Confesiones (sexuales) desde Chicago

¡Hola Mis Chicas Molon@s!

Hace tiempo que no me sale la vena sentimental con vosotr@s, y eso no puede ser. Ni que no fuéramos amig@s. Llevo ya tres meses en Chicago y, para qué mentiros, estoy tan a gustito. Hasta que se me congelen las pestaña, aquí pienso quedarme. Chicago es una ciudad sexy, cosmopolita y en cuanto asoma el sol, se convierte en una pista de baile en el que todos salen a menear el esqueleto. El invierno es infernal, una tragedia muy seria. Al parecer la gente hiberna como los osos, porque afuera hasta las lágrimas se congelan en los días de más frío. No lo quiero ni pensar, con lo que yo lloro.

Esto de visitar abuelitos me hace valorar aún más si cabe la vida y ese divino tesoro llamado juventud. Algunos de mis viejitos son una autentica lección de vida, tienen más pasión que muchos jóvenes. También hay mucho amargado. En definitiva, tal como seáis ahora, seréis de mayores. La gente no cambia, al menos no a mejor. Tenedlo muy claro.

Pero hay algo que me inquieta cada día, más bien cada noche. El paso del tiempo siempre es un tema que me ha tocado las castañuelas especialmente. No quiero hacerme mayor- ya sé que nadie quiere- pero de verdad que yo no quiero, por eso actuó como si tuviera 18 años. No me comprometo con nadie, no me compro una casa y no me decido a tener un hijo, por mucho que mi madre me insiste Hija, ten un hijo que quiero un nieto tuyo. Me da igual con quien lo tengas, yo le querré de todas maneras. A veces pienso (sin pensar) y me dan ganas de acostarme con uno cualquiera un día, que me haga un bombo, llegar a mi casa de sorpresa con el niño de la mano, dejárselo a mi madre y pirarme de nuevo. Pero eso imposible, además de una absoluta mamarrachada.

Como aquella princesa de película, a veces tengo nostalgia de las cosas que todavía no me han ocurrido y que imagino que me pueden pasar algún día. No sé, por decir algo: tener un hijo, bucear hasta un pecio a más de 40 metro de profundidad, ir a una rave y bailar desnuda toda la noche, follar con dos hermanos, uno rubio y uno moreno, conquistar un país, tener un harén mixto, enamorarme perdidamente y que mi socio de vida me corresponda de la misma manera, y vivir peligrosamente juntos. Ahh…y vivir en un eterno anuncio de Estrella Damm,

En Chicago ya tengo cuadrilla, afortunadamente tengo dos. Sabéis, Facebook une mucho y gracias al caralibro he podido encontrar a dos chicas que son estupendas y que son mis amigas, mi pilar, mi apoyo en todos los sentidos. Nos hacemos llamar Chicago Guarra Girls. Gracias Diana y Silvia. Sois unas sucias, guarras y putarrangueras, por eso os ya os quiero. Qué puedo deciros de ellas. No demasiado, que me capan. Temen que os cuente sus intimidades más escandalosas y guilty pleasures. Jamás lo haría, valoro demasiado la amistad para traicionar a ninguno de mis amigos. Con mis dos secuaces urdimos planes maléficos para quemar la ciudad, como si no hubiera tenido bastante con aquel incendio que la arrasó hasta hacerla casi desaparecer. A nuestras  fechorías se unen Álvaro, Edu, Hugo y los recién llegados al grupo Roberto, Felipe, Juan, Carlos y Lucía. Como veis, somo una buena pandilla. Como ésta. Lo que he llorado al ver el capítulo. Enterito me lo he tragado.

En cuanto al sexo, pues ya lo sabéis todo. Bueno, casi todo. Probé suerte con un rockabilly americano. La historia tenía buena pinta y yo tenía mi mojo working, pero la cosa no funcionó. Ahora me dedico a ir de flor en flor, aunque algún capullo se ha colado en mi ramo de la pasión. Ni el tex mex de Austin, ni el vasco de Brooklyn me han tocado el alma, solo la pepitilla.

Sigo siendo embajadora del kalimotxo, siempre lo seré. Allá donde vaya, mi kalimotxo con tintorro peleón siempre me acompañará. Desde que vivo aquí ya no fumo tanto como antes, y eso me lo empiezo a notar en la piel y en el bolsillo. Es mi vicio, todos tenemos uno,o dos,o tres. Sinceramente, no me fío de la gente que no tiene vicios. Pero me estoy intentando quitar de algunos, aunque cueste sangre, sudor y lágrimas. Sobre todo los más viejos.

