Nicolas Cage, arruinado y desaparecido

Su historia es la de una estrella de Hollywood con un futuro prometedor venida a menos. En 2009 estaba entre los actores mejor pagados de la meca del cine, con 40 millones de dólares, sin embargo, Nicolas Cage lleva desaparecido de la primera línea interpretativa desde hace más de una década. Gracias a sus abundantes ingresos, el protagonista de En tiempo de brujas, cinta que emite el próximo sábado COSMO (00.28 h), el sobrino de Francis Ford Coppola adquirió todo tipo de bienes inmuebles y caprichos a cual más estrambótico. Además de sus mansiones en Malibú, en Paradise Islanda (Bahamas) y hasta dos castillos –uno en en Scloss Neidstein (Alemania) y otro en Somerset (Inglaterra)–, el ganador de un Oscar compró en 2006 un isla de 160.000 metros cuadrados en Exuma, al sureste de Nassau.

Indiana Jones and the last NicCage #nicolascage #nicpic

Una publicación compartida de Nicolas Cage (@nicolascagestagram) el

Pero no solo hubo propiedades e inmuebles (se cree que alrededor de 15), también adquirió varios coches de lujo (entre ellos el Lamborghini de Mohammad Reza Pahlavi), otros tantos animales exóticos y, dicen, que hasta un cráneo de dinosaurio y cabezas reducidas de pigmeos, además de una de las mayores colecciones de cómics (es un fanático del formato). Asimismo, en el cementerio de Nueva Orleans hay una tumba con forma de pirámide mandada construir por la estrella cinematográfica, que seguro que le ha salido por un pico.

Good luck to all the nominees. I dedicate this award to Kanye West. #nicolascage #ihaveanoscar #seriously

Una publicación compartida de Nicolas Cage (@nicolascagestagram) el

Todas esas excentricidades y excesos fueron poco a poco desapareciendo porque la industria, un buen día, se olvidó de su maestría interpretativa. Pese a que en las últimas semanas hemos conocido de sus dificultades financieras, los problemas económicos del que fuera marido de Patricia Arquette y de Lisa Marie Presley empezaron en 2010, poco después de su estrellato. Aquellos seis millones en impuestos a los que tuvo que hacer frente no son nada frente a los 14 que le reclama el fisco una década. La hacienda pública se ha convertido en la peor de sus pesadillas. Nada de esto hubiera saltado a la palestra si Cage estuviera entre la créme de la créme de la industria y mantuviera los ingresos de antaño, pero ahora solo se tiene que conformar con papeles secundarios en cintas que pasan totalmente inadvertidas para el gran público. ¡Quién te ha visto y quién te ve, Nicolas Kim Coppola!

Awhhhhhhhhhhaaaaaaaaaaaaaattt? #nicolascage #nicpic #what?

Una publicación compartida de Nicolas Cage (@nicolascagestagram) el

Sarah Jessica Parker: “No soy feminista, no reúno los requisitos”

Cada vez que Sarah Jessica Parker abre la boca sube el pan. Para bien o para mal, todo lo que dice la actriz se convierte en noticia y parece que sus declaraciones fueran tomadas como si las llevara a cabo la mismísima primera dama, Michelle Obama. Solo hay que recordar que es una actriz más, eso sí, una de las más influyentes de su generación, aunque no pretenda sentar cátedra ni crear polémica, aunque muchos se empeñen en ello.

La protagonista de Sexo en Nueva York ha concedido una extensa entrevista a una conocida publicación en la que, entre otras cosas, habla del renacimiento del feminismo, un movimiento que azota con fuerza Hollywood entre otras cosas porque desde hace tiempo se reclama los mismos sueldos para ellos y para ellas, además de las mismas oportunidades. La mujer de Matthew Broderick se ha posicionado y, para sorpresa de muchos, no lo ha hecho del lado de otras estrellas, como Emily Watson o Lena Dunham, sino que aboga por la defensa de la igualdad entre ambos géneros.

“No soy feminista, no creo reunir los requisitos. Creo en las mujeres y creo en la igualdad. Pero hay mucho que hacer al respecto y no quiero separarlo más. Estoy cansada de esa separación. Yo solo quiero que la gente sea tratada por igual”, decía estrella televisiva. Muchos no han entendido lo que claramente dicen sus palabras, y es que SJP considera que el debate está en la paridad de sexos y, por supuesto, defiende la remuneración igualitaria para ellos y ellas, además de pedir el apoyo de los gobiernos y de las instituciones para que las mujeres puedan desarrollar sus carreras profesionales en igualdad de condiciones.

“Me gustaría que la diferencia de sueldos entre hombres y mujeres se terminara. Quiero que se les pague a las mujeres por el valor de su contribución y no por las viejas ideas sobre el género de cada cual”, añadía la intérprete de 53 por si no había quedado suficientemente claro. Términos similares a los que defiende sus compañeras de profesión Meryl Streep o Patricia Arquette desde hace tiempo y a la que no se las fustiga en las redes sociales por ello.

¿Y vosotros que os consideráis: feministas o humanistas? Aunque lo ideal es que este debate no existiera porque como dice la Declaración Universal de Derechos Humanos, toda persona tiene los derechos y libertades sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición… aunque ya se sabe que del dicho al hecho…