La montaña rusa emocional del actor Ewan McGregor

Presumían de ser uno de los matrimonios más estables del star system británico y nada podía presagiar que todo se haría añicos tras 22 años de relación sentimental. A Ewan McGregor y Eve Mavrakis se les rompió el amor el pasado otoño, tras publicarse unas fotografías en las que el actor escocés se comía a besos a su compañera de trabajo televisivo, Mary-Elizabeth Winstead. La diseñadora, con la que el escocés había formado una bonita familia numerosa, con dos hijas biológicas (Clara Mathilde y Esther Rose) y dos adoptadas (Jamiyan y Anouk), alegó diferencias irreconciliables en su demanda de divorcio y, por sus palabras al diario The Sun el pasado mes de febrero, ambos están enzarzados en una batalla legal por la custodia de sus retoños.

El protagonista de Agosto, el drama que el viernes 11 de mayo emite en prime time COSMO, ha vivido desde entonces en una montaña rusa emocional. No sólo por la ruptura sentimental, también porque su affaire con la estadounidense de 33 años ha atravesado alguna que otra crisis. Fueron muchos los que señalaron a la modelo como culpable del abrupto desenlace del matrimonio y hay quienes la tacharon de ‘rompehogares’, lo que llevó a ambos a distanciarse por un tiempo a principios de este año. Pese a los rumores, la pareja ha decidido continuar con su romance como atestiguan las imágenes de McGregor visitando el set de rodaje de la última cinta de Winstead el pasado mes de abril.

Por si fuera poco todo este galimatías personal, la hija mayor del exmatrimonio, Clara, ha decidido emprender su camino en solitario y ha sorprendido con su primera aparición pública, nada más y nada menos que para la revista Playboy, donde aparece como su madre la trajo al mundo. La joven modelo de 22 años, que reside en Brooklyn y se ha graduado en la Universidad de Nueva York, pretender seguir los pasos de su padre, compaginándolo con algunos trabajos como modelo. Formación, belleza y cuerpo no le faltan a la joven.

Recuerda, tienes una cita el viernes 11 de mayo en COSMO con Agosto, un drama liderado por la oscarizada Meryl Streep y secundado por Julia Roberts, Benedict Cumberbatch, Juliette Lewis, Sam Shepard y Chris Cooper.

Blake Lively, indignada con el escándalo Weinstein

Desde la semana pasada en Hollywood no se habla de otra cosa que del escándalo Weinstein. Las acusaciones de varias actrices contra uno de los productores más destacados de la meca del cine ha empañado todos los estrenos, incluidos el de All I See Is You, la última película de Blake Lively, cuya carrera, no está ligada a la de este magnate cinematográfico estadounidense. La protagonista de Gossip Girl está indignada y escandalizada, tal y como revela la entrevista que concedió hace unas horas a The Hollywood Reporter. “Nunca escuché historias de este tipo, nada específico, pero es devastador escucharlo ahora”, decía la mujer de Ryan Reynolds, que como Meryl Streep o Jennifer Lawrence claman porque se acabe de una vez por todas con este tipo de acoso a las mujeres, que parece más extendido de lo que se pudiera imaginar.

ALLISEEISYOU

“Le pasa a todas las mujeres, en todas las partes del mundo y en cualquier momento, hasta tal punto que las mujeres ni siquiera piensas que se trate de una agresión sexual”, añadió la estrella, que reveló a The Los Angeles Times haber sido víctima de acoso por parte de un maquillador, del que no quiso revelar la identidad. “Una noche, estaba durmiendo en el rodaje, me desperté y me estaba grabando. Estaba vestida, pero fue algo muy vouyerístico y terrorífico”, relató la intérprete. Sus quejas a los productores cayeron en un saco roto, solo la intervención de sus abogados logró que esta persona desapareciera de la producción.

BLAKELIVELY

Lo que sí es cierto es que este alboroto puede acabar con la estrecha relación de Lively y la mujer de Weinstein, Georgina Chapman – habría iniciado los trámites de un divorcio millonario tras conocer las acusaciones –, fundadora de Marchesa, la firma de moda lanzada junto a la artista Keren Craig que ha vestido a Blake en multitud de ocasiones. Puede que por este motivo, la actriz optara por un estilismo de Ralph & Russo hace unos días durante la presentación de All I See Is You, un modelo de dos piezas en blanco con el que volvió a demostrar por qué es la reina de la alfombra roja. Ella está atónita ante todas las confesiones de sus compañeras de profesión, como le sucede a Penélope Cruz, cuyo ascenso al otro lado del charco sí ha estado ligado a Weinstein y que denunciaba el abuso de poder de su antiguo jefe. Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow y Cara Delevingne han denunciado al empresario, que ha sido despedido de su propia compañía. No obstante, la policía de Reino Unido y de Estados Unidos le pisa los talones tras confirmarse la puesta en marcha de una investigación.

BLAKELIVELY2

Sarah Jessica Parker: “No soy feminista, no reúno los requisitos”

Cada vez que Sarah Jessica Parker abre la boca sube el pan. Para bien o para mal, todo lo que dice la actriz se convierte en noticia y parece que sus declaraciones fueran tomadas como si las llevara a cabo la mismísima primera dama, Michelle Obama. Solo hay que recordar que es una actriz más, eso sí, una de las más influyentes de su generación, aunque no pretenda sentar cátedra ni crear polémica, aunque muchos se empeñen en ello.

La protagonista de Sexo en Nueva York ha concedido una extensa entrevista a una conocida publicación en la que, entre otras cosas, habla del renacimiento del feminismo, un movimiento que azota con fuerza Hollywood entre otras cosas porque desde hace tiempo se reclama los mismos sueldos para ellos y para ellas, además de las mismas oportunidades. La mujer de Matthew Broderick se ha posicionado y, para sorpresa de muchos, no lo ha hecho del lado de otras estrellas, como Emily Watson o Lena Dunham, sino que aboga por la defensa de la igualdad entre ambos géneros.

“No soy feminista, no creo reunir los requisitos. Creo en las mujeres y creo en la igualdad. Pero hay mucho que hacer al respecto y no quiero separarlo más. Estoy cansada de esa separación. Yo solo quiero que la gente sea tratada por igual”, decía estrella televisiva. Muchos no han entendido lo que claramente dicen sus palabras, y es que SJP considera que el debate está en la paridad de sexos y, por supuesto, defiende la remuneración igualitaria para ellos y ellas, además de pedir el apoyo de los gobiernos y de las instituciones para que las mujeres puedan desarrollar sus carreras profesionales en igualdad de condiciones.

“Me gustaría que la diferencia de sueldos entre hombres y mujeres se terminara. Quiero que se les pague a las mujeres por el valor de su contribución y no por las viejas ideas sobre el género de cada cual”, añadía la intérprete de 53 por si no había quedado suficientemente claro. Términos similares a los que defiende sus compañeras de profesión Meryl Streep o Patricia Arquette desde hace tiempo y a la que no se las fustiga en las redes sociales por ello.

¿Y vosotros que os consideráis: feministas o humanistas? Aunque lo ideal es que este debate no existiera porque como dice la Declaración Universal de Derechos Humanos, toda persona tiene los derechos y libertades sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición… aunque ya se sabe que del dicho al hecho…