Sexo mochilero en El Nido

¬°Hola Mis Chic@s Molon@s!

Ya os conté en mi post anterior que de las Filipinas he vuelto hastiada de follar. El mélange à 4, un intenso affaire de dos días con un australiano, un aquí te pillo aquí te mato con Nacho, un catalán alto y guapo. Y sexo mochilero con Kayle, el lindo galés.

A Kayle le conocí de dancings en un bareto de El Nido, Palawan. Salí a fumar un piti y su colega me pidió fuego. Un grupo de ocho galeses solteros de viaje por las Filipinas. Bebían ron del malo y fumaban como cosacos, cantaban canciones folklóricas de su tierra. Hablamos de su tierra, de la independencia y de la Reina Madre de Inglaterra. La Queen no les caía demasiado bien a la cuadrilla galesa. Mi mega eficiente radar del amor ya había fichado la presa de la noche. Uno delgadito, calvo, sonrisa preciosa y unos ojos verdes para comerle toda la polla: Kayle. Debía que actuar rápido, así que en una de esas ocasiones en las que pasé por delante suyo le solté:

-You are the cuttest guy in The Philipines. Pa l@s lerd@s: Eres el chico m√°s mono de Las Filipinas.

A partir de ahí nos mirábamos desde un lado de la pista al otro, salíamos juntos a fumar, bailábamos. Mis amigas se marcharon y decidí quedarme porque al igual que a mi querido alemán, al galés me lo llevaba puesto. En un momento dado salí afuera para disfrutar de las vistas y respirar aire fresco. Y de paso para ver si lo veía por ahí bambando, hacía un rato que le había perdido la pista al muchacho. Hasta que se me acercó

-Nos vamos a nuestro hotel. Est√° en la playa. Vamos a tomar unas birras¬† ¬ŅTe vienes?.

-Ok.

Fuimos en triciclo con un par de amigos suyos y cantaron temazos galeses hasta que llegamos a nuestro destino. Bebimos unas birras mientras escuchábamos preciosas canciones que salían de su móvil. Hablamos de tonterías, del viaje y de cómo se ligaba por sus latitudes hasta que por arte de magia, sus amigos fueron desaparecieron y nos quedamos solos.

¡Cómo me gustaba ese chico! Me besó de repente.

Yo le respondí y me encendí enseguida. Tenía el biquini empapado, os lo juro.

РDesde que me dijiste aquello ya no existía ninguna otra en el bar. En todo momento sabia donde estabas.

-Bueno.. ¬ŅYo tambi√©n he colaborado no? Mis amigas se han pirado y me he quedado por ti. Y aqu√≠ estoy.

Los dos desvelamos nuestras cartas. Yo estuve apunto de decirle que me encantaba much√≠simo pero requetemuch√≠simo, que me encantar√≠a volver a quedar con √©l, que me flipaban sus ojos y su sonrisa, y que me quedar√≠a mir√°ndole el resto de la noche. Pero no me atrev√≠. Y volvi√≥ a besarme. Nos besamos un rato. Con calma, con mucha delicadeza, luego con un desenfreno que me picaba por dentro y que, al menos a m√≠, me nac√≠a de las entra√Īas.

-¡Quédate a dormir. Eres demasiado sexy para dejarte marchar! Y volvió a besarme.

Yo a m√≠ misma: ¬°Toma Jeroma Pastillas de Goma! Tranqui tron que yo de aqu√≠ no me voy hasta que follemos como bestias y me comas el chichi hasta que a√ļlle como la Shakira.

En tiempo de guerra todo agujero es trinchera, ¬Ņverdad? Pues¬†de viaje cualquier sitio vale para un revolc√≥n. El¬†se alojaba en un dorm, es decir, una habitaci√≥n compartida con un mont√≥n de personas, no s√© exactamente cu√°ntas. Lamentablemente no hab√≠a otra opci√≥n para pasar la noche juntos y conocernos b√≠blicamente, as√≠ que me col√© en el dorm y en su cama. Nos besamos y desnudamos en silencio.

Que sepáis que follar al estilo mochilero, en habitaciones compartidas con varias personas tiene su aquel. A mí me daba un poco igual pero el no paraba de taparme con las sábanas. Cada vez que me destapaba y me quedaba con el culo o el chichi, o las tetitas al aire me tapaba. ¡Tan mono!

