Viva la empotración: Búscate uno que te empotre, que la nevera ya te la llenarás tú

¡Hola Mis Chic@s Molon@s!

Hay hombres que tienen la capacidad de mojar las bragas de la mujer más fuerte. Con sus versículos o sus testículos, pero es la pura realidad. Solo con una mirada suya te tiemblan las piernas, empiezas a sudar como un pollo en un secarral y te entran unas enormes ganas de bajarte las bragas, abrirte de piernas y dejarte hacer. Hay monumentos sobre los que te abalanzarías sin pedir permiso y sudándotela muy mucho que el resto del mundo entero pensara que eres una guarra muy seria. Estos sujetos provocan este efecto desconcertante en el que tú, completamente fuera de ti y de control, te pones tú solita mirando pa Cuenca, porque es lo que te pide el cuerpo. Y que sea lo que Dios quiera.

Os estoy hablando de los empotradores, esos diamantes brutos que si te cogen te empotran y que tú lo que quieres es que te empotren. Estos empotradores bien pueden hacerte una cobra, no veis que se les amontonan los polvos, pero si you’re lucky, que te quiten lo follao. Estos tíos, de sólo mirarlos te entra un furor uterino que pa qué, despertando en ti esa perra que llevas dentro, esa que desea follar salvajemente y durante horas, esa que acepta palabras guarras a lo loco, esa que hasta suplicaría que la ataran a la pata de la cama con tal de que la empotrara semejante fucker. Empótrame, te lo pido por favor, empótrame. Ya veis, todas tenemos nuestro corazoncito, sólo nos hace falta encontrar al empotrador que llegue hasta él.

Desde luego que no todos los que os empotren en esta vida os quieren ni os van a querer, pero que vaya por delante que aquel que os quiera ha de empotraros bien. ¿No querréis ser unas mal folladas toda la vida, ¿no? El que a uno la follen mal deja mucha secuela mala, malísima. A saber, resentimiento visible, cara de pocos amigos, mala uva permanente, envidia de la mala hacia la bien follada, arrugas prematuras, chichi reseco, etc… Podría tirarme toda la eternidad con los daños colaterales de ser una mal follada, pero no quiero abrumaros. Además, aquí, a este blog, no venís a padecer, sino a daros una alegría al cuerpo, como un buen empotrador.

Amigas, empotrar es un arte y no es lo mismo que te empotren que que te la metan. No es lo mismo. A muchos les gustaría ser empotradores, pero empotrador se nace, no se hace. Oh yeah. A mí hay un par de hombres en este mundanal ruido que cuando les veo se me pone la piel de gallina sin querer, se me acelera el pulso y se me entrecorta la respiración ¿Por qué? Pues porque me imagino cómo esa bestia parda empieza a besarme el cuello para luego comerme la boca. Ya más cachondeta me vengo arriba y pienso en cómo separará mis piernas con las suyas para meterme mano por los muslos y luego tocarme por debajo de las bragas. En un momentico ya estoy on fire, más calent que las Fallas y con unas ganas de mambo que o me empotra ya o lo mato.

portada2

Hace años conocí a un israelí en unas vacaciones en Tailandia. Sí chicas, una que vive bien. La verdad es que el tío era un guarro de cojones, y eso me ponía aun más perra todavía. Pero no es solo que fuera guarro, es que lo sabía, aunque no se vanagloriaba de ello como un pavo real. Lo que duró la cosa a mí se me caía la baba y el chichi me hacía pepsicola, lo reconozco. Una atracción física y un empotramiento que durante demasiado tiempo confundí con amor verdadero. Ahora, con el tiempo de por medio, caigo y entiendo por qué confundí sexo con amor. Me empotraba tan bien y tan hasta el fondo que yo, ilusa de mí, me pensaba que aquello era amor profundo, porque me calaba los huesos y me llegaba hasta las entrañas.

En ese afán mío de preguntar a mis amigas sobre los empotradores del momento, he aquí los empotradores preferidos de mis amigas. Y los míos, claro está.

1.Tom Hardy

tom-hardy

2. Jason Momoa: Khal Drogo en Juego de Tronos. Es taaaaaaaaan salvaje. Sino mirad.

Dicen de él que es el mayor empotrador del planeta, la más salvaje de las criaturas sobre la faz de la tierra, Méritos no le faltan, la verdad; más bueno no se puede estar, es enorme y las malas lenguas dicen que tiene un rabo descomunal. ¡Qué gustazo! Entre la melena, los brazacos, esa mirada de golfo con principios, ese culo para partir nueces, vamos todo él solo me despierta un profundo deseo de que me atraviese el cuerpo, me coma enterita, me empale y me dé lo mío y lo de prima.

2. Fredrik Ljungberg: Futbolista y modelo.

fredrik-ljungberg-702549_w650¿Os habéis fijado en el pollamen? A mí este que me meta todos los goles que quiera. Me tiraría todo el día pronunciando su apellido. Ljungberg, Ljungberg, Ljungberg.

3. Patrick Swayze: Si alguna vez tuviera miedo al compromiso (que ya lo tengo), con un hombre como éste a Dios pongo por testigo que yo me retiraba del mercado, formalizaba, me casaba, tenía hijos y me lanzaba por el precipicio. Oye, y sin ningún miramiento.

Porqué además de tener una pinta de brutote que acaba contigo, sabe bailar. ¿Os lo imagináis rompiendo añicos lo que moldeaba la guapita de Demi Moore? Qué suerte tuvo la mosquita muerta de Baby. No puedo con ella…..

Chic@s, dejémonos de hombres que nos tengan llenita la nevera. Que nos empotren y nos llenen por dentro, que la nevera ya nos la llenaremos nosotras.

Empotradores que habitáis en nuestras ciudades, venid a nosotras. Invictuses, bárbaros, bestias pardas, hombres asalvajaos que os sabéis empotradores de alto nivel, hacednos vuestras. Pero ya.

paco_rabanne_invictus_1

Tú también Nick Youngquest.

¡Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, SÓLO EN EL AMOR, LA MÚSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPAÑEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

Contáctame en escribenos@cosmopolitan.es