Amor a cuatro en la isla de los buenorros

¡Hola Mis Chic@s Molon@s!

Acabo de volver de Filipinas de uno de mis últimos viajes y he confesaros orgullosa y sin pelos en la lengua ni en el chichi que estas semanas por aquellos lares he acabado hastiada de follar. Li-te-ral-men-te. Hoy, día de las enamoradas y los enamorados, os felicito a aquell@s que viváis encoñad@s de alguien y vuestro encoñamiento sea correspondido. Pero hoy no vengo a hablaros de amor. Vengo a hablaros de aquella preciosa y mágica noche de enero en la isla de Siargao, la isla de los buenorros y el puto paraíso en la tierra.

La noche en la que se me amontonó la faena. Os cuento.

Siargao es una isla maravillosa, uno de los últimos edenes terrenales que aún no hemos jodido los humanos a golpe de mastodónticos centros comerciales, fucking resorts sin alma, cadenas de comida americana y un montón de turistas anodinos y sin gusto que viajan como poll@s sin cabeza.

Playas de arena blanca, aguas más transparentes que la verdad, exuberantes manglares y un verde infinito que le llena a uno el alma de paz. Siargao enamora a primera vista y tanto que es insoportable. Cuando te pierdes por ella sueñas con que no te encuentren jamás. Duele cuando la dejas para volverte a casa. Lágrimas en los ojos porque ya la echas de menos antes de marcharte. Los ojos brillan al hablar de ella, la voz tiembla al describirla. Amor a primera vista, infinitas ganas de volver a verla. Como a ese chico que acabas de conocer pero sin el que sientes que no puedes vivir.

Siargao es conocida por sus múltiples surf spots, en especial Cloud 9, esa ola que rompe en un peligroso arecife de coral y que desafortunadamente la ha hecho célebre.

Siargao, siargao island, siargao philippines, kermit siargao, cloud 9 siargao, siargao tourist spots, siargao map, siargao island philippines, siargao beach, siargao itinerary, what to do in siargao, things to do in siargao, siargao island map, siargao blog, siargao travel guide, siargao tourist spots, siargao island tourist spots, tourist spot in siargao, siargao surf spots, siargao travel blog,  where to go in siargao, places to visit in siargao, things to do siargao, places to go in siargao, siargao activities, what to see in siargao, siargao tourist attractions, what to do in siargao island,

En 1992 saltó a la fama al celebrarse el primer campeonato internacional de surf en sus aguas. Desde ese momento, Siargao ha sido un lugar de peregrinaje de los amantes de este deporte, que encuentran en el Pacífico rincones ideales para surfear y muchísimo más. Años más tarde, en 2017, el estreno de la película filipina ‘Siargao’ le dio otro empujón a la promoción del lugar y lo reveló a los ojos de nuevos viajeros ansiosos de descubrir sus playas. Playas, olas con tabla, tíos buenos. Simplemente Siargao es diferente.

Los días son tranquilos y deliciosos. Las noches, en cambio, ideales para la nocturnidad, la alevosía y la lujuria. Besarse hoy con uno, hacer el amor mañana con otro. Y suma y sigue, besa y ama, bebe y baila. Come y duerme. Island life, simple life, así es Siargao, la niña bonita de Filipinas.

Existe un mítico bar en General Luna, la zona de ambiente de la isla, donde todo empieza. El Loose Keys. Hacedme caso y dejaos caer en algún momento de vuestra vida por aquí. Los filipinos locales machacan en el billar a los guiris que van sumando grados de alcohol en sangre a golpe de copas, nuevos amigos y canciones buenrollistas con las que se hacen amigos.

Precisamente en este bar fue donde me encontré con un chico. Ya le había visto un día antes recogiendo basura de manera altruista. Llevaba tatuada una parte del mundo en su espalda, y yo, toda feliciana, iba en bicicleta con mi bañador y descalza. Fui a presentarme y le mostré las dos mitades del mapamundi que ocupan mis pies. Esa noche nos acordamos el uno del otro y nos saludamos. Charlamos, tomamos unas copas. Me contó que los de Mi familia vive en Alaska son unos farsantes, pues no son de ahí. Se lo he dicho a mi madre que es super fan (quería que fuéramos a buscarme novio por ahí) y no se lo cree. No hay más ciego que el que no quiere ver. Y un poeta enamorado.

