¿After sex bye bye y le pides al otro que se las pire vampire? Muy pero que muy mal

¡Hola Mis Chic@s Molon@s!

Antes de nada, viva el Orgullo. Y viva Madrid porque este 2017 es la capital mundial del Orgullo. Punto. Hoy quisiera hablar hoy de un tema peliagudo en torno al cual existe una amplia controversia. Ubiquémonos. Independientemente de que seáis hombres o mujeres, homosexuales, heterosexuales o lo que os pase por la papaya, imaginaos en la cama después de follar con alguien que no es vuestra pareja estable que va y con todo el rostro os dice algo así.

leave

Tremendo capullo. ¿A vosotr@s qué os parece la crápula jugada?

A mí me parece una cabronada, y más si estamos hablando de altas horas de la madrugada, estás sin blanca y en mi caso seguramente sin saber dónde coño estoy y sin batería. No sé, te has puesto a hablar con alguien que te ha molado cantiduvi, sentimiento recíproco por una vez en mucho tiempo, os vais juntitos y de la mano besuqueandoos en cada puñetera farola, una vez en casa, en la tuya o en la suya, folláis a tope de power y en cuanto él la saca o tú te corres como una condenada, el propietario o propietaria de la casa te dice que te vayas a tomar culo. Vaya, no te lo dirá con estas palabras pero quiere que te vayas por donde has venido.

¿Estamos locos o qué?

Vamos a ver, yo ya sé de buena tinta que cuando la euforia sexual desaparece y la resaca hace acto de presencia machacándote la cabeza con un mazo, la persona junto a la que yaces en esa cama deshecha, en la que hace nada jadeabas como una perra mientras vuestros cuerpos sudados se fundían en uno, ya no te parece tan guap@, ni hay ese feeling más intenso que la fusión nuclear.

la_guerra_de_los_Rose-3

Sé que después de follar como bestias regresamos a nuestra condición de ciudadano mileurista con una cama mileurista que ya no te apetece compartir con ese coyote ugly que amanece junto a ti. También sé que después de creerte que te estás enamorando del otro mientras se la estás chupando o él te está poniendo mirando pa Cuenca como nunca te han puesto mirando pa Cuenca, aquella inexplicable magia que sentías deja de existir y ese viaje onírico de sensaciones multiorgásmicas se va al garete, y tú vuelves a la puta realidad

Pero, lo cortés no quita o valiente. Me parece de muy malérrima educación, la verdad, seas chico o chica, poner a tu amante de patitas en la calle. Después de follar se asume, se sobrentiende, que nadie va a echar a nadie. Después de follar, toca compartir el lecho mancillado. Para iniciar una interesante tertulia (o banal), para seguir follando, para tomaros unas copichuelas mientras salváis el mundo, para echar una cabezadita o lo que os de la santa gana.

Salvo que dejéis claro de antemano, esta forma parte de las prácticas que jamás de los jamases han de hacerse después de follar. Basta con un “Follamos, pero después cada uno a su casa y Dios en la de todos.” El que avisa no es traidor. El cumplimiento de esta normativa se entiende dentro de la normalidad, porque si durante o después del fornicio el amante sale rana, lo normal es salir huyendo. También os salvaría de esta norma no escrita si el personaje con el que os habéis acostado es penoso. SI pertenece a la siguiente especie tienes licencia para mandarl@ a la mierda o a dónde te dé la gana.

Pero esa infamia postcoital de echar a alguien de tu cama después de haber compartido mucho más que fluidos, sudor y saliva, me parece de miserables. Qué queréis que os diga, habéroslo pensado antes. Olvidé incluir este pequeño detalle en el post sobre los 11 pecados capitales del after sex, deberían ser 12 como los 12 Apóstoles, como los 12 frutos del Espíritu Santo, como las 12 horas diurnas y las 12 nocturnas de cada día, como los 12 meses del año, como los 12 signos del Zodiaco. Espero que sepáis perdonarme.

A mí me han echado con mucha sutileza en dos ocasiones. Una fue en Miami cuando ingenua de mí creí que la Diosa fortuna me sonreía con generosidad y copulé con un ser humano bellísimo. Después de que me la metiera por todas partes, rechace y no en pocas ocasiones su propuesta de aquel chileno que me animaba insistentemente a que le practicase una felación con un sutil Va, si es como un chupa-chups.  El muy cretino me dijo ni corto ni perezoso Perdona, pero ¿te importa marcharte? Casi lo mato. Hay que ser desvergonzado, qué desfachatez soltar estas cosas así de sopetón. Me fui, vaya que si me fui, pero no sin antes mostrarle de dónde se colgaba Caperucita la cestita.

fuck-you

La segunda fue poco después, en mi ciudad natal. Fue un sevillano muy guapo que después resultó ser un auténtico retrasado. Al cerrar la puerta, me mee tras ella y no es broma. Literalmente le mee en el felpudo por cabronazo. Salí a la calle, paré un taxi, me dije Para aprender perder y me prometí con la misma dignidad que luce Escarlata O´Hara que aquello jamás me volvería a suceder. Y que yo jamás le haría a otro ser humano algo tan cruel. Aunque tuviera la polla del tamaño de un cheeto.

Ahora ya conocéis parte de los capítulos desgraciados de mi intensa y ajetreada trayectoria sexual. Como veis, en todos os sitios cuecen habas y estas vicisitudes ocurren hasta en las mejores familias.

by

P.D.: Yo hace mucho que ya no me llevo nadie a mi casa para follar, no si no estoy 100% segura y convencida de que después de que me la meta no me voy a arrepentir y voy a desear echarle de mi casa. Aún corriendo el riesgo de que algún desalmado me eche sin escrúpulo alguno, ser la invitada a veces tiene sus ventajas. No tienes que preparar el desayuno, te las piras cuando te da la gana y no tienes que lavar sábanas al día siguiente.

¡Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, SÓLO EN EL AMOR, LA MÚSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPAÑEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

Contáctame en escribenos@cosmopolitan.es