De despedidas y de solteras

¡Hola Mis Chic@s Molon@s!

¿Sabéis que? ¡El fin de semana pasadome fui de despedida de solteraaaaaaa! Con faldas y a lo loco.

despedida

Antes de contaros lo que pasó, quiero compartir con vosotr@s una máxima que novi@s y amig@s hemos de respetar siempre. Pase lo que pase. En esto de las despedidas, hay una cosa que está por encima de todo y que es clave: pasarlo bien sin perder la dignidad. Nunca. En ningún momento. Perder la dignidad sería irreversible y si te paseas toda la noche borracha como una cuba y agarrada al pene plástico de turno, todos te recordarán con el pene entre las manos. Por mucho que pasen los años, siempre serás la chiflada del pene de plástico.

Como os comentaba, la novia, mis amigas y yo nos fuimos de despedida. De despedida en toda regla. Oséase, al conocido por todos restaurante de despedida de soltera en el que pagas para 1) que se metan contigo de buenrris, 2) escuchar salvajadas, 3) ver drag queens con pechos de infarto y 4) ver a un maromo-buenorro-todo-cachas al que, según la suerte que corras, podrás verle el aparato.

Nosotr@s elegimos Terroríficus, en la discoteca Estudio 12 de Madrid. Ahí nos recibió una drag queen con un estilismo divino y nos dijo que le diéramos un nombre de guerra para nuestra mesa. Tras someterlo a votación popular, en la que la novia, para variar en este tipo de eventos, ni pincha ni corta, nos decantamos por un nombre discreto que pasara desapercibido: Las chupame la punta.

Una drag queen llamada Chumina Powers nos acompañó muy amablemente a nuestra mesa, en primera línea de batalla y no pude evitar venirme arriba cuando constaté con mis  propios ojos que había una mesa de solteros entre tanta hembra sedienta de folleteo. Mi reacción fue algo así. Como la de ellos, no la de ellas.

Habría en torno a 10 mesas y cada una defendió con gritos de loba sodomizada su nombre de guerra. Las chupame la punta sonamos muy potentes y hasta ganamos en un concurso de adivinar canciones, una botella de champagne y un viaje con todos los gastos pagados a Fuenlabrada. ¡Toma ya! El ambiente estaba caldeado desde el pricipio. Nada más sentarnos, jarras de bebercio a nuestra disposición y picoteo variado rico rico. Sobre todo el  pan,que tenía forma de pene. No me dejé ni las migas.

Había mucha fémina díscola con ganas de soltarse la melena. Todas menos una. Era la novia de la mesa de al lado.Iba disfrazada de vecina de celda de la Pantoja y tenía cara de funeral y de muy pocos amigos a la vez. Salvo la pequeña presa, tod@s queríamos pasárnoslo bien.

Desde que nos sentamos, Draculito Yeye, el presentador de gala, deslenguado y muy gracioso, no deja que el ambiente decaiga ni un solo instante. Mientras cenamos sonaron temazos y las ganas de fiesta iban in crescendo…

Y llegó el momento del srepteasse. Y llegó él. Lo llamaban Lima.

Apareció de la nada vestido de salvador de la noche, una especie de mezcla entre súper y héroe vestido de negro y con unas gafas anti gases. Ese hombre era descomunal, bailaba como los Dioses cuando se enfadan y estaba hecho un toro. Como Magic Mike.

Del resto de la  despedida ya no puedo hablaros. Me han hecho firmar un acuerdo de confidencialidad. Pero para despedidas legendarias, la de una de mis hermanas. Muy lejos de caer en una despedida monda y lironda, fue una despedida mixta y multitudinaria. Ni los GEOS nos hubieran disuelto. Ellos y ellas nos la llevamos a una casa rural en un pueblo que cae por donde Cristo perdió el gorro. Hubo velo de novia garrula, mini pililas por doquier, cata de vinos, barbacoa, actividad campestre, cena en el pueblo con liada máxima con chonis de segunda tras ligarnos a los maromos de la pandilla. Los novios no se tocan, pero con los amigos de la pandilla se tiene luz verde de toda la vida. Y más si son de un pueblo al que no vas a volver jamás.

Pero ahí no quedó todo sesión de tupper sex en la que ellos aprendieron mucho y un muñeco hinchable con un pene my aseado incluido que nos acompañó durante todo el fin de semana. Giuseppe. Era muy entrañable. De hecho, aquí lo tenéis para serviros en cuerpo y alma si alguna os hace falta.

Todos firmamos sobre su pálido y flácido cuerpo, y el domingo, el muy blandengue, pinchó. Ya nunca ha vuelto a ser el mismo.

Aquella despedida de hombres y mujeres juntos y revueltos fue memorable. Éramos tan amigos, que éramos como primos. Qué digo primos, como hermanos. Pero ya sabéis tod@s que cuanto mas primo más me arrimo. Y cuanto más hermano más marrano. Años después seguimos recordando a modo de batallita ese momentazo en el que uno de ellos acabó violado por sus propios pantalones (vaqueros), que a la fuerza, intentábamos quitarle una panda de locas poseídas, sobre una mesa de billar. No pudimos bajarle al muchacho los pantalones. ¡Qué lástima!

barbidespedida

Lástima también sentí hacia mi otra hermana en su despedida de soltera. Esta otra hermana mía es de gustos caros, así que nos la llevamos a Marbella. Pero no se iba a salir de rositas por mucho que estuviéramos en Puerto Banús. La llevamos a un chiringuito pijo en la playa, que es lo que a ella le mola. Pero, jajajaja, la disfrazamos. De queli antilujuria. Daba pena verla. Con su coleta mal hecha, su pañuelico atado a la cabeza, su carita pintarrajeada como una puerta, su delantal del hule más barato que encontramos en el chino, sus crocks de tangue color rosa fucsia y su plumero multicolor. Iba hecha un cuadro la pobrecita. De todo menos sexy.

Y hablando del rey de Roma… por la puerte asomó un ligue con el que había pillado años atrás en la misma Marbella. Toma  jeroma, pastillas de goma. En fin, culpa  suya. Ya  le  dije yo, Esto te pasa por casarte.

Volviendo al fin de semana pasado, sólo puedo deciros que esa noche, tuvimos suerte. El streaper fue generoso, izó la banderita que tapaba su pollón y nos enseñó sus encantos. Menuda suerte tuvimos, ya la quisiera la hortera de Shakira. Una suerte que no os la podéis imaginar de lo grande que fue. Que era. Que es.

¡Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, SÓLO EN EL AMOR, LA MÚSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPAÑEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

Contáctame en escribenos@cosmopolitan.es