La 90ª edición de los premios Oscar, todo según lo previsto

Sin sorpresas, siguiendo el guión previsto por los especialistas y con una gran triunfadora de la noche: la inclusión. La 90ª edición de la gala de los Oscar será recordada por la reivindicación del movimiento #MeToo y por la conquista del cineasta Guillermo del Toro, que pasa a formar parte del olimpo de la industria cinematográfica como antes lo hicieron sus compatriotas Alfonso Cuarón y Alejandro González Iñárritu. La forma del agua, a la que muchos críticos han definido como obra maestra, se llevó no solo el Oscar a Mejor Película, también la Mejor Dirección.

Pero no hay premios de la Academia en los que no pasen cosas, pese a que sus protagonistas traten de pasar inadvertidos. Jennifer Lawrence, la actriz mejor pagada del momento, fue parte de las miradas del patio de butacas por su actitud deshinibida con un vaso de vino blanco minutos antes de que Jimmy Kimmell arrancara el espectáculo. Otro de los momentazos fue la memorable idea de regalar una moto de agua, que presentó cual anuncio televisivo la veterana Helen Mirren, a aquel premiado que diera el discurso más corto, y el ganador fue Mark Bridges, ganador de la estatuilla por el Mejor Diseño de Vestuario por El Hilo Invisible. Además, fue la primera ocasión en la que una estrella de la NBA, Kobe Bryant, se llevó el Oscar a Mejor Cortometraje Animado por Dear Basketball, del que es productor.

También tuvo su momento de gloria Rita Moreno con su entrada triunfal para entregar el Oscar a la Mejor Película de Habla No Inglesa. La puertorriqueña, estupenda a los 86 años, se presentó en el Dolby Theatre con el mismo vestido que llevó en la gala del año 1962, cuando se alzó con el galardón a Mejor Actriz de Reparto por West Side Story. Otro de los momentazos de la ceremonia fue el homenaje que dieron varios actores (Gal Gadot, Lin-Manuel Miranda, Mark Hamill, Lupita Nyong’o, Emily Blunt, Ansel Elgort, Armie Hammer, Margot Robbie y Guillermo del Toro), liderados por el maestro de ceremonias, al público que llenaba a esa misma hora el Teatro Chino, a pocos metros de donde se llevaba a cabo la ceremonia.

En cuanto a estilismos tenemos que decir que hubo de todo, es decir, glamourosos estilismos acertadísimos, como el Chanel Haute Couture en blanco que lució Margot Robbie, el mismo tono por el que se decantaron Laura Dern (Calvin Klein), el impresionante Balmain 44 François Premier que lució Jane Fonda o el Atelier Versace en azul eléctrico con el que se presentó una exuberante y sensual Jennifer Garner; y desastres para olvidar, como el indefinible Gucci que eligió Salma Hayek, el Armani azulado con un gran lazo en la cintura que trató de defender Nicole Kidman (hasta esta noche nunca había fallado entre las más elegantes) o el Christian Siriano de Whoopi Goldberg, indescriptible tela, excesivo volumen en la falda y un escote pavoroso.

Jennifer Garner’s beauty in motion on the #Oscars red carpet. @jennifer.garner

Una publicación compartida de The Academy (@theacademy) el

#WhoopiGoldberg at the 2018 #oscars

Una publicación compartida de METRO NAIJA NG (@ceometronaija) el

Eva Longoria y Salma Hayek, volcadas con México

Tres días después del terremoto de magnitud 7,1 que azotó México Distrito Federal y Puebla, las muestras de apoyo y cariño siguen llegando para el pueblo mexicano. Igual suerte corren desde hace días en el Caribe, en concreto Puerto Rico, donde María ha arrasado con lo poco que había dejado el devastador Irma. Y esos dos puntos del planeta han tenido especialmente conmocionada a la actriz Eva Longoria, que se ha volcado con el que desde hace tiempo considera su segundo hogar. De país azteca es su tercer marido, José Antonio Bastón, y desde antes de contraer matrimonio pasa largas temporadas en la residencia habitual del vicepresidente Ejecutivo de Televisa. “Mi corazón se rompe aún más hoy leyendo sobre los afectados por el terremoto en México. El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, dijo el martes que más de 20 niños y dos adultos habían sido encontrados muertos en el colegio Colegio Enrique Rebsamen, en el barrio de Coapa. Por favor, continúen orando, puede que no parezca mucho ahora, pero México necesita nuestras oraciones, nuestra energía y nuestra ayuda”, escribió la actriz tras compartir la fotografía ‘Oremos por México’ que colgó el piloto de F1 Lewis Hamilton.

Horas más tarde, compartía uno de los muchos vídeos que pululan por las redes y que reflejan la devastación provocada por este movimiento sísmico dos horas antes de celebrarse un simulacro en todo el país en conmemoración del terremoto de 1985, que acabó con la vida de 10.000 personas. “32 años después del último gran terremoto, México re convirtió en una ciudad fuerte. Hoy lo harán de nuevo. La compasión que muestra este vídeo hace que mi corazón se llene de orgullo y renueve mi fe en la humanidad. No me gusta que se trate de una tragedia, pero todas las personas en la calle formando cadenas humanas para sacar los escombros es un ejemplo de uno de los mejores momentos del ser humano. Voluntariado, salvar vidas, consolar a las personas que están tristes. El pueblo de México ha demostrado al mundo que ellos son fuertes y sobrevivirán a esto. ESTE México es todo el mundo. Éste es el México que siempre he conocido”, subrayó la protagonista de Mujeres desesperadas.

