He conocido a alguien

¡Hol@ Mis Chic@s Molon@s!

Hoy os vengo breve, pero intensa. A veces, como hoy, me avergüenzo de lo que hago, esto de escribir marranadas todas las semanas para entreteneros y mantener vivas vuestras mentes calenturientas. Y es que he conocido a alguien.

el_diario_de_noa_573958531_322x215No sé chicas, me da como apuro que ese alguien sepa que me saco las castañas del fuego con mis relatos pornográficos y relatando mi vida amatoria-sexual. Que sí, que somos (soy) mujeres modernas y de nuestro tiempo, pero a veces una no quiere desvelar que escribe en un blog de sexo. A ver si se piensa que soy una guarrilla, que lo soy, pero no de primeras.

Pero os insisto, he conocido a alguien. Inmediatamente reflexiono. Cuando después de una cita quedas con una amiga y le dices He conocido a alguien, estás diciendo una de las mayores mentiras de la Humanidad. ¿Has conocido a alguien en un día? Conocer a alguien requiere toda una vida, y a veces, ni siquiera toda una vida es suficiente. A veces la gente se muere sin ni siquiera saber quien es, sin haber sentido, sin haber querido, sin haber vivido. ¿Cómo coño vamos a conocer a alguien en una noche loca si tardamos lo que no está escrito en conocernos a nosotr@s mismos?

He conocido a alguien. ¿Qué esconden esas cuatro palabras que no quieren decir nada y que a la vez, quizás, están diciendo mucho más de lo que un@ pretende? Para mí He conocido a alguien= Que te ha gustado, que te ha llamado la atención. Has conocido a alguien a quien te apetece seguir conociendo, saber de sus luces y sus sombras, lo que le hace temblar, lo que no le gusta, lo que le da miedo. Has conocido a alguien a quien quieres cuidar, con quien quieres seguir follando, si es que te lo has follado ya. Alguien que te despierta curiosidad y unas locas ganas de perderte junto a él por los garitos de la ciudad, y una vez acurrucados en una cama hasta ahora extranjera para ti, también tienes ganas de perderte por los confines de su cuerpo, recorrerle de arriba abajo y que él te diga lo bien que hueles, lo bien que sabes. En fin, que te gusta. Te gusta y punto. Son los retales de un idilio que aún no ha empezado. Puede que jamás empiece, pero qué bonito es mientras dura.

Después de conocer alguien te pones a pensar por qué te gusta. Porque es delicado, porque es guapo, porque te provoca ternura, porque es bueno, porque te excita, porque renunciarías un poquito a tu libertad por estar cerca de él, porque te gustaría saber cómo es despertarte a su lado, porque a su lado te sientes en paz, porque te duermes en sus brazos y le miras toda la noche. Porque no tienes que esconderte, porque no pretendes ser lo que no eres, porque tampoco niegas lo que te susurra tu piel o te dicta tu corazón. Porque todavía es demasiado pronto, tanto que te sientes estúpida sólo de pensarlo, pero te gustaría ser su casa y que él, fuera la tuya. Por eso y por muchas otras cosas que aún no sabes pero no quieres perderte.

Y es que cuando dices que has conocido a alguien en verdad estás conteniendo el mar en una botella. Tus pies descalzos tienen ganas de probar la sal de ese mar ajeno que ayer no existía y hoy se desmelana ante ti. Tu piel, y si eres valiente, tu alma, se mueren por zambullirse en esas aguas desconocidas para ver adonde te lleva su marea, qué cimas por ollar, qué tierras por conquistar.

Pero esto, perrillas, ya lo sabéis de sobra.

No hay nada mejor en en estos tiempos de desencanto que corren que conocer a alguien. Y que te guste. Y que tú le gustes a él, claro. Sino el cuento es una puta mierda. Eso es lo que pasa cuando conoces a alguien. No a un alguien cualquiera. Sino a alguien como tú.

Al menos eso dicen.

¡Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, SÓLO EN EL AMOR, LA MÚSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPAÑEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

Contáctame en escribenos@cosmopolitan.es