Resultado de imagen de cats under blanket gif

Moner√≠as aparte follamos como descosidos aunque en silencio. Kayle me tapaba la boca y me susurraba al o√≠do que no hiciera ru√≠do. Que ma√Īana follar√≠amos m√°s y mejor, sin nadie, los dos solos. Me puse encima suyo y con el sigilo de una serpiente cabalgu√© sobre √©l mientras me sujetaba de donde pod√≠a. Y me corr√≠ gloriosamente. Aquel polvo en medio de la oscuridad y con durmientes alrededor fue de las noches m√°s maravilloso que recuerdo. Dormimos acurrucados el resto de la noche. ¬°Fue tan bonito nen@s!

A las ocho de la ma√Īana se march√≥ porque ten√≠a que irse en una de esas barquitas molonas a recorrer los rincones con m√°s encanto de la isla. Me dej√≥ que me quedara en su cama. Me despert√© un par de horas m√°s tarde y march√©. No sin antes dejarle una nota con mi tel√©fono. Podr√≠a deciros que me llam√≥ enseguida, que repetimos, esta vez, los dos solitos, que tuvimos un intenso affaire y que no nos hemos separado desde entonces. Pero mentir√≠a como una cosaca. Lo cierto es que el gal√©s no me hizo ni puto caso, ni un pu√Īetero whatsapp me mand√≥. Y la verdad es que me jodi√≥. Y me jodi√≥ porque me gustaba. S√© que fueron apenas unas horas embriagadas pero el gal√©s me pon√≠a f√≠sica e intelectualmente. En fin, unas veces se ganas y otras se pierde.

Personalmente no es la primera vez que me marco una de sexo con testigos oculares. Ya os cont√© cuando hace unos a√Īos me regal√© un viaje de lo m√°s mol√≥n por Australia y el sudeste asi√°tico. En Sydney conoc√≠ a Panco, un chileno que apenas hab√≠a cumplido 26 primaveras. Mi chileno ten√≠a el vigor propio de su juventud y no se cansaba. Funcionaba como el conejito de Duracell y me dej√≥ literalmente KO. Ya por la ma√Īana sal√≠ un momento de la habitaci√≥n para ir al ba√Īo. Anduve de puntillas sin hacer mucho ruido y al entrar de nuevo en la habitaci√≥n me di cuenta de que hab√≠a un tipo durmiendo en la litera de arriba, esa en la que no hab√≠a reparado.

TTPY. Es decir, ¬°¬°Tierra Tr√°aaaaaaaaagame Pero Ya!

Imagen relacionada

No acab√≥ ah√≠ la cosa. Al salir de la habitaci√≥n, todos los compa√Īeros de piso de Panco estaban en el sal√≥n. Reuni√≥n de la Plana Mayor. Y antes de poder decirles ‚ÄúHey guys‚ÄĚ, uno de ellos me grit√≥: ‚ÄúGood morning, rock star!‚ÄĚ Al principio no entend√≠ la bromita, no llevaba un outfit muy roquero que digamos. Entonces ca√≠ en la cuenta de que adem√°s de que el Gran Hermano de la litera de arriba no estaba ciego, los compis de piso del chileno tampoco estaban sordos.

En fin…cosas que pasan.

Intuyo que a much@s no os parecer√° bien eso de follar en habitaciones compartidas. Lo entiendo porque cuando me ha tocado a mi presenciar un polvo ajeno me he puesto de muy mala ostia. De nuevo, unas veces se gana y otras se pierde.

bty

Queda terminante prohibido follar en las habitaciones de los hostels.

Pero que no os enga√Īen. Las habituales hostales para backpackers en los que duermes con chiquicientas personas de todas las nacionalidades e idiosincrasias posibles son perfectamente v√°lidas para un sexo sin tapujos y abierto al p√ļblico. Ser√° el tuyo o el de los dem√°s. Te aconsejo que seas t√ļ el que se dedique al folleteo. No hay nada m√°s atroz que saber que alguien en la habitaci√≥n est√° practicando sexo y no eres t√ļ.

Y adem√°s no te invitan.

¬°Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, S√ďLO EN EL AMOR, LA M√öSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPA√ĎEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

Contáctame en escribenos@cosmopolitan.es