Qué lástima, pero adiós…

¡Hola Mis Chic@s Molon@s!

Podría desvlearos sólo al final de este artículo lo inevitable, pero prefiero contaros desde estas primeras líneas que este va a ser mi último post. Saionara, babies. Todo se acaba, pero lo importante es aprender a acabarlo bien. Y, aunque la dignidad esté sobrevalorada, los closure sanos son esenciales. Si no, esa pérdida te acompaña para siempre.

Os he compartido muchas aventuras con final desde que os escribo. De hecho, todas han acabado y las llevo en mi mochila transparente que me acompaña y me da calorcito y me permite flashbacks al pasado que me reconfortan. Al final, las aventuras son eso, ¿no? Vivir experiencias que después podamos rescatar para hacernos mejores, más fuertes, para recordarnos quiénes fuimos y qué lugares recorrimos… Y cuánto follamos, todo hay  que decirlo… Porque cuando pasa el tiempo y tienes tanto vivido a tus espaldas, tantas historias surrealistas, encuentros en terceras y otras fases numéricas más rocambolescas, polvos en lugares insospechados, besos en los que te dejaste el cuerpo, el alma y trozos de ti, eres capaz de contener todo eso para siempre. Son como un combustible permanente. Como una llama eterna. Como bailar en la oscuridad con ese ser que te tiene locx de amor.

Y eso ayuda a que a veces la soledad no te visite con tanta fuerza y a sacarte de cierto conformismo. Y supongo que la Pepita de 90 años (si alguna vez consigue llegar a esta edad), se sonreirá con todo el camino recorrido. Y seguramente me arrepentiré de las cosas que no hice, aunque creo que he hecho y sigo haciendo bastante lo que me da la gana. Soy muy del modo «no me pierdo nada, que no me lo cuenten». Y procuro cada dia con toda mi alma no olvidarme de echarme crema solar.

Me gustaba sentarme a escribiros mis aventuras más tórridas. Ha sido una especie de campo abierto donde podía ejercer toda mi libertad para plasmar las cosas que estaba viviendo. A veces había literatura, a veces tuve que documentarme o visitar lugares inhóspitos. A veces quizás pegué más de un polvo por purita curiosidad analítica (que siempre acabe gozando, por supuesto soy una disfrutona. Y saber que estabais ahí leyéndome me hacía estirar de un hilo que me conectaba directamente con mi cita semanal con COSMO y con vosotrxs, mis perrillxs, mis guarrilxs, mis chicxs molonxs..

Creo que es sano irse sin mirar atrás. Fue bonito mientras duró y punto. Nada de regodearse ni plantearse más dudas ni entrar en una nostalgia eterna y pegajosa. Hay que saber irse cuando toca, y esto es igual de importante que quedarse. Dejar las cosas aporta espacio para cosas nuevas, no lo olvidemos. No nos lamentemos por algo que ya no dura o no sirve. Bueno, sí, el tiempo sano y necesario. Pero esos duelos modo superchicle… Pues la verdad es que no tenemos tiempo, ¿no? Deberían enseñarnos en alguna asignatura de colegio a no aferrarnos con tanta fuerza a tantas cosas, que la pérdida es inevitable y natural. Perderíamos menos el tiempo. Pero, ¿qué harían sin eso las farmacéuticas dueñas de los ansiolíticos, los psicólogos, la industria que vende remedios para esos amores perdidos? Parte del mercado se iría muy a la mierda.

Agradezcamos lo que tuvimos, lo que caminamos en paralelo, lo que nos dimos. Despidámonos con dolor, pero no con sufrimiento. Y cuidemos el después, que esa persona que fue tan importante en tu vida no se convierta en un/a desconocido/a. Nunca entendí cómo un ex puede convertirse en un extraño. Quizás por eso es tan doloroso el panorama de perder a alguien, porque a veces es un hachazo (totalmente innecesario, por supuesto). Podríamos aprender a montárnoslo bien en este sentido, hay mucho cadáver sentimental por ahí por adioses mal dados. No tengamos prisa, despidámonos con calma. Tampoco hay que irse corriendo como si nos persiguieran. Y, si es así, hay que hacérselo mirar…

Gracias por leerme. Seguiré escribiendo en otros lares, ¡Quizás nos encontremos! Sed todo lo felices que podáis. Y espero que me echéis de menos, aunque solo sea un poquito.

¡Feliz Sexo y hasta siempre, Mis chic@s Molon@s!

NO CREO EN LA CIENCIA, SÓLO EN EL AMOR, LA MÚSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPAÑEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

Contáctame en escribenos@cosmopolitan.es