Sexo en el agua: manual de uso y disfrute

Hola Mis Chic@s Molon@s,

El veranet, que está a puntito de atracar en nuestras vidas, es esa época ideal para escapar de la monotonía, sobre todo la sexual. Es tiempo de playas, ríos y piscinas, y en esta diversidad de masas de agua se pueden realizar muchas más actividades que tomar el sol o pegarse un chapuzón. ¿Mejor un revolcón amig@s? Este verano no me seáis moñas y practicad una de las fantasías eróticas más comunes: el sexo acuático.

Imaginad los mismos abrazos, las mismas caricias, la misma entrega de los cuerpos, los mismos ósculos apasionados, pero más mojaditos, más húmedos aún si cabe. Tú y tu maromo retozando cual animales poseso como en el Discovery Channel y balanceándose al compás de las olas, la luz de una luna llena rielando sobre vuestras pieles morenas sobre la arena. Nadáis igual que una sirena…..

Primero tímidos escarceos y ósculos en la piscina de la urba o en el indómito e infinito mar. Inevitablemente, y porque nos entra el calentón, una cosa lleva a la otra. El deseo se apodera de nuestros cuerpos para terminar zambulléndonos de pleno en memorables encuentros sexuales pasados por agua.

¿Por qué nos gusta tanto el aquasex? Primero porque sois todas unas calentorrras muy serias y tenéis el chochete como Las Fallas valencianas, en flama. Y segundo porque esexo acuático tiene unas cuantas razones eróticas que lo hacen la mar de interesante: hacerlo en un lugar público petado de gente, cuanto más carca y remilgada mejor, el riesgo de que os pillen ‘in fraganti’, el resbaladizo tacto bajo el agua y el erótico morbo de los cuerpos mojados. Suena de lo más apetecible, convendréis querid@s mí@s. Para un óptimo uso y disfrute, atended a este breve manual de sexo en el agua.

Resultado de imagen de the aquasex

Protegeos amig@s

El sexo acuático se disfruta más sin preservativo, eso lo saben hasta los millenilas, que no se enteran de na. No obstante, salvo que uséis otro método anticonceptivo, enfundarse el amigo condón es clave. Sin embargo, los condones y el agua no hacen demasiadas buenas migas. Aviso a buceadores, para evitar problemas lo mejor es hacerse con condones especiales para polvos acuáticos y lubricantes que debéis aplicar antes de tiraros al agua y al afortunado o afortunada. Procurad hacerlo con el pene muyyy pero que muyyyy erecto para evitar que se formen esas indeseables burbujitas.

La mar (salada ) no hidrata

En este caso el agua ni hidrata ni ayuda a la lubricación, en contra de lo que opinan los que hablan de estas cosas de oídas. Uno podría pensar que con tantas partículas acuosas el miembro viril se desliza mejor, pero ni de coña. El agua tiende a disminuir la lubricación femenina, colaborando a la desagradable fricción del asunto y por ende a una rotura inminente del preservativo.

Cocktail

Una vez resuelta la lubricación, ¿Piscina o mar? He tenido la suerte de haber probado ambos medios, es lo que tiene ser una guarrilla y tener el viajar como pasión. He de confesar que hacer el amor en el mar es altamente seductor y que un polvo en la orilla de la playa es de lo más sensual y romántico. Un poco engorroso también. Y extenuante. Entre el vaivén de las olas, la incomodidad de no tocar fondo, tragar agua salada por un tubo y un equilibrio que se va al garete cada vez que te empotran contra el oleaje, follar bajo el mar puede convertirse en toda una odisea.

La piscina es bastante más cómoda y serena para estos menesteres, aunque no tiene el mismo encanto que folletear en el agua del mar. Palabra.

Minuto  1:21:12. Por favor, no os vengáis arriba en plan sirenas como la menda, que podéis quedas de enajenadas del coño (nunca mejor dicho) y hacer un inmenso ridículo.

Si además sois más de secano y el fornicio entre tanto agua os resulta más bien un enredo mortuorio, podéis limitaros a practicar los prolegómenos en el entorno acuoso de vuestra elección y rematar la faena sexual en tierra firme y seca. Y pelillos a la mar.

Dadle al play y al aquasex.

Los del norte, esperad un poco que no está el cielo aún preparado para vuestros polvos acuáticos. Por tierras valencianas hay un caloret de mil demonios. Este finde, sex on the beach.

¡Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, SÓLO EN EL AMOR, LA MÚSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPAÑEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

Contáctame en escribenos@cosmopolitan.es


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios