Dirty Dancing es como la vida misma

¡Hola Mis Chic@s Molon@s!

Cada vez que veo esta película es como si la viera por primera vez. Me rechifla, porque Dirty Dancing es como la vida misma. Abordaremos hoy, en un análisis pormenorizado, las secuencias más estelares y calentorras de una de las grandes películas de la historia del cine musical.

Luces, cámara, acción.

Desde el minuto cero en el que Baby trae la sandía al guateque molón que se monta el staff en los cobertizos del hotel Kellerman (donde la joven pasa unas idílicas vacaciones estivales con su perfecta familia americana), a la prota se le hace el chichi pepsicola en cuanto ve al buenorraco de Johny Castle menear el esqueleto.

watermelon

La pobre está tan en shock que sólo le sale lo de la sandía. Mítica frase del cine que sin duda pasará a la posteridad. Normal que Baby se quede muda, Johny es de esos hombres que son capaces de empapar, no digo mojar, digo empapar, las bragas hasta de la mujer más dura. La cosa del enamoramiento comienza cuando él, con un simple gesto con el dedo como diciendo Ven aquí nena que te voy a enseñar lo que es bailar, ella lo mira cual cordera degollada y no se piensa dos veces lo de bailar con él. Desde que suena esa canción, sucia, lenta y desinhibida, él se dedica a mover pelvis como nadie sobre la faz de la tierra y a restregarle la cebolleta mientras la mira con deseo y sudado, que es como miran los auténticos empotradores. Ella no puede evitar lanzarle esa mirada de enamorada total. ¡Estás jodida Baby!

Una vez finalizado el perreo máximo, él abandona la pista de baile a la francesa (como si estuviera haciéndose pis y no pudiera aguantarse más) y ella protagoniza, pobreta meua, el mayor momento de ridiculitis de toda la película. ¿Que no?

Él con el baile ya la ha enamorado, por eso cuando ella avista la oportunidad de echarle una mano a la rubia (que ya sabe ella que no es la churri del maromo, sino su best friend), enseguida piensa que un acto de solidaridad para con ella puede darle mucho puntos. Sino a qué santo tanta ayuda y solidaridad. Por eso en cuanto surge la chance de bailar con él mano a mano, pechito con pechiton y ombligo con ombligo para “hacerle un favor a la otra” y que pueda ir a abortar clandestinamente en manos de un chapucero, no se lo piensa dos veces. Esta Baby aunque lo parezca, de tonta no tiene un pelo. Además, por si no lo sabíais, Baby es esa pija de corazón rebelde que todas, casi todas, llevamos dentro.

Pasemos ahora a Johny. Su outfit me resulta un poco hortera de bolera/ macarra, pero se lo perdonaremos por reguapo. Digo yo que estos estilismos son cosas de las modas de otros tiempos. La peli está ambientada en los 60, aunque cuando se rodó corrían los años 80, una época difícil y controvertida en muchos sentidos. Si yo os enseñara los conjuntitos mortuorios que me encasquetaba mi madre para ir al cole y después a catequesis, me matáis por desgraciada. Por eso, perdonémosle a Johny la falta de gusto en el vestir. 

Volvamos al baile. Comienzan las clases intensivas con Johny para el show, y ella, que nunca mentía, comienza a ausentarse continuamente del seno familiar con falsas excusas. Con el temazo de Hungry Eyes ella literalmente ya muere de amor. Pero la pobre no tiene la culpa, ese es un golpe bajo Johny, la de los ojos hambrientos es una canción terriblemente seductora e infalible.

-Baby hija, a estas alturas de la película ya estás mega colada y lo sabes. Sino a cuento de qué tanto maquillarte y bailar tú sola como si estuvieras loca en el puente de camino a clase.

A mí no me engaña porque la tía, cada vez se presenta más desnuda a las clases. De la chaquetita de punto que parece que le haya tejido una monja de clausura pasa y ahora se marca unos conjuntitos de fresca muy serios, en plan braguitas de gimnasia monas (pero bragas al fin y al cabo) y camiseta apretada marcando pezones.

-A ver Baby, que se te ve el plumero. Esto es como la que se quita las bragas para pelear porque le estorban. No es necesario, de verdad.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=zvUTZPEFW4o]

Episodio tras episodio, baile a baile, pasito a pasito, se va fraguando esta preciosa historia de amor entre los dos adolescentes (él un tipo de dudosa reputación, ella una niña bien), ese primer amor que todos hemos tenido. El primer amor, el más bonito de todos y también el más jodido de olvidar. A ella se le nota a la legua que está in love, y aunque él parece que no tanto porque sigue yendo de durito y de machote por la life, la dulce y risueña Baby es la primera mujer que le va a arrebatar el corazón, aunque él no lo sepa.