Mi madre me preocupa bastante. Ahora que vuelvo a estar lejos de ella me doy cuenta de la falta que me hace, y sobre todo de la que me hará el maldito día que abandone este mundo. Estoy tan lejos de ella que googlemaps no puede calcular una ruta a pie de mi casa a la suya. Concretamente 7.022,96 kilómetros.

En cuanto al amor, creo que es de capital importancia coger el toro por los cuernos. Si hay alguien a quien quieres sinceramente, dilo. Te aseguro que cuando te hagas mayor y pienses en lo que podría haber sido y no fue, te quedarás tranquila sabiendo que tú apostaste y si nada ocurrió, fue porque el otro no quiso. Eso a un@ le da mucha tranquilidad. Yo me la he jugado dos veces y las dos veces me la he pegado. Mala suerte. La primera fue una hostia morrocotuda que me salió a por un ojo de la cara, pero ya pasó. La otra…

pecata

Ya tengo 35 años, cumplo 36 este sábado 30 de julio, y sigo sin centrarme. Sigo yendo de aquí para allá. Tengo un trabajo, que desde luego no es el más estable del mundo, pero siento pasión por él casi cada día. Me hace reír, me hace llorar, hasta me emociona. Tampoco es difícil, yo me emociono casi con cualquier cosa. Qué bonito es emocionarse. Y follar también claro. Creo que ambas son de las cosas más preciosas que a uno le pueden ocurrir en la vida. Aunque follar con amor es mejor que hacerlo desprovistos de él, de toda la vida de Dios. Y enamorarse, para qué os voy a contar. Eso ya es la panacea. Y si encima esa personita que te tiene loc@ se enamora de ti también, eso ya no tiene nombre. Yo sigo imaginándome que en algún momento, en algún lugar..

vacaciones

Estas cosas son complicadas, por mucho que vosotr@s cambies de novi@ más que de bragas.

Siempre he sido de las del es que me sabe mal, por eso no he sabido decir NO en muchas ocasiones. Ahora ya no es así. No es que me haya puesto el mundo por montera – pero casi – porque por fin me he dado cuenta como Alejandro Sanz. Me he dado cuenta de que hay tantas cosas que me resbalan que soy más feliz que nunca. Ya no voy detrás de quien no merece, ya no persigo sueños imposibles Dedico mi tiempo, que es lo único que tengo, a mí y a esas personas que me suman. Hay cosas que ya no me compensan y otras que simplemente han dejado de importarme. No siempre,pero cuando digo cosas digo personas que un día fueron el centro de mi universo. Ahora me la pela y me la suda a la vez, porque yo ya no giro a su alrededor. Sino alrededor del mundo.

¿Alguien bueno e inquietante acompaña? Da igual hombre o mujer, sólo que sepa divertirse. Y volar.

Tengo muy claro que no saldré viva de ésta, y siento deciros que vosotr@s tampoco. Me aterra la idea de llegar a vieja y hacerlo enferma, me cago de miedo, pero no llegar sería todavía peor. Lo que sí he decidido es que si en algún momento de mi historia, la que está por llegar, estoy más muerta que viva y considero que ya está bien de vivir – aunque Dios siga reteniéndome en este mundo y no quiera que la palme-, seré yo misma la que decida poner fin a mi vida. Sé que los que me rodeen no me ayudaran. Pero tengo a una compinche, una incondicional secuaz, una socia en esta incertidumbre que llamamos vida. Si ella sigue vivita y coleando, será quien me dará esa chupito letal que me salvará la vida. Si es ella la que necesita de mis servicios, yo seré su verdugo. Espero tener los ovarios, y permitir que la palme con dignidad.

No sé si hay otra vida o no. Si la hay, lo primero que haré será ir corriendo a los brazos de mi padre y bailar al como lo hacíamos. De paso, ya que estamos, decirle al cabrón lo mucho que nos hizo sufrir a sus cuatro leonas. Para terminar, quisiera pediros algo. Ya se que me leéis, pero me da un poco de pena que nunca me escribís nada. Ni un emoticono, ni siquiera ese de la flamenca. No me seáis vagas, que os conozco, y meter vuestros datos en el sistema para así poder comentar de vez en cuando. Que esto parece un monólogo, y no mola.

¡Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, SÓLO EN EL AMOR, LA MÚSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPAÑEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

Contáctame en escribenos@cosmopolitan.es