Las fantasías sexuales más frecuentes de las féminas…aunque no digamos ni mu

¡Hola Mis Chic@s Molon@s!

Las fantasías sexuales son el gran tabú del siglo XXI, además del consabido sexo anal. Valerie Tasso, que es experta en la materia sensual, dice que “De la misma manera que trabajamos nuestro cuerpo, a través de ejercicios físicos, al aire libre o en el gimnasio, o nuestra memoria con crucigramas y sudokus, para tener una sexualidad en plena forma, tenemos que tener un imaginario erótico muy rico; pero, para ello, hay que trabajarlo de manera permanente. Si no, se queda en letargo. Y las fantasías sexuales son el “abono” necesario para una sexualidad placentera”.

La sexóloga afirma que “Todas las mujeres tienen fantasías sexuales. Otra cosa es que las confiesen. Porque lo que suele caracterizar una fantasía es justamente su lado transgresor, por lo tanto, su lado “amoral”, con lo cual, “confesar” una fantasía no solamente pierde eficacia al hacerla ”palabra” sino que también es como decir: “fíjate que mal estoy que soy capaz de pensar estas cosas.”

Qué queréis que os diga, la verdad es que tanto en el sueño como en la vigilia mi mente calenturienta da para mucho. A veces hasta me despierto y compruebo que me suda todo el cuerpo y me invaden convulsiones, acaso espasmos, porque creo estar tan cerca del cielo que puedo tocarlo. Me da un subidón que no veas y no me queda otra que pensar en ti, en el otro, en aquellos, en el de más allá, incluso en aquellos amantes que jamás he conocido. Y tocarme. Y jugar con mis labios, mi boca, mis pechos y mis partes porque estoy fantaseando que algo que no está sucediendo sucede de verdad. ¿Qué bonito es soñar, verdad? Porque las fantasías sexuales son eso, sueños. Aunque sean mojados y muy húmedos. Y solo en tus manos está hacerlos realidad.

Las mujeres fantaseamos muchísimo. Al menos yo y las soñadoras de mis amigas nos pasamos el día (y la noche) montándonos nuestra propia película, que reíros vosotr@s de Antoñita a Fantástica. Aunque no os atreváis a confesarlo guarrillas, estas son algunas de las fantasías sexuales que todas las mujeres tenemos.

Un trío

¿Y a quién no le motiva un trío? Y más aún si es con dos mozos de este talento y vigor.

TheDreamers_01

Que él te vea tener relaciones con otro

Eso de saber que el churri te está mirando mientras te tiras a otro es algo en lo que pensamos cuando nadie nos ve. Imaginamos que él se excita mientras ve como otro pene que no es el suyo nos penetra o unas manos que no son las suyas se enredan en nuestra piel. Eso sí, luego déjale que se una.

Encuentros infieles mientras tienes novio

Coquetear con el lado oscuro despierta la hembra que llevamos dentro. Es muy de perras, pero es lo que hay. Nuestra cabecita piensa en amores clandestinos y encuentros sexuales furtivos con el amigo de tu novio, tu jefe, el novio de tu amiga. Es normal amig@,no eres mala persona. La mente y el subconsciente van por libre. Si yo os contara… Bueno, os cuento. Una vez soñé que me lo montaba con mi hermana y con Bush. Flipad. ¿Acaso eso quiere decir que soy una degenerada a la que le pone Bush y tengo desordenes emocionales (déficit de atención por ejemplo) porque que me quiero tirar a mi hermana? Of course not.

Imaginar que os vais a la cama con un desconocido o cualquier otra persona que no sea vuestra pareja es una fantasía muy recurrente y no quiere decir que seáis malas personas. Eso sí, siempre y cuando la cosa quede sólo en la imaginación. Engañar es de necios, de débiles y de cobardes. Y además siempre se pilla a un mentiroso antes que a un cojo.

Sexo con una chica. Guapa, por supuesto.

No se trata de de que a todas nos vaya el rolo bollo, que también, es que una mujer guapa lo es a todas luces.

Y que nos pica la curiosidad. A mí por lo menos me pica e imagino como sería follar con una mujer. Solo de mirarla ya me pongo cachonda. ¿Qué se siente haciendo el amor a una mujer? Quisiera sentir la excitación al masturbarla o penetrarla con un pene ensoñado, desnudarla, tocarle el culo, las tetas, lamer sus pezones, romperle las vestiduras y arrancarle las bragas y el sujetador.

Quisiera verme las caras con una hembra tan segura de sí misma que ni las carnes trémulas, ni la celulitis la desprendieran de un ápice de su grandeza. Querría hacerle el amor a una mujer que me retara. Con su mente, con su mirada, con su cuerpo. Una mujer que se dejara meter mano en un sito público, que no le hiciera ascos a exhibicionismos discretos. Una mujer que se ría en la cama, que llore también, pero que goce, sobre todo que goce como una perra.

Orgías

orgia

La idea de una amalgama de carnes amontonadas nos pone, al menos a algunas, Pensar que pasamos de cama en cama, de hombres y mujeres que conviven en paz y armonía aunque sea por una vez, consumar la pasión infinita y abandonarse al más obsceno de los placeres sin un ápice de vergüenza o decoro. Eso mola mucho.

Bondage

Que nos aten, que nos azoten con una fusta que no duela demasiado. En fin, convertirnos en una Anastia (la de 50 sombras de Grey), pero sin ser retrasada como ella. Para que él o ella sepa azotarte bien, rescato para vosotr@s del baúl de los recuerdos esta guía práctica sobre spanking.

bondage

Fantasead fantasead que el mundo se va a acabar.

¡Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, SÓLO EN EL AMOR, LA MÚSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPAÑEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

Contáctame en escribenos@cosmopolitan.es