MIS TOP MOLONES: Los mejores juguetes eróticos

Hola de nuevo mis chicas molonas,

Hoy os presento a MIS TOP MOLONES. Preparad@s, list@s, YA!!!!!!!!!!

 1.      Vibradores

¡Dadle al play y que empiece el show!

No se trata de meterse cualquier cosa por esos lares, debemos ser selectivas, tanto con hombres como con los sex toys. He hecho mis investigaciones y tengo el inconmensurable placer de presentaros a uno de los grandes, y aunque no es de los mayores en tamaño, Ocean es simplemente maravilloso, todo un caballero.

No promete nada, sólo cumple. Ocean encontró rápido mi punto G y además me sorprendió gratamente cuando me di cuenta de que sabía bucear!! Os recomiendo encarecidamente que os hagáis con un WATER PROOF. Perfecto para un baño a solas después de un día agotador.

¿Dónde encontrarlo? Pincha aquí y no te arrepentirás

¿Cuánto cuesta? 49 euros. Os doy mi palabra de que Ocean lo vale.

 

2.      Lubricantes para sex toys

Los alemanes saben bien de juguetes eróticos, y mis amigos de PJUR me han enviado un kit fenomenal.

 

Woman Toy Lube es un lubricante especial para nuestros sex toys. No gotea, ni mancha, ni es pringoso, algo muy de agradecer en esos momentos de pasión y excitación contigo misma. Entre Ocean y yo todo fue como la seda, cortesía de PJUR.

 

 

Después del uso de los juguetes, siempre hay que limpiarlos, la higiene es básica y más en el estos temas. Las chicas molonas somos ante todo chicas limpias y aseadas. Así que después de mi relación sexual con Ocean, lo dejé como los chorros del oro con Woman Toy Clean. Elimina olores, bacterias, hongos y demás personajes non gratos. ¡Perfecto!

 

3.      No sólo perfumes

¡Vive La France! Os cuento. A mis buenos amigos los franceses Bijoux Indiscrets les pedí un perfume y les dije: Quiero uno de esos perfumes de femme fatale, de esos que todos los hombres de la faz de la tierra se giran al verte (olerte) pasar y preguntan ¿Quién es esa chica?

Es un gusto cuando te entienden a la primera. Me enviaron una bruma corporal, Aphrodisia, un placer afrodisíaco para los sentidos. Así que el pasado Saturday Night me eché unas gotitas y vaya si funcionó.

Entre aquel chico, que era una especie de Great Gatsby, y yo, hubo feeling, punch, flow y hasta rock ‘n roll… Me susurró “Algo me atrae afrodisiacamente hacia ti”. Yo me hice la tonta, que eso suele funcionar muy bien (Sshhhh, guardadme el secreto). Quedamos prendados el uno del otro nada más vernos. Nos conocimos, charlamos y una cosa llevó a la otra…

Decidí secuestrar a mi Mr. Gatsby, me lo llevé a mi casa y lo até con Désire Métallique, las joyitas indiscretas que llevaba como pulseras, una en cada muñeca. Una vez en el campo de batalla no tuve más que unirlas con la cadenita que guardaba en el primer cajón de la mesita de noche.

Esa noche yo fui la carcelera y él, el prisionero. Estaba encantado, tanto que al día siguiente no quiso disfrutar de su libertad y se encerró voluntariamente en mi morada. Continuará…

 

¡Feliz Sexo!