienvenidos, sed bien hallados. Y ahora, estad atentos porque sólo lo voy a decir una vez.

Muchos de vosotros sois unos cracks en la cama y otros cometéis demasiado errores y os lo montáis muy pero que muy mal. De cara al próximo encuentro sexual que vayáis a tener con una chic@ molon@, tomad nota de las cosas que no nos gustan.

¡Apuntad, practicad y no la caguéis! Dejadme que os descubra dos grandes verdades:

1. Un mal amante deja una huella prácticamente imborrable.

2. Una amante insatisfecha puede arruinar vuestra reputación hasta el fin de vuestros días sin que podáis decir ni mu en vuestro favor. Injusto, lo sé, ¿pero quién dijo que la vida fuera justa? Que no os quepa ni la menor duda de que una mujer descontenta le contará a toda hija de vecina, absolutamente a toda, que NO eres bueno en la cama.

Prevenidos quedáis pues.

Como ninguno de vosotros sois Christian Gray, ni Ryan Gosling, ni Don Juan de Marco, ni Felipe el Hermoso y no controláis el tema como os pensáis, tomad buena nota de algunas cosas, no todas (no quiero saturaros), que jamás, bajo ningún concepto, en ningún caso, debéis hacer antes, durante o después del anhelado coito.

Jamás con los calcetines puestos. ¿En qué momento pensáis que os podéis meter en la cama con los calcetines? Responded cobardes.

Ir al grano. Muchas veces en la vida (y en el sexo) hay que ir al grano cuando las circunstancias así lo exigen. Pero en la mayoría de las ocasiones, hay que tomarse el sexo con calma.  Besitos, abrazos, caricias, petting, masturbación, una de bajarse al pilón. Es importante calentar motores antes de entrar a matar. No hay prisa, así que dedicadle tiempo a  los preliminares y deteneos en todas nuestras zonas erógenas.

Apretarnos las tetas como si fueran pelotas anti-estrés. Chicos, aprended a tocar teta por favor. A nosotras nos gusta mucho que nos las toquéis, pero con delicadeza y esmero. Si no sabéis, preguntadnos cómo hacerlo. En definitiva, si no vais a tocárnoslas bien, es mejor que os abstengáis.

Lametazos en la cara: No nos gusta tampoco cuando nos besáis llenándonos la cara de babas con la lengua. Es realmente asqueroso por vuestra parte. Esto lo hacen los perros y los gatos.

Succionar o morder los pezones con los dientes hasta al punto que duelan, como si fueran chupa chups.

Hacer de conejito Duracell. Hombres conejo, sabed que sois los peores. ¿Creéis en serio que nos provoca algún tipo de placer ese mete-saca como si lo que manejarais ahí abajo fuera una ametralladora? En esos momentos de vida o muerte, estamos más pendientes de no caernos de la cama.

Dedo en el culo. A algunas nos gusta, pero alma de cántaro, ten la decencia de preguntar antes de hacer ninguna maniobra manual por nuestro trasero. Alguna puede correrte a palos.

Acercamiento masculino directo al pequeño clítoris a saco, sin haber hecho los previos calentamientos (vuelvo a insistir) o al menos con suavidad.

Comer el coño mal. O lo coméis bien o mejor dedicaros a otra cosa. En serio. Si le pusierais la misma pasión a comernos el parrús que le ponéis a hablar de R7, el Barça, el Real Madrid o el Athletic, estaríamos  todo el día como la flamenca del whatsapp. Dando palmas.

Espero que no sea pedir demasiado y todo quede en un sueño.

Dormirse en los laureles. Que os bajéis al pilón nos mola mucho, pero no vale tirarse ahí tres horas. Nos acaba aburriendo. Dosificad el tiempo correctamente.

Insultos. Ojo con los improperios. En confianza, el rollo de cogernos el pelo, ponernos a cuatro patas y decir guarradas puede ser muy excitante. A mi me pone en exceso. Tened cuidado con las primeras veces y evitad susurrarnos o gritarnos insultos. ¡Cómo gozas perrilla! puede costarte en un 90% de los casos un buen bofetón. Vocablos como zorrilla, putilla, etc son pasarse de la raya. Aunque cada mujer es un mundo.

Preguntar todo el rato por vuestro rendimiento. ¿Te ha  gustado? ¿He estado bien? No quiero decir que no haya que mostrar interés, todo lo contrario, pero no es preciso preguntar todo el rato `por vuestro soldadito. A buen entendedor pocas palabras bastan, y si ponemos carita de gusto y emitimos esos gestos que indican que nos la estamos gozando, no hagáis preguntas retóricas o romperéis la magia del momento.