En algún momento de las clases de baile él se pasa de borde y le dice que no sabe hacer ni la O con un canuto, porque no olvidemos que sigue cabreado con el mundo todo el día, aunque nadie le puede negar que tiene su encanto. Y un gran corazón.

chulita

A ella por fin se le hinchan los ovarios, se pone digna y le monta un follón muy serio. ¿Y él qué hace? ¿Besarla?¿Pedirle perdón? ¿Qué va a hacer? Pues lo de siempre. En un arrebato suyo (este hombre es muy de arrebatos, convendréis), se la lleva al río a bailar entre el follaje, el cantar de los pajaritos y el tronco. En este entorno tan bucólico se calman las tensiones y hablan por primera vez en plan conversación normal, porque es que no habían cruzado ni media palabra que no tuviera que ver con el bailecito hasta ahora. Y parece que conectan, además de en el plano físico, sexual y de baile, a nivel intelectual. Él por fin (suena redoble de campanas) abre su pétreo corazón y se les hace de día y luego de noche bailando sobre el tronco.

Él empieza a sentirse cómodo, se relaja y deja salir su parte más tierna, su oso amoroso, para demostrarle que además de estar tremendo tiene un corazón que no le cabe en ese pechito tan sexy que Dios le hadado. Y al agua que vuelven a bailar. Ya se sabe que cualquier baile que comienza en el agua termina en polvo acuático. Lamentablemente para nuestra desgracia, no hay folleteo que valga en el río. Muy fuerte Johny, no entiendo por qué no acabasteis zicutriñando.

Qué casualidad, la canción se llama como ella!

Personajes secundarios

Pasemos ahora a escudriñar los personajes secundarios. La maja de Pennie, que a pesar de la frase poco acertada en la que invita a Baby a volver a su cunita, me gusta mucho. La pobre ha tenido muy mala suerte en la vida, pero es muy buena tía. En la vida real, yo me haría colega enseguida de ella, me mola su rollo. Es una luchadora, tiene los pies en la tierra y se enternece ante los buenos gestos, como cuando mira a Baby con ternura como diciendo qué maja y qué buena es la Baby, y no puede evitar emocionarse. De siempre me han enternecido las personas que se emocionan. Yo creo que en ese momento se hacen amigas y es cuando ella, medio avergonzada por el bombo que le ha hecho el pijoteras de Robby, le comenta que no es ninguna cualquiera, que no se acuesta con el primero que pilla, que pensaba que Robby era un buen chico.

-Mira Pennie, tú no eres ninguna cualquiera por acostarte con todo el que te apetezca. Eso sí, tienes muy mal gusto al haberte tirada al panoli ese.

Pero ¿quién so yo para juzgarla? Que tiré la primera piedra la que no se ha dejado engañar por un capulllo-panoli-estirado como Robby. No valen la pena, ya lo decía el bailongo de Johny.

52f191a80d9f526e6e98da9191e64b6d--patrick-swayze-patrick-obrian

Siempre hay un capulllo-panoli-estirado en la vida de cada una. Yo con el mío me topé hace dos veranos en unas fiestas. Ojo con ellos porque son de esos que al principio parecen geniales, educados, encantadores y luego, en cuanto te follan, te empiezan a tratar como una puta, porque al parecer es lo que piensan de todas las mujeres, que somos todas unas putas (menos su madre, su abuela, su tía y su hermana, claro)  y como putas han de tratarnos.

La hermana de Baby es un personaje muy mítico y bastante repelente. Es de esas hermanas celosas y absolutamente inferiores en todos los aspectos a la hermana a la que no soportan porque envidian. Cualquier cosa que le pase buena a la hermana le jode enormemente. Como a tus ex cuando encuentras la felicidad. Es mala y terriblemente envidiosa, igualito que esos ex.

El padre de Baby es un hombre bueno pero con muchísimos prejuicios, demasiados. Yo creo que es de los que hubiera votado a Trump. El patriarca de una familia de bien, tradicional, creyente, educado y blanco nuclear que piensa que vivir en su burbuja ideal e ignorar las cosas malas que ocurren alrededor es mucho mejor que enfrentarse a ellas. Bueno, hemos de tener en cuenta como son los padres y sobre todo los de la alta alcurnia. Eso de imaginarse que a su niñita se la está beneficiando el macarra del profe de baile que no tiene donde caerse muerto no les hace ninguna gracia. Para un padre, nadie jamás en la vida estará a la altura de su hija y piensan mal de todos los que se acercan a ella. ¿Por qué? Pues porque saben de buena tinta cuáles son las intenciones del chaval. Las mismas que ellos tenían en sus tiempos mozos. Follar. ¿Un poquito machista no? ¡Hacéroslo mirar nuevos padres!

El valiente de Johny enfrentándose a la fiera del padre de Baby

El valiente de Johny enfrentándose a la fiera del padre de Baby

La película sigue su curso (no os la voy a contar toda, qué os pensáis) llega el momentazo que todas estábamos esperando. Él con el pecho descubierto recibe la visita de Baby, que viene con las ideas muy claras. Esta noche me lo follo sí o sí. Tan mona vestida, un poco cursi para mi gusto, pero muy mona. Toda de blanco, con sus zapatillitas tenis, con su pantalón blanco que le hace un culo monísimo y su blusita cuellos barca a juego. Ideal vetida y en la boca un sermón de padre y muy señor mío. Entonces empiezan a alabarse de un forma tan bonita y a decirse las bondades de cada uno y a admirarse.  Precisamente eso es el amor, admiración. Él la admira profundamente por su valentía y ella admite que en verdad tiene miedo de todo, sobre todo tiene miedo de no volver a sentir en toda su vida lo que siente estando con él.

