Mi particular foll@drama: Potada en la (auto)caravana

¡Hola Mis Chic@s Molon@s!

Hoy vengo a contaros el último de mis follodramas, la última de mis Pepitadas. Hacía tiempo que no la cagaba tantísimo. ¡Preparad@s, list@s, ya!

Pongamos que se llamaba Lucas. Pongamos que nos conocimos por Happn. Pongamos que era la tercera vez que nos veíamos.

Conversacion Whatsapp

-¿Cuando te veo?

-¿Miércoles? ¿Qué plan?

-Pues el de siempre. Tomar algo y dormir juntos.

-Perfecto. ¿Llevo condones?

-Tranquila que yo tengo. Y gel de sabor de fresa. Ya verás como te gusta. Jijiji.

-¡Qué fuerte, sólo me quieres para follar!

-¡Qué va! Tengo ganas de verte y que me cuentes, pero no te voy a mentir. Me apetece empotrarte un poquito.

Imagen relacionada

(¡Qué alegría madre mía! ¡Me doy por empotrada!)

Los dos acudimos puntuales a nuestra quedada. Un bar cualquiera de una ciudad cualquiera. Nos pusimos al día, hacía unos meses que no nos veíamos. De ahí fuimos a una taberna súper bonita. Bebimos vino tinto y compartimos unas deliciosas tapas de jamón y surtidos ibéricos. Mel de romero chat@s.

Al cabo de un par de horas yo andaba fogosa del todo y sólo quería que me empotrara como me confesó por whatsapp. Ven ven empótrame pensaba yo para mis adentros. Ya no podía soportar más la llamarada de mi furor uterino y le dije.

-¿Nos vamos?

-Sí claro, ¿te parece que durmamos en mi autocaravana? Paso de ir a casa de mi madre. Además podemos llevarla hasta la playa y dormir frente al mar.

Enseguida se me puso cara de emoticono feliz. Ya fantaseaba yo con una romántica velada + polvo frente al mar. Pillo su bici y me dijo, sube chata. Y me llevó en su bicicleta, él al mando y yo subida en el manillar. Me gustó la experience.

Llegamos a la autocaravana y la condujo hasta la playa. Salimos a dar una última vuelta por la playa y nos besamos sintiendo la brisa del mar Mediterráneo en la cara. Volvimos cogidos de la mano hasta la autocaravana y tomamos la última.

Las caladas de porro me volvieron descarada y le pedí que me desvistiera. Yo me acercaba a él apretando lo mío contra lo suyo. Le besaba furiosa mientras él me tiraba levemente del pelo. Hasta que me dio la vuelta y me colocó frente a espejo. El detrás, tocándome y metiéndome las manos por debajo de las bragas. Eso de estar mirándome/mirándonos mientras Lucas le daba leña a mi totamen me puso más caliente que los veranos en Soria.  Nos abrazamos mientras le bailaba (cada vez desnuda) un temazo que me tiene enganchada.

Me bajó las bragas y se deslizo hasta que cu cara llego a la altura deseada y me regaló un delicioso cunnilingus. Sí, sí. Me comió el parrús, las tetas y me hizo unos fingers que aún me castañea el chichi de la emoción al recordarlo.

Y yo luego me lo follé en una postura que ya os garantizo que les vuelve locos.

-Follatela así, follatela así.

Os hablo de la Posición de Andrómaca. Los antiguos sabían que Andrómaca, mujer de Héctor, el gran héroe de Homero, solía “cabalgar sobre su esposo” y contaban que “detrás de las puertas, los esclavos frigios se masturbaban cada vez que Andrómaca montaba el caballo de Héctor”. Así, mi Lucas estaba en situación de inferioridad, yo era la domine e iba a darle lo suyo y lo de su prima.

Al día siguiente todo ocurrió muy deprisa. Ibamos a echar el polvo mañanero, ese tan recomendado por la Organizacion Mundial de la Salud, pero la cosa se torció.

-Perdona Lucas pero tengo que ir a potar.

-¿Qué dius xiqueta?

-Lo que oyes. Ahora vuelvo.

Pasé un buen rato en los elegantes excusados de la caravana. Aquello era una deliciosa mezcla de vino tinto y resto de ibéricos que daba una jena que te cagas. Menos mal que no me dio por cagar, la verdad. Yo venga vomitar, y el retrete venga a salpicar. Hasta que ya no hubo nada más que vomitar. Salí del baño y le dije que no sabía muy bien cómo tirar de la cadena y que no quería cargármela.

Lucas fue al baño y me dijo con una amabilidad digna de admirar:

-¡Pero si ya te la has cargado!

Y yo…

Resultado de imagen de OMG GIF

Fin de la historia. Me fui con el rabo entre las piernas, una resaca del quince y avergonzada como nunca. Y a Lucas le deje la potada y la cadena rota. Sí señor, una Pepitada de las grandes.

Obviamente no hemos vuelto a vernos. Ni creo que lo hagamos. Lo nuestro tampoco a sido Casablanca.

Moraleja: Que lo que Happn ha unido no lo separe el exceso de vino.

¡Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, SÓLO EN EL AMOR, LA MÚSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPAÑEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

Contáctame en escribenos@cosmopolitan.es