Otras 10 señales que indican que te estás pillando

¡Hola Mis Chicas Molonas!

¿Cómo va la vida? ¿A tope? Antes de contaros las otras 10 cosas que ocurren mientras te enamoras, ved este vídeo. Os aseguro que serán 5 minutos bien invertidos. Confiad en mí.

¿Qué?¿Os ha molado? Si es que basta con abrirse un poco y dejarse llevar para que ocurran cosas maravillosas. Además imagino que la cosa no quedaría en besitos y arrumaquitos. Gracias a las 36 preguntas mágicas.

Pero…¿Qué es el amor? Escritores, cantautores y poetas han dedicado toda una vida a describir lo que es el amor. No es moco de pavo. Dicen que los hombres y mujeres que mejor han escrito sobre el amor, son los que jamás se han enamorado. Es la nostalgia de lo que nunca se ha tenido.

Yo, ni soy poeta ni soy escritora. Pero para mí, el amor de verdad, el auténtico amor, es lo que hay cuando no queda nada. Cuando uno se siente viejo, por dentro y por fuera. Cuando a uno ya no le quedan recuerdas, ni sueños, ni ganas de luchar. Cuando la decrepitud habita tu cuerpo y tu mente, y la vida sigue en un absurdo intento de sobrevivir. Cuando ya no te queda nada para impresionar. Y aun así, el otro, te sigue amando como el primer día. Eso es amor. Del bueno.

Ahora sí. Volvamos a los 10 síntomas que vienen a sumarse a los anteriores.

1) Puede sonar cursi, no lo niego, pero el amor, sin duda alguna, te hacer querer ser mejor persona. No todos llegan a convertirse en una versión mejorada de si mismos. Pero esa es la intención.

2) Sueñas con él o con ella, y no siempre son sueños eróticos.

No me juzgueis. Ni a mi ni a ellos. Los chonis y garrulos, también se enamoran. Me atrevería a decir que incluso más intensamente que el resto.

3) Siempre quieres agradar a esa persona. Gustarle se convierte en tu mayor ilusión.

4) El tiempo se distorsiona: A su lado el tiempo se te pasa volando mientras que las horas que marca el reloj lejos de ella se pasan más lentas que un día sin pan.

5) Intenso temor al rechazo; Te acojona que él o ella se canse de ti, que seas un capricho pasajero con fecha de caducidad, que se enamore de otr@. Tienes miedo de que te deje tirado como una colilla cuando se le pase el encoñamiento.

6) Cualquier situación o circunstancia te recuerda a tu amad@. Una calle, un bar, un olor. Los putos olores son devastadores. Un parque, una ciudad. Esa ciudad que lleva su nombre. Puta también. El vestido que llevabas cuando te besó por primera vez, la canción que sonaba mientras hacíais el amor y agotad@s, acabasteis quedándoos dormidos hasta que amanecisteis, haciendo el amor de nuevo. Jodidas canciones.

7) Childish Gambino lo dijo. Los enamorados lo piensan, “Cuando estoy solo, prefiero estar contigo.” Así es como ese amor, se conviete en tu mejor amigo o BFF (Best Friends Forever).

humphrey bogart & ingrid bergman - casablanca 1943

8) Te invade una necesidad imperiosa de estar a todas horas con la otra persona. Algunos se convierten en seres insoportables que no saben hablar de otra cosa que no sea él o ella. Como esas madres que sólo hablan de pañales, horas de sueño, carritos, caquitas, potitos, baños y sonajeros. ¡Qué cansinos! Todo el día que si fulanit@ por aquí, que si fulanit@ por allá. Pero si este es tu caso..tú a lo tuyo y ni caso de la gente que te rodea y te critica. Porque en el fondo, tienen envidia. ¡Pero de la sana eh!

9) A todas horas piensas en él o en ella. Crees que te vas a volver loco, que no puede ser, que esto va a acabar contigo. Ojo con esto, puede volverse una obsesión. Es normal levantarse y acostarse pensando en la otra persona. Es una jodienda, pero es así. Sin embargo, todo tiene un límite. Cada loco sabrá dónde está el suyo.

10) Y de repente llega el momento en el que por fin lo ves todo claro. No hay lugar a dudas. Es ella, es él. No entiendes cómo has podido vivir sin esa persona hasta ahora. La verdad es que yo tampoco lo entiendo. Misterios de la vida. Entonces te das cuenta de que, sin quererlo ni beberlo, has encontrado el amor de tu vida. ¡Enhorabuena!

Tu madre y yo por fin descansamos. Pensábamos que nunca iba a llegar el momento de que encontraras novi@ y te centraras de una puñetera vez. Que ya no tienes veinte años. O sí, pero da igual. Ya era hora.

Ahora respiras tranquilo. Tu vida ha dejado de ser normal, anodina y mundana, como la de los solteros, gremio al que ya no perteneces. Pobres desgraciados que no han encontrado el amor. Ahora compartes la vida con alguien. Porque juntos siempre es mejor.

Ahora sois uno, o dos en uno, o dos mitades, o una media naranja que ha encontrado su otra media naranja. El roto que ha encontrado a su descosida, la horma que ha encontrado su zapato. Tu vida cobra sentido y es una comedia romántica de esas que veías comiendo palomitas y de la que soñabas ser el protagonista. Ahora vives en un carrusel, en una montaña rusa, en un cuento de hadas. Tu vida es física, química y Magia Borrás al unísono. De todo corazón enhorabuena. A muchos no les basta toda una vida para encontrar el amor verdadero.

Espero que nadie ni nada te lo jodan. Eso sí, siempre habrá algún o alguna desalmada que se pase tus sentimientos por el forro de los cojones. Espero, por tu bien, que sepas elegir bien. Se presentarán en tu vida disfrazados de bellas mujeres inundadas de grietas y defectos que sólo pueden verse si te acercas demasiado u hombres misteriosos bajo los que crees que hay un iceberg inmenso lleno de sentimientos, bondad y vida, pero que sólo ocultan la nada más infame. Rien de rien. Aunque duela, déjal@ ir. Aunque duela, olvídate. Aunque duela.

Huid de ell@s como alma que lleva al diablo y no les hagáis demasiado caso. No les hagáis ningún caso. Lo que me recuerda esa terrorífica escena en la que esa bella desalmada llamada Jenny le dice al bonachón de Forest Gump, rompiéndole el alma (que es peor que que te rompan el corazón) en mil pedazos «Tú no sabes lo que es el amor». ¿Acaso tú lo sabes, maldita?

Amigo Forest, no te preocupes porque No ser amados es una simple desventura; la verdadera desgracia es no amar (Albert Camus). Así que puedes morirte tranquilo. Y yo también.

Y hasta aquí por esta semana. Me despido hasta el miércoles que viene. Me voy a Cuba unos días y prometo escribiros desde algún rincón de La Habana para contaros cuantos de los condones que me he llevado, he reventado. Algo bueno ha de tener la soltería.

«Ven a dormir conmigo. No haremos el amor, él nos hará a nosotros (Julio Cortázar).»

¡Feliz Sexo!