No me extraña que tengas miedo chata, yo también lo tendría, porque esa noche él esta más guapo que nunca, qué barbaridad. Una noche con un hombre así no es corriente, os lo digo yo que tengo unas cuantas en el haber de mi alcoba.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=BcWGJnNhpLU]

Cómo le manosea el culo, con tanta ternura pero con esos ojos hambrientos. Cómo la toca y la vuelve a tocar, la besa y la vuelve a besar, la mira, y la vuelve a mirar. Va a ser que el macarra de Johny se está pillando de la muchacha. Y esta parejita tan bailonga, en este momento de clímax total demuestra que lo suyo definitivamente es el baile, porque en vez de ponerse a follar como haríamos cualquiera de nosotros, él en lugar de lanzarla sobre la cama y hacerle el amor a lo bestia y con dulzura, se queda quieto, silencioso y como si no hubiera roto nunca un plato comienza a bailar con ella otra vez. Ella, extasiada de placer, se mueve como nunca. ¡Qué bien se sabe los pasos la jodida eh! Claro, es que él le ha enseñado la técnica súper bien, así que lo tiene en el bote.

-De esta noche no pasa Baby, hoy Johny cae.

Caer cae y follar follan, pero los muy cabrones no nos lo enseñan. Y al día siguiente, como pasa muchas ves después de follar la primera vez, el primer encuentro es raro. Él se pone en plan rancio y capullo, la ignora, parece que hasta le moleste su sola presencia. ¿Pero qué mosca le ha picado ahora al Johny? No sé muy bien contestar a esta pregunta. Si alguien lo sabe, por favor que nos ilumine.

Todo se arregla y vuelven a costarse. Y es entonces cuando ella le hace la pregunta que jamás de los jamases ha de hacerse, y menos después de echar un polvo. ¿Con cuántas mujeres te has acostado? Jaja, me parto y me mondo.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=LFhlnBzdOtk]

-Baby, fatal, fatal, fatal. Eso no se pregunta. Ni eso, ni si eres mejor o peor que fulanito o menganita, ni pedir nota. Son esas cosas que son pecado mortal después de echar un quiqui.

Él tampoco se queda corto, porque en lugar  de responder que eso no importa o contestarle en otro momento, se pone en plan victimista. Admite haberse acostado con muchas mujeres porque todas huelen muy bien y le ofrecen fajos de papel con la cara de gente muerta, y se siente culpable. Pero luego le echa la culpa a las mujeres y acaba diciendo que en verdad son ellas las que lo usan (veis, que ohny es un tipo muy sensible), algo que parece que a ella le convence totalmente, porque vuelven a la faena. En fin, cosas de la adolescencia.

En algún momento de la relación, la tortilla da la vuelta y parece que ahora la profe de baile es ella. Y la que lleva las riendas de la relación también. Pero se les acaba el tiempo, el verano está llegando a su fin. ¡Menuda putada tronquis! Me entran hasta ganas de lllorar.

torilla

Avatares de la vida, o más bien los problemas de la clase obrera, obligan a Johny a abandonar el resort, y a Baby. Aunque igual un poco cobarde es y por eso se pira. Desaparece en su vieja carraca, esfumándose como el viento y dejando tras de si una espesa cortina de polvo y humo gris. Tras su partida Baby se suma en la más profunda de las aflicciones. Ya no es la que era, ya no sonríe, ya no baila.

El final del verano llega y durante la última actuación de clausura del verano, justo cuando todo el público está a punto de desfallecer de aburrimiento, Johny protaginiza una nueva aparición estelar. Es aquí y ahora cuando tiene lugar el mejor momento de la película, que es cuando él se dirija a la mesa en la que esta arrinconada Baby y suelta la mágica frase, ignorando la presencia del patriarca…

No dejaré que nadie te arrincone Baby.

corner

Ole tus huevos Johny!

No le hace falta ni habar, solo con su presencia calla a todos los asistentes al baile de clausura. Y se ponen a bailar. Este baile final significa mucho más que un baile cualquiera, porque con este último dirty dancing confirman el precioso amor que sienten el uno por el otro. Y que joda el mundo.

Con este baile él la salva a ella, sacándola de ese mundo de florituras, hastío, mañanas en las carreras de caballo, tardes de polo y fiestas solidarias a 2.000 euros el cubierto en embajadas de países tercermundistas donde los niños no sobreviven y a los asistentes se la pela todo porque solo van ahí para salir en el photocall. Y ella lo salva a él, liberándole de esa coraza absurda que le impedía amar de verdad, dejarse llevar y atreverse a querer a alguien por primera vez.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=l9BbUqHrWFI]

Como la vida misma.

P.D: Johny, digo Patrick, descansa en paz. Que sepas que si estuvieras vivo me casaba contigo pero ya.

¡Feliz Sexo!
NO CREO EN LA CIENCIA, SÓLO EN EL AMOR, LA MÚSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPAÑEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

Contáctame en escribenos@cosmopolitan.es