Esas cositas mortalíferas que hacemos cuando nos gusta un chico. ¡Basta ya!

¡Hola Mis Chicas Molon@s!

Vale que el amor es ese motor que mueve el mundo, vale que el amor es ciego, pero hay cositas mortalíferas que hacemos cuando nos gusta un chico y que son una muestra absoluta de ridiculitis por nuestra parte. Son esas cosas que si vemos en otras amigas y conocidas nos parecen ridículas y rematadamente bobas, pero cuando nos pasa a nosotras, ayy cuando nos toca a nosotras, simplemente no podemos controlarlas.

Intuyo que a estas alturas del partido has dejado de dormir con su fotografía llena de babas, guardar en la caja de cosas especiales el boli que le prestaste en COU y que él chupó en clase de Lengua, o escribir su nombre junto al tuyo dentro de un corazón. Pero lo que sí sigues haciendo, que te conozco bacalá, es entre otras cosas, imaginar cómo sería tu boda con él.
mi-gran-boda-griegaAquí están las 10 cosas realmente extrañas que hacemos las chicas cuando estamos in love, cositas con las que se te ven el plumero amiga.

1. Le mandas mensajes “por error”

Sé sincera y niega haber hecho esto alguna vez. Ya sé que no puedes. Sólo quiero decirte una cosa, por muy lista que creas ser, te digo que él sabrá que lo has hecho adrede. Lo sabrá y punto. Si le llamas con número desconocido, también sabrá que eres tú. Y punto pelota.

2. Cuando estamos delante del chico que nos gusta, solemos tocarnos a nosotras mismas demasiado. Me explico: nos tiramos todo el rato tocándonos el pelito, enroscando mechones en un dedo, nos hacemos una coleta, nos la quitamos, nos volvemos a hacer la dichosa coletita, etc… Nos retocamos el maquillaje, el gloss, nos arreglamos el vestido, nos bajamos el escote, metemos tripa, sacamos pechamen, y por si fuera poco andamos moviendo exageradamente el culo, y todo ello creyendo no estar dando la nota.

3. Para más INRI, cuando ese desgraciado (porque es un desgraciado, la verdad es que no sabes qué les ves, porque no tiene nada, pero por algún siniestro motivo te hace más que tilín) que nos tiene loquita hace acto de presencia, nos obsesionamos con hacemos notar. Que me vea pensamos. Nos entra una incontrolable risa tonta que muchos podrían prejuzgar de pava. La verdad es que sonamos bastante pavas, sí tú también, aunque no nos demos cuenta. Por si no tuviéramos suficiente, subimos el tono de la voz como quien no quiere la cosa, nos paseamos delante suyo como una pava real y moviendo cucu.

4. Hacemos como que pasamos. Esta estrategia de fingir que ese chico no nos interesa es la más penosa de las estrategias, y absolutamente todas lo hacemos, o al menos lo hemos hecho en algún momento de nuestra vida. Lo que pasa es que se nos ve el plumero. Entended que no sirve de nada fingir desinterés y pasar olímpicamente del tipeli en cuestión para después mirarle de refilón y poner cara de cordero degollado cuanto te pide un cigarro. Vamos a ver, una cosa es perseguirle como una desesperada o abrirte de piernas a la primera de cambio, y otra es ir de vascaza por la vida sin serlo.

5. Somos mono-tema. Este es uno de los peores de los síntomas, especialmente porque los sufren tu amigas, que no han hecho nada para merecer tus monólogos monotema. Que si me ha escrito, que si me ha invitado a tomar algo, que si me ha dejado su abrigo cuando tenía frío, que si dice que le gusto pero que no eres tú que es él. Tus amigas te quieren, intenta no someterlas a tan vil tortura. ¿A que no va a encontrar una mejor que yo?¿Tú crees que le gusto? ¿Tú crees que va detrás de Ana? ¿Qué tiene la perra de Ana que no tenga yo? Por favor, ten un poco de dignidad y de piedad. Además d desconocer la repuesta a los enigmas que planteas, tus amigas están hasta la pichireta, las más cercanas hasta el mismísimo coño, de que les sueltes la misma monserga. Que ya huele por Dios.

6. Te conviertes en una especie de espía a lo Matahari. De repente te conviertes en una espía en su búsqueda. Vas a los lugares que normalmente frecuenta, te paseas por su barrio y siempre tienes preparada esa frase resorte que te salvará el pellejo cuando por fin se cumpla la profecía y te lo encuentres de morros. “¡Pero qué casualidad no? Yo pasaba por aquí!”. Jaja, tendrás valor.

