Año nuevo, vida nueva. ¡A disfrutar a disfrutar que el mundo se va a acabar!

¡Hola Mis Chic@s Molon@s!

Pros y contras de los esfumados 365 días, balance de los doce meses y listas de firmes propósitos. Es lo que acostumbra a hacer el personal en esta época del año. Aprovechamos la excusa del nuevo año para dejar atrás nuestros problemas de ayer, construir nuevos objetivos, inventar otros problemas y hacer todo tipo de promesas. Siempre lo mismo, como cada año.

Cambiar de trabajo, apuntarse al gimnasio, dejar de fumar o hacer régimen son los habituales empeños nacientes. Otros menos inconformistas y más soñadores fantasean con mutar de piel y comprarse una nueva vida con los ovarios que no han tenido el año pasado y los huevos que este 2019 sí van a poner encima de la mesa. Borrón y cuenta nueva, año nuevo. Como si en enero, por arte de magia, fuésemos a tener por fin superpoderes y pudiéramos cumplir el sueño del hombre de volar como los pájaros, vivir por siempre jamás o ser un viajero del tiempo. Y ser felices por los siglos de los siglos. 

Para mí este que está a punto de terminar ha sido un año de descubrimientos. Y de cambios.

Un año de conquistas titánicas y fracasos imperiales.

Un año de luchas feroces contra el mundo y pipas de la paz que me he fumado conmigo misma.

Un año de renacimiento, de vuelta a casa, de reencuentros y lazos nuevos.

Un año de búsqueda y de hallazgos, de luces y sueños que me abrasan.

Un año de miedos y sombras. Algunos vencidos, otras más rebeldes siguen mitigando mi alma.  

Un año dedicado a cerrar etapas, marcharme de la ciudad donde tan feliz he sido, decir hasta pronto a muchos amigos, olvidar para siempre amores nocivos y tatuar a fuego todos los recuerdos de estos doce meses.

Un año triste porque al fin he aceptado otras que llevaban doliéndome demasiado tiempo.

Un año en el que me han hecho daño, unos queriendo y otros sin querer.

Un año en el que de nuevo lamento haber herido a las que más quiero. Lo siento mamá, perdonadme hermanas.

Sólo le pido al 2019 que las cosas sigan pasando y que valgan la pena. Porque lo que más me aterra es que no pase nada. De nada. Dejar de pelear, de llorar, de sentir y quedarme en la puta superficie. Dejar de vivir, eso sí que no.

Imagen relacionada

Quiero que se me aparezca alguien que me acelere el pulso y me nuble la razón. Alguien que me llene los ojos de ganas de verle. Alguien que me enternezca el corazón y me sacuda las entrañas. Alguien que me arrolle los sentidos y me ponga del revés en todos los sentidos. Alguien que me haga recuperar la fe en la humanidad. Un amor de tango o de bolero. Nada de reggaeton, nada de garrafón.

Y a vosotr@s no sé cómo deciros que os deseo lo mejor de lo mejor. Os deseo que cerréis esas puertas que no conducen a ninguna parte, que una ventana se abrirá seguro. Os deseo que os vaya bonito y que hagáis lo que hagáis, que valga la pena. Os deseo que si lloráis, no derraméis ni una sola lágrima de cocodrilo ni por la gente que no las mereceque digáis más “te quiero” y que cuando lo digáis lo sintáis de veras.

Deseo que os bebáis la vida del trago y cada instante a sorbitos, para saborearlos, para retenerlos, para quedarse con ellos para siempre.

Os deseo canciones bonitas como esta.

Os deseo libros perturbadoramente buenos y películas tan mágicas que tengáis que ver tres, cuatro, cinco, hasta seis veces seguidas de lo mucho que os ha gustado.

Os deseo amaneceres en la mejor compañía, atardeceres de infarto y noches que os dejen sin aliento.

Os deseo que seáis honestos con vosotros mismos, que perdonéis más a los que os han ofendido, que riáis más y gruñáis menos.

Os deseo valentía y coraje para mirar hacia adentro, que es hacia donde más duele mirar. Deseo que os caigáis muchas veces y que os levantéis siempre una vez más.

Os deseo que os roben el corazón. Y que os correspondan, sino la historia no tiene ni puta gracia.

me has robado el corazón. Metafóricamente porque de otra forma me moriria

Os deseo menos ratos oscuros, menos malas pulgas, menos malos rollos.

Deseo que os desconcierten este año, que estos meses no os dejen indiferentes, que os dejen con ganas de más. Y que vosotr@s hagáis lo mismo.

Os deseo más bailes a la luz de la luna, más veladas con esa persona sin la que no queréis vivir.

Os deseo que seáis más sin vergüenzas, más sinceros, más loc@s, más libres y más put@s.

Os deseo más ganas de vivir, más valentía, más coraje.

Deseo que os dejéis despeinar los próximos 365 días. Y que viváis con toda la intensidad de la que seáis capaces porque se nos escapa la vida entre los dedos.

Os deseo de todo lo bueno un poco mucho.

A disfrutar a disfrutar que el mundo se va a acabar.

¡Feliz 2019! ¡Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, SÓLO EN EL AMOR, LA MÚSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPAÑEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

Contáctame en escribenos@cosmopolitan.es


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios