Los 10 + 1 mandamientos para este verano (y los del resto de tu vida)

¡Hola Mis Chicas Molon@s!

Que conste que a mí no me gusta prescribir órdenes ni decirle a la gente lo que tiene que hacer. Lógicamente, tampoco me gusta que lo hagan conmigo. Pero estamos hablando de otra cosa. Comparto a continuación con vosotr@s, querid@s lectores, los mandamientos de este verano que ruego tengáis a bien cumplir a rajatabla. Son sólo un conjunto de 10+1 principios éticos y de adoración, que, que duda cabe, juegan un papel pluscuamperfecto un papel importante en el período estival de cualquier mortal que se precie.

1. «Come»: Déjate de regímenes o de régimenes. Las vacaciones son para disfrutar, para gozar las cosas buenas de la vida y no para estar contando calorías todo el día con amargura. La operación bikini es una farsa y un engañabobos de mucho cuidado y la verdad es que, si me pongo a pensar, no conozco a nadie que haya culminado imposible misión con éxito. Así que, come. Y deja comer también. Tampoco hace falta que nos pongamos como zeporros y hasta las trancas de fritanga. Investiga la carta y come como un señor o una señora. Date un homenaje pero, por favor, no vayas de foodie. Es muy molesto para los otros comensales. Cómete a un teenager (son mis preferidos) o a un madurito molón. Y déjate cocinar por ese hombre que tiene loquita o esa bendita zumbada que te hace perder el sueño. Comas donde comas, evite soltar esa frase que dice mucho de ti: «Esto no vale nada.»

2. «Bebe». Si no has de escatimar con el comercio, el bebercio has de practicarlo hasta perder el control o hasta que se agoten las existencias. Si puedes, bebe a morro. Directamente de la botella Y que me perdonen los abstemios. Y que hagan como que no han oído nada los Alcohólicos Anónimos, no va por vosotros. Para los más tristes, cenizas y aburridos, bebed, sois más soportables con unas copitas de más. Pídete un mojito en el chiringuito o un gin tonic, que parece que sigue estando de moda. Pero si quieres triunfar, pídete un kalimotxo light. Sé que suena a bebida de taberna, pero si no lo habéis probado, no tenéis derecho a juzgarme. Y si sois de los afortunados que ya habéis catado este dulce pecado, confesad malditos. Otro de mis guilty pleasures: tintorro peleón y Coca Cola Light. O Zero. Y si no, leed este artículo en inglés, en el que el mismo New York Times, lisonjea las maravillas de esta bebida espirituosa 100% made in Euskadi.

P.D.: Nunca me he fiado de las personas que no beben, de esa gente extraña que no tiene vicios. Creo que el que no tiene vicios, esconde cosas peores.

3. «Lee»: Hazte con un buen libro, hazte con una hamaca o una tumbona y devóralo. ES una excusa perfecta para tirarse a la Bartola. Quizás debería decir tumbarse a la Bartola. Porque Bartola no es ninguna moza a la que uno se peuda beneficiar. El dulce arte de no hacer nada. Bueno sí, leer. Aburrirse es de necios. Sustituye el aburrimiento por la indescriptible y deliciosa compañía de un libro. Si es bueno, mejor que mejor. Aunque eso no se sabe hasta que uno se inicia en la aventura de su lectura. Prueba un libro, devóralo, mastícalo como si fuera un exquisito bocado y digiérelo sin prisa pero sin pausa.

Intentad no perder esta inquietante costumbre, pues “Cuanto menos se lee, más daño hace lo que se lee”. Lo dijo Miguel de Unamuno, que no es moco de pavo.

4. «Descubre música». Escucha a los clásicos ya los no tan clásicos y crea tu playlist veraniega. Esta es la mía.

 5. «Toma el sol». No sé si os he dicho que este verano estoy de pringada en Madrid, trabajando y veraneando los meses de julio, agosto y septiembre. Pero encantada de la vida. Alguien tiene que levantar este país que cada dos por tres se están intentando cargar algunos indeseables. Y no miro a nadie. Para este verano de asfalto y metro, me he hecho con un abono piscina, por que como no toque aunque sea el agua con cloro de la piscina, me da algo. Pues bien, en las piscinas he sido testigo ocular de una verdad terrible. La gente está muyyyyyyyyyyyy blanca. Demasiaaaaaaado blanca, y eso no puede ser. No se puede consentir. En un país con costas a gogó y un sol que abrasa, no se puede tener la piel blanca nuclear en pleno mes de agosto. Por favor, tomad un poco de sol. Que morenitos, todos estamos más guapos.

6. «Báñate desnudo en el mar» O en la piscina.

Bañarse desnudo es un placer. Y una reivindicación. Lánzate al mar en cueros y que se mueran los feos. No sé si lo sabéis, pero lo comparto con vosotr@s. España es el único país de Europa donde se puede estar en pelotas en cualquier espacio público. La constitución española ampara este derecho. Yo no me la jugaría paseándome desnuda por la Gran Vía o haciendo cola para comprar el pan en el súper, pero os animo a que lo hagáis en nuestras playas.

7. «Celebra» y «brinda» por los motivos que te de la gana.  

No celebrar las cosas buenas que nos regala la vida es de necios. Como aburrirse. Celebrad las buenas noticias, intentad celebrar también las no tan buenas. Y para las celebraciones, cuantos más mejor.

Invitados a la cena o a la comida o a la fiesta, verbena, juerga, jarana o guateque en cuestión, levantad y entrechocad las copas (ellos y ellas) para manifestar vuestros mejores y más fervientes deseos. Tras el brindis, no olvidéis beber la bebida que contiene la copa. La vuestra, no la del convidado de cualquiera de ambos lados.

8. «Rodéate de golfos con principios y buena gente». De gente que trasnocha, de los que son la alegría de la huerta, de la gente que no se queja, de los que ven la botella media llena, no por que queda mejor, si no por que la ven así de verdad. Ten cerquita a gente que se ría, que llore también, pero sobre todo que se ría. Y que sonría. No infravalores a la gente que se pierde de camino a casa, de esos y esas que aún no saben qué quieren ser de mayor y de esa gente disfrutona, que a veces, se sale de lo establecido. Algunos dirán que son malas compañías. Yo pienso que a veces, las malas compañías, son las mejores.

9. «Vete de viaje» Al pueblo de al lado, a la otra punta del mundo o al más lejano de los desiertos. Pero viaja. Y si no sabes como hacerlo, lee esto. Y si te pierdes por el camino, mucho mejor.

«Viajar es una brutalidad. Te obliga a confiar en extraños y a perder de vista todo lo que te resulta familiar y confortable de tus amigos y tu casa. Estás todo el tiempo en desequilibrio. Nada es tuyo excepto lo más esencial: el aire, las horas de descanso, los sueños, el mar, el cielo; todas aquellas cosas que tienden hacia lo eterno o hacia lo que imaginamos como tal”. Cesare Pavese.

10. «Vive y deja vivir»: Y si tienes a alguien a tu lado que te amarga la vida, que te jode el día a día, que no te deja vivir. Mándal@ a la mierda. Si tienes huevos.

Verás como después, también suenan fuegos artificiales.

10 + 1. «Folla»: Con o sin amor, pero folla. Follar hay que follar todo el año, si se puede. Pero en verano más, por aquello de que además del calor, aprietan otras necesidades. Follemos hasta que nos encontremos. Follemos hasta que nos enamoremos.

¡Feliz Verano….y Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, SÓLO EN EL AMOR, LA MÚSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPAÑEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

Contáctame en escribenos@cosmopolitan.es