Creer que somos familia. Cuánto daño a hecho consumir demasiado porno del malo en vuestras vidas sexuales. En serio, no sois actores porno, no estamos en una peli porno y no somos ni vuestras hijas ni vuestras sobrinas desempeñando el papel de colegiala lasciva. Omitid frasecitas tipo Aquí está el tito tu-nombre o Ven con papi tu-nombre. Es realmente patético.

Para que quede claro, no nos pongáis nunca jamás en la vida la mano en la cabeza para guiarnos hasta vuestro pene. Sabemos perfectamente dónde se encuentra. Repito, nunca jamás.

No somos retrasadas, así que no os hagáis los tontos y nos hagáis creer que os habéis equivocado de agujero cuando, por error, la metéis por la puerta de atrás. Que tampoco sois los Back Street Boys.

Condón a la vista: Llamadnos escrupulosas, pero nos resulta muy desagradable cuando os  olvidáis de quitar de nuestra vista el preservativo. Haced el favor de ser considerados y apartadlo de la escena del coito nada más terminar. Nosotras os lo ponemos de mil amores, lo mínimo por vuestra parte es ocuparos de la retirada del mismo. Creo que no es mucho pedir.

Momento roncator: Sé y sabemos (las mujeres) que después de llegar al orgasmo, porque vosotros sí llegáis siempre, lo que realmente os apetece es giraros y  dormir la mona. Después de follar, lo siento pero no vale darse la vuelta y ponerse a roncar como un búfalo. Este acto es absolutamente intolerable. A las mujeres (en general, no a todas) nos gusta esa mariconada, como seguramente la llamaréis vosotros, de dormir haciendo la cucharita o similar. Inaugurada queda pues la próxima temporada post coital.

Una de pulpo. Entre Pepín y Pepón, ya lo he dicho en alguna ocasión, está Pepe. No quedarse dormido y pasar de nuestro culo no quiere decir que os peguéis a nosotras como una lapa y no nos dejéis ni respirar. Respetar nuestro Lebensraum (espacio vital) y abrazadnos sin estrangularnos, acariciarnos, pero no seáis empalagosos, besadnos, pero no nos ahoguéis con la lengua. Durmamos juntos, pero dejadnos vivir. ¿Demasiado complicado?

Para terminar, no suele gustarnos que acabéis en nuestra cara, ni en la boca. Así que no seáis pesaditos y no insistáis.

Espero que para la próxima tengáis aprendida la lección.

¡Feliz Sexo!

7 pensamientos en “Cositas que vosotros hacéis en la cama y que a nosotras no nos gustan un pelo

  1. Un post muy divertido, lo único en lo que te llevo la contraria (y mucho) es en la parte en la que afirmas que nosotros siempre tenemos orgasmos cuando acabamos. Nada más lejos. Algunas veces está bien, algunas está muy bien, y otras es la ostia. Pero hay otras, y no siempre por culpa nuestra, en las que simplemente terminamos, y no ha sido para tanto. Otra vez será. Con lo que prometía esta noche. Pues vaya.
    Muy de acuerdo en cosas que comentas en tu post, pero oye, que no parezca que lo nuestro no es más que agitar y punto.

  2. Como eres pepita con tus articulos jajaja, pero aunque sea hombre te tengo que decir que tienes en cosas partes de razon, pero la condición del hombre por su naturaleza es así y no la podemos cambiar.

  3. ¡Hola queridos hombres!

    me encanta que participéis. Por qué no me ayudáis, sólo unas ideas, de las cosas que nosotras hacemos y que no os gustan??

    ¡Feliz Sexo!

  4. No no gusta despertarnos congelados a las 3 de la mañana tapados con una triste sábana, y veros a vosotras hechas un ovillo con el edredón. Ni tampoco nos gusta que cruceis la barrera imaginaria que divide nuestra cama en dos…esa barrera tendria que ser un láser de verdad…o un alambre electrificado… es muy injusto despertarse por la mañana roto de dolor por haber dormido en una postura imposible en un espacio ridiculo…dejad de invadir nuestro lado de la cama!!! Y por ultimo…pasado el invierno y llegado el verano tened un poco de compasion chicas…no nos hagais la estufa por dios…dejadnos vivir, os queremos mucho pero de verdad en verano no se duerme abrazados, no insistais!!! Y por ello no os queremos menos asi que dejaos de chantaje emovional… en verano no se deberia dormir ni juntos!! … Espero que nos entendais y tengais estas humildes peticiones en cuenta…os queremos!!!

  5. Bueno en general esto pasa después de ciertos años de relación, ya no apetece curar y se llama sexo de instinto animal……Pero suele funcionar mejor con profesionales del sexo que con la pareja , pero bueno solo es una cuestión de vagancia ,somos totalmente conscientes ….lol

  6. Pues Pepita, hay algunas mujeres que no les gusta hacer determinadas cosas en el sexo y no quiero decierlas porque puede heris el sentomiento a alguien, pero tu sabes muy bien de lo que estoy hablando.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios