El inagotable Michael Douglas, reconocimiento a una leyenda viva del cine

Ser hijo de una leyenda viva del antiguo Hollywood no ha sido un impedimento para que Michael Douglas haya desarrollado una de las carreras más prolíficas y premiadas de la meca del cine. El vástago del centenario Kirk Douglas ha superado a su progenitor en reconocimientos y en filmografía, cuando lo habitual es justamente el camino contrario. El intérprete de 74 años disfruta de la resaca de su cuarto Globo de Oro, segunda ocasión en la que sube al escenario del hotel Beverly Hilton (Los Ángeles) gracias a un trabajo televisivo, y cuenta además con dos Oscar por Alguien voló sobre el nido del cuco (1975) y Wall Street (1987), además de un Cecil B. DeMille por su trayectoria.

Douglas, cuya salud ha estado en entredicho en los últimos años debido a un cáncer de garganta, atraviesa un magnífico momento profesional, y su vida personal también parece encauzada tras la grave crisis que atravesó su matrimonio con Catherine Zeta-Jones en el verano de 2013. La pareja llegó a separarse durante un tiempo coincidiendo con el ingreso de la actriz en una clínica psiquiátrica, debido a un trastorno bipolar que la mantuvo durante una larga temporada fuera del circuito cinematográfico, y unas polémicas declaraciones de él sobre el origen de su enfermedad. Sin embargo, meses después decidieron retomar su relación y desde entonces se han vuelto inseparables. Es más, durante el discurso de agradecimiento, Michael dedicó el premio a su esposa y a sus hijos, sin olvidar a su padre.

El legendario intérprete de Nueva Jersey será el protagonista del late night del miércoles 16 en COSMO con la cinta Un hombre solitario, un drama en el que encarna a un propietario de coches con la libido un tanto fuera de control y al que sus continuas indiscreciones le llevarán al borde de la ruina personal y profesional. Codirigida por Brian Koppelman y David Levien, en esta cinta le acompañan Danny Devito, Susan Sarandon, Mary-Louise Parker y Jenna Fisher, entre otros.

Val Kilmer, el ídolo juvenil de los 90 lucha contra un cáncer

Somos muchas las mujeres que nos enamorados de Tom Iceman Kazanski, el rubio piloto de Top Gun, o de Madmardigan, el guerrero Daikini, que salva de las garras de la malvada Bavmorda a la pequeña Elora Danan en Willow. Detrás de todos esos personajes y de una treintena más estaba Val Kilmer, protagonista esta semana de la noche dominical de COSMO gracias a la emisión de El Santo (22:45 h). Esta cinta de acción y espionaje, en la que le acompañó Elisabeth Shue (una de las actrices más solicitadas en los 90), es una adaptación de la novela homónima de Leslie Charteris, y relata el devenir del ladrón más famoso del mundo, al que le encargan la liberación de la hija de un adinerado empresario.

Mucho ha llovido desde entonces y la carrera del californiano de 58 años ha pasado por altibajos. A los halagos que recibió por su trabajo en Billy el Niño, Tombstone o The Doors se sumaron alguna que otra crítica por su interpretación de Batman en 1995, y, aunque no ha parado de trabajar – el año pasado rodó dos cintas – está casi desaparecido de la primera línea hollywoodiense.

This actually happened

Una publicación compartida de Val Kilmer (@valkilmerofficial) el

Una ausencia marcada por la enfermedad contra la que lucha desde hace años y que fue confirmada por la propia estrella en mayo del año pasado, después de publicarse varias fotografías de su estado físico y de que su amigo Michael Douglas lo hiciera público sin su consentimiento. Kilmer reconocía a una publicación estadounidense haberse sentido “solo, angustiado y triste” cuando los médicos le dieron la noticia. Sin embargo, el reconocido pintor luce en los últimos meses más recuperado y presume de ello en sus redes sociales. Ya no se esconde, enfrenta la enfermedad y las que fuimos sus acérrimas seguidoras en la pubertad se lo agradecemos.