Guía útil para chupar requetebien

¡Hola Mis Chicas Molon@s!

Qué importante es chupar o comer bien. Hablo de venéreos penes o suculentas pollitas. Aunque no me instruí oportunamente hasta los treinta en el arte de mamar, he de confesar que si el tipo en cuestión me pone/ mola considerablemente, me amarro como una loca al pilón. En cuanto a mis particulares flirteos con las bajas pasiones masculinas no os vayáis a pensar que me paso el día entregada a la rijosa causa y con la boca llena. Pero amigas y amigos, en esta vida hay veces que lo mejor que un@ puede hacer es abrir la boca, cerrar los ojos y tragar.

Son infinitas las motivaciones que nos alientan a aplicarnos con afán y dedicación al versado arte de mamar. Porque es preciosa y sientes un implacable deseo de que sea toda para ti, porque el muy iluminado de tu fucker no deja de empujarte la cabeza hacia abajo y ya que estás pues tragas, por amenizar la velada, porque sí y punto pelota. O porque simplemente también eres un/a comepollas, como yo.

Linda Lovelace en Garganta Profunda. ¡Mmm de rechupete!

Quizás sea la avaricia la que se apodera de ti y te abandonas al arte de mamar para que en un quid pro quo de honestidad brutal te pague con la misma moneda y acabe comiéndote él a ti el chichi. Sean los que sean los tus motivos personales he aquí mi granito de arena al sublime talento de la fellatio a través de esta practiquísima guía para comer sabiamente.

Fuera mieditos

La polla no es el enemigo. Repítetelo conmigo cual mantra sexual en voz alta mientras te miras fijamente en el espejo y te lo crees a pies juntillas. No abandones este cántico genital hasta que cause un impacto total en tu mente. Una vez te sientas como Juan Sin Miedo da un nuevo paso adelante y achucha vigorosamente la idea de estrechar lazos más íntimos con el pene de turno. Ábrete al ejemplar en cuestión y pronto descubrirás que se doblegará ante ti ante la más mínima muestra de cariño y afecto.

Frota, frota y vuelve a frotar sus pantalones como si fuera un perrito al que tienes mucho cariño. Por favor, no te entretengas demasiado con las caricias, desabróchale el cinturón (si aún lleva los pantalones puestos), bájaselos con diligencia y ponte a la faena. Que la mamada es para hoy, no para mañana. Aunque si quieres ser u poco hija de puta, dile que tienes que ir un momentito al baño y date una vuelta pr joder un poquito hasta que lo tengas calzón bajao condón puesto. Jijiji

Chupar/mamar como si te fuera la vida en ello. ¿Cómo te explicaría yo a lo que me refiero? Un supuesto; digamos que por fin ha llegado el día de la Apocalipsis zombie, en cuyo caso literalmente no hay un mañana para la humanidad, y esa belleza que se muestra ante ti fuera la única y última polla disponible sobre la faz del condenado planeta. ¿Me captas? En esta vida hay que ser una buena comepollas, al igual que hay que ser una buena persona, un buen amigo, un buen cristiano. Pasión leñe, pasión.

Presta atención ahora a la idiosincrasia del pene. Que yo sepa no es una gelatina, no es una pajita o un spaguetti, ni tampoco es un pincho moruno o un flash de la infancia. Simplemente es una polla, de toda la vida. De gran talento o de ridículas dimensiones, pero polla al fin y al cabo. Y como tal has de tratarla. Cógela con garbo, gracia y gentileza. Ya que estás con la actitud añádele una pizca de sensualidad, cuarto y mitad de ganas y toda la pasión que sientes por las cosas bien hechas y por las que te recordarán los tuyos cuando te hayas pirado al otro barrio.

Seas dama o caballero has de entregarte al desempeño del francés con carácter saleroso, generoso y dispuesto. Si tal es el brío con el que deleitas a tu pareja sexual probablemente surjan minucias como que se te desencaja la mandíbula o te entran arcadas. Daños colaterales, no le des más importancia y tú a lo tuyo.