Resultado de imagen de mi familia vive en alaska

La música se apagó y la gente empezó a marcharse. A casa no, al siguiente bar. El Rhumbar, todos van a morir ahí, a tomar la penúltima, a bailar y a sudar, a besar y a hacer el amor con algún surfista sobrio que mañana no pillará ni una ola. El de Alaska y yo fuimos juntos en un triciclo. Bailamos juntos y cada uno por su lado. Conocimos gente, juntos y cada uno por su lado. Estaba a gusto con él, sin roces, sin ataduras, sin planes, sin compromisos. Simplemente el momento. No me atraía demasiado y no tenía pensado acostarme con él. Al menos no en el tercer mojito.

El de Alaska conoció a una pareja chilena. El estaba de empótrame ya y reviéntame las entrañas, llámame perra, azótame y no me pidas permiso. Ella se llamaba Josefina y era un bombón latino. Me presenté y bailamos los tres, los cuatro. Bailé con ella, bailé con él. El me pidió que besara a su novia en la boca y eso es lo que hice.

El de Alaska me dijo que nos fuéramos y me hice la loca. Me estaba dando cuenta de que me caía fenomenal pero no era mi tipo para nada. Una hora después seguíamos bailando, él cada vez mas sudado, yo cada vez más segura de que no me lo follaba ni de coña. Y se marchó al baño a hacer un pipi o una de caca, tampoco le pregunté.

Y justo en ese momento aparece un veinteañero de ojos brutales, cara de bueno, rubio hasta morir, guapo de cojones. Y nos quedamos mirando. De repente todo empieza a funcionar a cámara lenta como en una película. En este plan.

Imagen relacionada

Siento que todo y todos desaparecen. Le pregunto y descubro que es alemán y me despierta de mi embelesamiento un canario que con excesivo acento me dice.

-Este tío es el puto amor, es una de las mejores personas que conozco, es increíble. Bla bla bla.

El canario me incomoda y me lo quito de encima rápido.

-¿Por qué crees que me lo tienes que vender? Yo al alemán me lo llevo puesto.

Y justo cuando iba a robarle todos los besos que ya me debía, reaparece el de Alaska de su visita al Sr. Roca. Fue un momento de lo más extraño. El alemán estaba esperando mis besos, mis caricias  para fundirnos en un abrazo sin fin. El de Alaska había desaparecido unos minutos y veía como su presa de la noche ya se estaba dejando devorar por otro, al menos con los ojos.

El de Alaska me preguntó ¿Qué pasa? Y le dije la verdad. Le dije que me acababa de enamorar del alemán. No debió de entenderme entre tanto ruido o no debió de sentarle muy bien. Hasta en dos ocasiones me preguntó

-¿Te quedas conmigo o te vas con él?

No le debía fidelidad ni pleitesía. No le había prometido nada, no era mi dueño, no nos habíamos besado y a mí el alemán no se me escapaba. Por la gloria de mi madre. Pero no soy una insensible y me sabía mal, rematadamente fatal. Así que mi mente estaba ¿Me quedo? ¿Me voy? ¿Me quedo? ¿Me voy? Ya me entendéis.

Y de nuevo, esta vez con un rictus más serio que las veces anteriores y clavando su gélida mirada en mis ojos:

-¿Te quedas conmigo o te vas con él?

Fue el quien vio que aquel alemán me había desarmado y casi en plan paternalista me dijo:

-Márchate con él anda.

