Preliminares, porque no va a ser todo llegar y besar el santo

Hola Mis Chicos Molones,

Hoy me dirijo exclusivamente a vosotros. A nuestros hombres. Te estoy hablando a ti forastero. Prestadme atención caballeros.

mirada

No quiero ir al grano directamente, porque antes de meterla en caliente, debéis saber que antes tenéis que encender el fuego, precalentar, calentar e incluso hacer que hirvamos. No todo va a ser llegar y besar el santo. Me temo que hay que prestarle la atención que bien se merecen, a los benditos preliminares,o prolegómenos sexuales. Porque después de la tormenta llega la calma y antes de esa tormenta, están los preliminares. Los previos al desate de los más bajos y mojados instintos,

Que nadie le haga ascos a los preludios sexuales, pues no en vano, durante los mismos se desarrolla la excitación de la pareja y la lubricación de los genitales de ambos. Para estos juegecitos, vísteme despacio que tengo prisa. ¿Cuánto tienen que durar? No hay prisa amig@, salvo que sólo tengáis tiempo para uno rapidito. Los preliminares pueden realizarse desde breves minutos hasta varias horas antes de pasar al acto sexual. Tampoco hay que dormirse en los laureles, que el polvo es para hoy. Unos que saben de esto, los de Durex, dicen que para que todos queden satisfechos, la cosa preliminar debe durar más de 21 minutos.

baño

No hace falta que lo hagáis todo de golpe, el mismo día o la misma noche. Se trata de ir probando, un día una cosa, otro día otra. No a  todo el mundo le gusta lo mismo, no todos los días nos pone lo mismo. De lo que aquí y ahora se trata es de calentar motores, de ir subiendo la temperatura para que cuando llegue el momento del folleteo puro y duro, todo esté en su punto entre los dos.

Ahora sí, vayamos al grano. Sus variedad son infinitas como el océano, desde la más leve insinuación por la palabra, pasando por miradas lascivas o sutiles gestos, incluyendo un tocamiento o roce por “equivocación” . Oops. O absolutamente premeditados.

Empezamos…

empezams

1. Atrezzo: Tota pedra fa pared, es decir, todo cuenta. Una habitación decorada con esmero, unas sabanas limpias y una agradable esencia en la estancia harán todo más placentero. La ropa tirada por el suelo es desaconsejable. Los calzoncillos sucios or ahí babando haán que no la vuelvas a ver.  Prohibido que haya polvo por todas partes. El único polvo que debe haber en la habitación es el que estáis a punto de echar. No te olvides de poner tu playlist particular Música para follar. Por favor, intenta evitar los temazos manidos, sé un poquito original.

2. Ir limpitos y aseados, oler bien, a pan recién hecho molaría, pero nos conformamos que sea a duchado o a una colonia molona. Nada de fragancias pachuli, Meterse en la cama oliendo a tigre no molona nada ¿Vale tigre? Yo siempre me echo unas gotitas en la mano, por si me besa, otras tantas en el cuello, por si me abraza,y las últmas, en el chichi, por si se pasa. Ahora, haced lo que debáis.

3. Desvestirse. Es un momento importante, aunque no lo créias. Y desnudar al otro, en este caso a la otra, es un arte. A veces mola que te desnuden rápido, incluso  con fuerza. Pero para disfrutarlo, pasito a  pasito. Despacito y con buena letra. Quita capa y observa su cuerpo cada vez más desnudo.Obsérvalo como si fuera una obra de arte y hazselo saber.

4. Sé ese hombre que susurra guarradas, cositas lindas o frases más logradas y sexys. Dejarás a Romeo Santos a la altura del betún. Los ingleses lo llama sexytalking. Y si viene acompañado de un mordisco con premeditación, lujuria y alevosía en el lóbulo, mejor que mejor. Esto nos pone, en general, bastante perras. Alguien sugirió que “la mejor forma de llegar a los ovarios es por la trompa de Eustaquio”.

preliminares

5. Tocad y magread como si no hubiera un mañana. Como si os fuera la vida en ello. Meted mano donde podáis. Deteneos en cada parte del cuerpo. Manosead, palpad, acariciad. Nos pone muy cachondas que nos toquéis, pero bien. Recuerdo que las tetas no son bolas anti estrés, son tetas. Tocadlas como lo que son. Y a nosotras, como si fuéramos una mariposa, como si fuera la última vez que queráis a tocar chicha. Demuéstrale que nadie la va a tocar como tú.

6. Besadnos, comednos a besos, o a  mordiscos, cómo queráis. En la cara, en la boca, en el cuello, en las manos, en los pies, en las orejas. Con o sin lengua. Nos os olividéis del pechito ni del culito. Con mucho cariño, con mucho deseo, con mucha pasión.

besos

7. Accesorios: No está de más, aunque no es estrictamente obligatorio, hacerse con geles, plumas, esencias, ungüentos comestibles y aceites corporales o destinados a nuestras vergüenzas que nos ponen cachondas si vosotros nos los untáis con vuestras manos y con esmero. O dildos y vibradores, si no os  importa compartir cama con ellos (no son una amenaza). A estas alturas a la muchacha se le debe de estar haciendo el chichi pepsicola.

Si esto os parece poco, lo vuestro son las tendencias hardcore. Desde que apareció Grey, ya nada volverá a ser lo mismo. Antifaces, fustas, bolas. Átala con unas esposas (mejor de cuero, las tipo cárcel pueden fracturarle la muñeca). El mundo hardcore es infinito.

grey

No os olvidéis que siempre hay tiempo para los famosos juegos de roles. Si hay confianza, si te atreves y ella está dispuesta, podéis marcaros una de médicos. O de profesores, o de fontaneros. O de cerrajeros. Montaros vuestra propia película. La última vez que interpreté un papel fue el de la Señora García. Pobre niña rica y divorciada buscaba el mejor profesor de inglés para darle clases a mi hijo. Y James, un joven y apuesto escoces, acabó dándome una lección que jamás olvidaré.

8. Es el momento de comértela entera. De un bocado o bocado a bocado, eso al gusto. Pon toda la carne en el asador y no te dejes nada en el plato. Que es de mala educación. Devoradnos, porque hoy es noche de sexo.

8. A por ella. Ha llegado la hora de la verdad, el de todo para adentro. Por fin le ha llegado el turno a tu herramienta. Aquí ya, amigo, te dejo solo ante el peligro. Esta es tu batalla. Confío en que eres un gran follador, el mejor de los amantes, y estarás a la altura. Las azotainas, los tirones de pelo y la intensidad de las embestidas dependen del gusto de la consumidora. Escúchala, obsérvala, entiéndela. Todo es posible.

Tú, amiga, suéltate la melena. Tú, amigo, a triunfar. Y a darnos lo nuestro y lo de nuestra prima.

¡Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, SÓLO EN EL AMOR, LA MÚSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPAÑEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

Contáctame en escribenos@cosmopolitan.es