7. Nos hacemos BFF de sus colegas. ¿Estamos locos o qué? Esta estratagema es rematadamente absurda y completamente inútil. Entiende que por hacer migas con sus colegas, eso no te hará que llegues a su corazón,o donde puñetas quieras llegar. Realmente desconozco si de este disparate tuyo puede surgir algo bueno. Quizás un trío, a ver cómo acaba la cosa.

8. Mandas sus conversaciones a tus amigas

Esto ya es pasarse de la raya, amiga. Los amigos son como tener un as bajo la manga, deja de torturar a tus amistades con tu pequeña telenovela. A ninguna de tus amigas le interesa tus conversaciones con ese chico, te lo aseguro. No insistas, gracias.

9. Te pillas un cabreo monumental y sientes celos

Si tienes mala pata de presenciar cómo el que te mola hablando con una que sabes que no es amiga, ni prima, ni conocida, te dices a ti misma o preguntas a quien te pille más cerca ¿Quién es esa chica?. De repente te invade esa imagen de él comiéndose el morro con esa chica, y ese monstruo viene a verte. Ese monstruo de los celos se apodera de ti. Entonces sientes como si alguien te clavara en el pecho un arma blanca, cualquiera vale, y no contento con haber metido el dedo en la llaga, gira un par de veces para asegurarse de que se te desgarre tu corazoncito. No lloras porque tienes dignidad, orgullo y un par de ovarios que están precisamente para estos momentos, pero sientes unos enormes deseos de abofetearlo, cagarte en él y meterte en la cama, llorar y dormir hasta el próximo siglo.

llorar10. Roces casuales. Buscamos la forma de estar lo más cerca de él, pero siempre creyendo que no se nos nota. Lol, seremos ingenuas, ¡si se nos ve a la legua! Y así como que no quiere la cosa, le tocamos el brazo, ese con el que desearíamos que nos abrazara, o la mano, esa con la que nos gustaría que nos tocara, o el paquete, ese con el que desearíamos que nos empotrara. ¡Si te hace el chichi cocacola pillina!

11. Control en redes. Esta nuestra era digital trae consigo nuevas formas de espionaje, autotortura y absoluta pérdida tiempo y de dignidad. Te conectas en Facebook para ver si te habla, y esperas con nervio y ansia ese mensaje que diga Pedro está escribiendo….. Ya te palpita el corazón y te vuelve a hacer el chichi palmas. Sé que mueres de ganas de que te hable, pero te estás comportando como una niñata desesperada. Mejor que esperar sentada frente a la pantalla a que él te diga algo, ten ovarios, llámalo e invítale a hacer algún plan contigo. En caso de que optes por pasar olimpícamente de lo que te estoy diciendo con todo cariño, queda terminantemente prohibido soltar el clásico “hey» u «hola”. Por favor, concreta, hey u hola no da pie a nada, sigue siendo una absoluta muestra de cobardía.

redes12. Ponerle celoso con otro. Esto no funciona amiga, la verdad que no. Además se te volverá a ver el plumero, otra vez.

13. Esperas antes de contestar un mensaje. Jajaja, otra mamarrachada en nombre del amor. No estamos para jueguecitos, aunque cierto es que en el juego del amor todo o casi todo vale. Si para ti es importante hacerte de rogar, pues dale. Eso sí, si él también se toma su tiempo, no le maldigas y sobre todo, despégate del teléfono. Es muy desagradable andar en compañía de gente que vive pegada a un móvil.

14. Pasarte de la raya y acosarle.

 15. Antes de dormir imaginas cómo sería ser su novia

Si este es el pensamiento con el que te vas a dormir cada noche, estás perdida. Yo no perdería más tiempo con estas mil y una chorrada y pasaría a la acción. Amiga, el toro hay que cogerlo por los cuernos y con la cabeza muy alta. Dile lo que sientes, y si te da calabazas, a otra cosa mariposa. Pero por favor que no se te vaya la olla, por favor que no se te vaya. Recuerda que no ser amado es una simple desventura, la auténtica desgracia es no saber amar. Lo dijo Albert Camus, por si no lo sabías.

La vida sigue, así que baila, no dejes de bailar.

!Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, SÓLO EN EL AMOR, LA MÚSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPAÑEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

Contáctame en escribenos@cosmopolitan.es