No tardé ni medio segundo en pirarme de la pista de baile. Me sentí mal porque pensé que si me lo hubiera hecho él a mí me hubiera jodido. Pero la vida es así, unas veces se gana y otras se pierde. El alemán se había alejado unos metros y estaba sentado en una mesa. Esperándome, eso estaba más claro que el agua. Me dirigí a él y sin mediar palabra besé sus labios que me supieron a gloria, a helado de pistacho, a salvación y perdición a la vez. El ardor era intenso. El deseo me abrasaba por dentro.

Nos besamos como si fuéramos novios, como si hiciera todo un verano que no nos vemos. Fue precioso, de veras.

Creo que había pasado todas las penurias que pasé en semanas anteriores valieron la pena tan solo por los momentos que pasé en brazos de Mein Herr, perdida en sus besos y abrazada a su piel. Deseaba no separarme de él. Le tocaba como el que lleva toda una vida esperando. No podíamos dejar de besarnos, nos deseábamos como dos adolescentes.

Le pregunté si dormía en un dorm (todos a una Fuenteovejuna) o si por el contrario gozaba de una private room. Me dijo que estaba alojado en un backpackers y que dormía con 12 personas más. No es que tenga yo problemas en follar con gente al lado durmiendo (no sería la primera vez ni la última; ya os contaré una de estas historias, también acontecida en mi querida Filipinas, la semana que viene) pero ya que tenía mi propia habitación me pareció del género tonto no consumar el amor que ya nos incendiaba por dentro en mi private room. En mi cama kingsize, como el pene del mago.

Le dije que yo tenía una habitación para mí. Sonrió. Y sin más dilación le dije:

-¿Quieres que pasemos la noche juntos?

De hecho se lo dije en inglés…

No se lo pensó mucho y asintió

-¿Has de despedirte de alguien?

Mein Liber Herr me dijo que no, que no hacía falta. Yo le dije que me diera dos minutos, que tenía que despedirme de los chilenos. Estaba delante y acababan de presenciar nuestra escena romántica.

-Chicos, me voy con el alemán. ¡Me encanta! Un placer conoceros!!!!

-¿En serio te vas a ir con él? ¿No te vienes con nosotros?

-Pero….no sé, no sabía que estuvierais interesados en pasar la noche conmigo.

– ¿En serio Pepa? ¿Con él y sin nosotros? Te vas a arrepentir, no sabes cuánto.

Yo flipaba. Tenía a un alemán de 24 años, joven y hermosos, y a una pareja de chilenos molones. El estaba tremendísimo mami y ella era una preciosidad. Y los tres querían pasar la noche conmigo. ¿Se puede pedir más?

-Joder habérmelo dicho antes. Acabo de decirle al alemán que nos vamos.

-¿Entonces?

Y pensé Donde caben dos caben cuatro y les dije.

-¿Y los cuatro? 

Escena Four Lovers

-Dale Pepa

Al alemán también le pareció una excelente idea porque cuando nos acercamos los tres, nos fundimos los cuatro en un tierno abrazo comunitario. Y nos besamos. Yo con el alemán, el alemán con Josefina, Josefina conmigo y su novio, yo con el novio de Josefina. Y yo con Josefina. Y he de deciros que la cosa funcionaba a las mil maravillas.

¡Ale, pues todos a la private room! 

Así es como acabamos amándonos y sudando felices los cuatro. Cuatro amantes deseándose, incendiándose las partes intimas, acelerándose los corazones y acariciándose el alma. Y follando, claro está, Fue lindo, divertido, tierno y salvaje. Apenas salió el sol la pareja chilena se marchó. Debían coger un vuelo pronto por la mañana. Nos despedimos con un beso en la boca y un sincero hasta pronto. Mein Lieber Herr y yo seguimos durmiendo abrazándonos y respirándonos fuerte unas horas más hasta que se marchó. Muchos besos con lengua y un placer conocerte. A las diez de la mañana ya no quedaba nadie en mi cama, salvo yo que me quedé un rato más a solas sintiéndome la mujer más feliz de Siargao. Y eso es ser muy feliz.

¡Feliz Día de San Valentín!

Para los que pasan del rollo , como siempre…

!Feliz Sexo!

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

Contáctame en escribenos@cosmopolitan.es