¿Cuál es el plan? La mejor frase para que te lleven directa al magreo

¡Hola Mis Chic@s Molon@s!

¡Pepita folladora, Pepita folladora!

Cantad conmigo, todos juntos y al unísono: Pepita folladora, Pepita Folladora.

Estoy la mar de contenta y quiero compartir lo que me ocurrió el pasado finde. No todo, solo los asuntos de alcoba, que son los que os interesan guarrillas mías.

Fui a un evento muy cool el sábado pasado. Cerveza gratis, música molona por un tubo y gente inquietante. Entre ellos mi barbudo. Tenia un interesante parecido al muchacho del anuncio de Trivago, más guapo él. Fue verle y surgir el buen rollo. De aspecto hipster, educado y divertido, le dije que si se unía al siguiente garito. Iba con un amigo y al ver muy claras mis intenciones, y entiendo que sientiéndose recíprocamente atraído por mi, dijo que sí.

yes

-Te veo ahí, iré con la moto, salvo que quieras venir conmigo.

Ahh me rechifla, así que le dije a mi amiga que nos veíamos en el siguiente garito, que iría con mi nuevo friend Brandon, a bordo de su moto. Aunque de sobra sé que Brandon sería el homónimo de nuestros pijos por antonomasia Borja, Bosco o Cayetano, no os dejéis dominar por los prejuicios. Ni pijo, ni cursi, ni nada. Todo lo contrario. Músico, instruido en diversas artes, parlante de diversas lenguas y lo mejor de todo, es que tenía una barba que no le olía. Ya sabéis mis manías con los hedores, pues a este no le olía nada, ni la barba, ni la boca, ni la polla, que algunas huelen a walking dead y dan muchas ganas de llorar y potar a la vez. Chicos, un poco de limpieza por vuestros bajos fondos, os lo ruego. Recordad, antes de bajarse al pilón una dosis de jabón siempre es todo un detalle para con la que os la va a chupar. Al menos que sea de buena gana y no muramos en el intento.

Resultado de imagen de amores toxicos

Brandon y yo charlamos en la barra del bar y le dije que era el primer americano que me caía bien. Claro, es que el tío había viajado y gustaba frecuentar sitios alternativos y conocer gente venida de otros países. Total que al cabo de un buen rato de tertulia me acompañó a fumar un piti a la calle y enseguida lo vi claro. Inmediatamente le pregunte mirándole con ojos de hechicera y voz seductora.

-So, what’s the plan Brandon? Traduzco: ¿Cuál es el plan Brandon?

Mágica frase, porque no me hizo falta nada más para que el muchacho me dijera.

-¿Quieres venir a mi casa?

-OK Brandon.

Y ahí que nos fuimos. Volvimos en moto, yo abrazada a su espalda y ya acariciándole sus pequeños michelines con menos timidez que en el trayecto de ida. Duró poco el trayecto, pero me sentí una motera rebelde y una encoñada princesa a la vez. Y aunque no estábamos en Roma, ni él era Gregory Peck ni yo la encantadora Audrey (sobran apellidos), sentí que estaba de vacaciones. En ocasiones soy moñas, lo sé. ¡Dejadme vivir!

vacaciones-en-roma-30

-Te aviso que me encantan los cariñitos- me advirtió antes de llegar a su casa –¿Y a ti?

-Oh yeahh – le dije asintiendo con frenesí.

Sus tiernas palabras terminaron de encandilarme. ¡Genial, un oso amoroso para esta noche! No faltó a su palabra el hombre, porque nos pasamos toda la noche abrazados y aunque a ratos dormíamos cada uno en nuestro lado, siempre había una mano que se tocaba, un pie que se rozaba, unos labios que besaban dulces. Sus manos que me levantaban la camiseta para tocar teta, las mías abríendose paso bajo sus calzoncillos en busca de su sexo abultado. Lo que no me advirtió el muy bribón es que además de ser un maestro de los cariñitos, era un excelente comecoños, de los que no quedan demasiados. La verdad es que flipé en multicolores mientras sentía su barba entre mis piernas y notaba perfectamente como su lengua hacía virguerías en mi negocio. Fue un cunnilingus sublime y no pude evitar correrme como una pistola de agua.

giphy

Un cunnilingus soberbio, sobre los que habla Juan Abreu, que asume mucho más de lo que el hombre medio sabe.

Asumo que me han leído y saben del olisqueo previo, y que del olisqueo hay que ir al soplo, y del soplo al resoplido y del resoplido al suspiro. Y  de allí al balbuceo y del balbuceo al sabotaje de la alternancia. Asumo  que saben que hay que prestar mucha atención a los cambios de  frecuencia, que son fundamentales. Lamida y roce, y el consiguiente  frotar vigoroso. Pespunteo y pausa. La construcción de la zozobra. El  ataque sincopado, el presionado inclemente, el olvido temporal del  clítoris, etcétera. Asumo todo eso. Juan Abreu.

Brandon lo sabe, y muy bien. Brandon, si alguna vez me descubres y lees esto que sepas que te estaré eternamente agradecida por el precioso sexo oral que me regalaste siendo una práctica desconocida para ti. Tu lengua la llevó en el corazón, al menos hasta que aparezca otra más viperina. Que Dios te bendiga Brandon. Sobre todo tu lengua.

chocho

Al día siguiente me desperté con besitos en la cara, la boca, el cuello y caricias en mi espalda. Besos de enamorados y suaves embestidas anunciando la inminente despedida. Me colocó de nuevo el collar que en algún momento de la noche había perdido enredada en sus brazos o empotrada contra la pared y me escoltó hasta la puerta. Antes de dejarme salir, volvió a tocarme y a besarme con delirio. Yo volví a palpar ese bulto dentro de sus pantalones que estaba a punto de explotar. Nos encendimos hasta que le pregunté si, a punto de despedirnos, aquel magreo tenía algún sentido. Convino que no. Y esas fueron las ultimas palabras que intercambiamos. El tenía que ir al hospital a ver al bebé de un amigo que acaba de nacer, yo tenía una comida con valencianos y catalanes. Paella para más INRI.

Inmediatamente después de salir de su casa, y con el corazón más contento que Marisol cuando la muchacha cantaba a todas horas, llamé a mi amiga Mary Charming para narrarle lo sucedido.

– Marycharming canta conmigo ¡Pepita folladora, Pepita folladora! ¿Se puede ser más feliz? Es verano, tengo 37 años, estoy sana, mi familia está bien y estoy recién follada por un tío estupendo con el que no he intercambiado teléfonos y al que no volveré a ver, porque este tampoco es el mío. Y lo mejor de todo es que tengo el domingo libre por delante para hacer lo que me da la gana.

¿Cuál es el plan?

Servidora se pira de vacaciones con vuestro permiso. Pasaré unos días de roadtrip en la costa Oeste De Vegas a San Francisco, ya os contaré. Espero traeros historias de noches calientes y escarceos en la playa con empotradores para toda la vida o caballeros de una sola bala. Luego me dedicaré a la vida contemplativa, a hacer muchas cosas, a no hacer nada, a descansar, a alternar hasta ver el amanecer y desayunar con gente rara. No tardaré demasiado en volver, lo suficiente como para que me echéis de menos, aunque no tanto como para que me abandonéis por otra. Volveré en octubre, pero mientras tanto, siempre podéis entreteneros repasando vuestros posts favoritos de antaño.

Besos a tod@s. ¡Nos vemos en otoño!

¡Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, SÓLO EN EL AMOR, LA MÚSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPAÑEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

Contáctame en escribenos@cosmopolitan.es