Imagen relacionada

Limpieza de los bajos fondos

Esto es para ellos. Por favor procede sin más dilación a una profunda limpieza del cimbrel.

Saliva o lubrica

Usa mucha saliva pero mucha saliva, toda la que puedas.  o lubricante comestible. Hay de sabores si es que no te gusta el sabor de su pene, pero si ese es el caso, mala marcha amiga. Todo por una felación húmeda y resbaladiza.

Mirada lasciva en todo momento 

En general suele ocurrir que cuando estamos chupando nos da por cerrar los ojos, intuyo que con la intención de concentrarnos por completo en la mamada propiamente dicha. Yo te animo a que pruebes lo contrario y mantengas los ojos bien abiertos. Penétrale con una mirada lasciva de esas que dicen hola mi amor soy yo tu lob@, quiero tenerte cerca para comerte mejor mientras te la metes en la boca, la besas con tus labios, la humedeces y te la llevas hasta lo más profundo de la garganta.

Resultado de imagen para felacion tumblr

¿Comer huevos?

Gran dilema donde los haya, sí querid@s. El asunto de que a uno le coman las pelotas también es cuestión de gustos. Antes de ponerte manos a la obra pregunta al propietario si las pelotas son comestibles o no. Si la respuesta es afirmativa ya sabes que tienes luz verde. Hunde tu cabeza entre sus piernas y métete un huevo en la boca, chúpalo hasta dejarlo bien mojadito y devuélvelo a su sitio. Haz lo mismo con el otro y repite hasta que lo consideres oportuno o hasta que a él se le desgasten las pelotas.

No muerdas, ¿por qué muerdes?

Haz como si no tuvieras dientes y si has de morder que sea únicamente sobre la tela del pantalón o del calzoncillo. Dientes en el prepucio never in the life, que duele un huevo y parte del otro.

En el glande puedes centrarte un momento: mordisquearlo (que no morderle) o lamerlo con la punta de la lengua en círculos. Lo mejor de este momento es que es increíblemente sexy y visualmente excitante: Imagínate, tú estás delante de pene, lamiéndolo. Es el momento perfecto para mirarle a los ojos en pla guarrilla y sonreír. Escándalo segurado!

La mamada propiamente dicha

  1. Despiértale con besos y lamidas pequeñitas por todas partes.
  2. Una vez bien besuqueado el pene, recórrelo de arriba a abajo con la lengua. Deja la huella de tu legua, que se note su humedad y su calor. Repite el recorrido. Puedes empezar ya si quieres a tocarle las pelotas.
  3. Métetela en la boca y chúpala con vigor, decisión y serenidad. Sácala. Repite este proceso e intenta combinar distintas velocidades e intensidades, para que la mamada o sea monótona. Un toque de originalidad siempre es bienvenido.
  4. Es el momento ideal para que intervengan tus manos. Sujetas o masturba la base del pene mientras chupas con brío y frenes.

¿Hasta cuando? Pues básicamente cuando comience a temblar y crezca hasta que esté tan hinchada y tan dura que esté a puntito de explotar. Se le acelerará la respiración, se tensará, le subirán los testículos. Entonces succiona y hazle una de garganta profunda. Una vez que la pililota esté a puntito de reventar de ganas prepárate para la gran corrida.

¿Y la corrida…adónde va a parar?

Pues hijas mías, a ellos casi cualquier sitio les vale, pero a la mayoría les pone cantiduvi diseminar su particular leche blanquecina y viscosa en boca, tetas, culo o chumino. Básicamente, dónde les dejes vaya. Lo de tragarse el semen allá cada cual con su dieta, no seré yo la que diga si has o no de tragártelo. No es estrictamente necesario, pero recuerda que según los estudios beber semen pone el corazón feliz, contento y lleno de alegría. Para tu cultura general, he aquí las múltiples cualidades este producto sin par que os comenté hace un tiempo.

¡Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, SÓLO EN EL AMOR, LA MÚSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPAÑEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

Contáctame en escribenos@cosmopolitan.es