Pero si hay una celebridad tocada por el dolor de su pueblo, esa es su amiga Salma Hayek. La estrella mexicana, que vivió en primera persona el desastre de hace 32 años, ha puesto en marcha una campaña de donación para ayudar a los suyos. La productora televisiva ha sido la primera en contribuir a esta causa con 100.000 dólares. “Las personas de mi país han sufrido tres consecutivos desastres naturales. Muchos niños y familias están necesitados. Voy a contribuir con 100.000 dólares para UNICEF ya que ellos tienen a equipos ayudando en las zonas alarmantes. Por favor únanse conmigo y contribuyan con lo que puedan”, rubricó junto a un vídeo con el que pretende remover las conciencias de todos sus seguidores.

Salma Hayek, la perfecta invitada

La máxima de un buen anfitrión es atender y agasajar a sus invitados, pero en ocasiones son estos los que terminan ocupándose del cotarro, sobre todo cuando el encuentro en cuestión queda entre amigos. Eso es precisamente lo que le sucedió a Salma Hayek durante su visita a la casa de Ryan Reynolds, con el que recientemente compartía su primera cinta juntos, El otro guardaespaldas. Las redes de la actriz mexicana nos revelaban una velada entre las familias de la diva latina y la formada por el canadiense y Blake Lively. En esa reunión, la esposa de François-Henri Pinault se encargó de deleitar el paladar de los comensales y entretener a la pequeña Inés, que el próximo mes de septiembre cumplirá su primer año de vida. Y no es una elucubración nuestra, fue la de Veracruz la encargada de narrárnoslo junto a una bella instantánea cocinando con la pequeña en brazos, mientras Hayek y el actor en el fondo de la imagen hacen todo tipo de carantoñas para deleitar al bebé.

“Cuando tus amigos te invitan a cenar y acabas haciéndolo todo tú”, escribió la intérprete de 50 años, que acaba de protagonizar la portada de una reconocida revista en la que confiesa llevar peor la pérdida de la vista que la menopausia como daños colaterales del paso del tiempo. La amistad de la protagonista de Gossip Girl y su esposo con Hayek se retrotrae al año 2012, cuando la estadounidense y nominada al Oscar compartieron el rodaje de Salvajes, adaptación de la novela homónima de Don Winslow dirigida por Oliver Stone.

Durante la promoción de aquella película, Lively mostró la pasión que sentía por su compañera de trabajo. “Me refiero a Salma Hayek como mi novia, realmente me siento enamorada de ella. Es el verdadero amor de mi vida. Es una actriz espléndida y verla luchar contra estos hombres fue algo increíble. Nunca parece tonta, es preciosa y un absoluto encanto también”, señaló al portal Entertainmentwise. Buena culpa de esa buena sintonía son las cualidades culinarias de la mexicana, que cautivaron su exquisito paladar. “Cada vez que voy a su casa, hay tan buena comida”, afirmó la reina del Upper East Side hace cinco años. Lo dicho, la buena gastronomía les cría y ellos se juntan.

Blake Lively y Salma Hayek, locas por el chocolate

SALMABLAKE

Instagram Salma Hayek. @salmahayek

Se conocieron en 2012, gracias al rodaje de ‘Savages’, y a pesar de la distancia que las separa,1.247 kilómetros entre París y Los Ángeles, y de los 21 años de diferencia de edad que existe entre ellas, Blake Lively y Salma Hayek mantienen una estrecha amistad. De ella hicieron gala recientemente tal y como se pudo comprobar en la cuenta de Instagram de la actriz mexicana, donde compartió una instantánea con Lively, la protagonista de Gossip Girl, su madre y su hermana Robyn pegándose una comilona de pizza y chocolate. Además de sus inquietudes como estrellas de la industria, ambas actrices comparten una misma pasión; la comida, y siempre que tienen la oportunidad disfrutan de ella sin complejos. La mujer de Ryan Reynolds ensalzaba los manjares que suele preparar la mujer de François-Henri Pinault, que por lo que sabemos se encarga personalmente de llenar el frigorífico y preparar ella misma los menús.

BLAKETOMATINA

Instagram Blake Lively. @blakelively

Lively se prepara para su paseíllo por la alfombra roja de Cannes, donde ha brillado sobremanera en las últimas ediciones. La rubia más imprevisible del Upper East Side forma parte del elenco de Cafe Society, la última cinta de Woody Allen, que inaugurará el certamen cinematográfico internacional el próximo 11 de mayo. Sin embargo, este no será el único estreno de Blake este año. Para el 24 de junio se espera en cines Infierno azul, el thriller firmado por el catalán Jaume Collet-Serra, una propuesta angustiante por lo que hemos podido comprobar en el tráiler y que cuenta también con la participación del actor Óscar Jaenada. En Buñol esperan como agua de mayor el estreno de All I See Is You, el drama de Marc Foster que rodó una ‘Tomatina’ de ficción en la localidad valenciana con figurantes del municipio.

BLAKENIÑAS

Instagram Blake Lively. @blakelively

Pero no todo será trabajo este año. Además del cuidado de su hijo y acompañar a su marido en sus próximos estrenos, la estrella televisiva de 28 años está volcada en la iniciativa #62milliongirls, una campaña auspiciada por la primera dama estadounidense, Michelle Obama, en la que también colaboran otras mujeres relevantes, como Beyoncé. “Hoy #62millonesdeniñas se les niega la educación. NOSOTROS PODEMOS CAMBIAR ESO. Es el momento. ¿¿Te unes a mí?? 62milliongirls.com”, era el texto que ilustraba el vídeo grabado y compartido hace dos semanas en sus redes sociales.