Si los cuernos fueran flores, las cabezas serían jardines

Que te sean infiel no es plato de buen gusto, pero que se entere medio planeta que eres la cornuda, además de condenarte a ese apelativo de por vida, provoca daños colaterales. En algunos casos, los efectos secundarios de ver a tu pareja dándose el lote por las revistas son graves, como le ha sucedido a Melissa Meeks. La enfermera confesó en el espacio This Morning (ITV) haber sufrido un aborto cuando se topó con las fotografías de su todavía esposo, Jeremy Meeks –el preso de intensos ojos azules reconvertido en modelo – pasándolo en grande en un yate con Chloe Green, probablemente la heredera más codiciada de Reino Unido. “No solo estaba sufriendo por la pérdida de mi vida y de mi esposo, sino que también tuve que llorar la pérdida de un niño al mismo tiempo”, manifestó a Radar. La vilipendiada aseguró haber estado sometida a un enorme estrés y muchas emociones desde el mismo momento en el que conoció la traición.

Don’t mind the background! ❤️have a blessed Sunday everyone. 💕💕

Una publicación compartida de Melissa Meeks (@mmeeks14) el

Mientras Melissa acude a los platós británicos a relatar con pelos y señales sus planes de cara a un divorcio que vaticina algún que otro desacuerdo, el ‘hot felon’ ha sido recibido con los brazos abiertos por la familia de Topshop, el imperio textil británico. Los tortolitos acompañaron a Lady Tina Green, matriarca del clan y accionista del grupo Arcadia, durante la gala de entrega de los Premios Princesa Gracia. Sí, lo que has leído, el exdelincuente estadounidense se codea con la realeza europea.

Parecen estar los dos a favor de obra, aunque solo con echarles un vistazo se puede percibir cómo Chloe bebe los vientos por el mulato. Su entrega por este romance es absoluta y ya conoce al hijo del maniquí. Fuentes de su entorno hablaban incluso de un compromiso inminente, aunque sus representantes ni confirman ni desmienten.

Like father like son ! 📷@jimjordanphotography

Una publicación compartida de JEREMY MEEKS (@jmeeksofficial) el

Jeremy Meeks, cuernos y divorcio

Al ex preso más guapo del mundo le han pillado in fraganti. Jeremy Meeks, conocido por convertirse en 2014 en el presidiario más atractivo del mundo, está de patitas en la calle después de que su esposa, Melissa, entrara en cólera tras la publicación de unas fotos del padre de sus tres hijos dándose el lote con una de las herederas más ricas de Reino Unido, Chloe Green.

Prison bae #JeremyMeeks returns home to his wife after he was seen making out with billionaire heiress #chloegreen in her yacht last week.

Una publicación compartida de MediaTakeout Official (@mediatakeoutpage) el

Al modelo de White Cross Management se le ha atragantado su escapada en yate a las costas turcas, donde se perpetraron los cuernos con la hija del fundador de Top Shop. Parece ser que la conquista de una de las mujeres más ricas del planeta fue demasiado tentadora para el exdelincuente, que se enfrenta ahora a un proceso de separación que le traerá más de un dolor de cabeza.

En cuestión patrimonial poco habrá por lo que dirimir, porque el ex matrimonio habitaba en una discreta residencia en California. Sin embargo, la enfermera está dispuesta a luchar por la manutención de sus hijos y, tras la traición pública que le ha hecho sentirse “humillada”, no le pondrá nada fácil el tema de la custodia compartida de sus hijos en común.

Happy 4 th of July from me and my boys !!!

Una publicación compartida de JEREMY MEEKS (@jmeeksofficial) el

”Entré en shock y sentí náuseas. Era como si una bomba hubiera explotado y todo mi mundo hubiera sido destruido”, dijo Melissa a la prensa estadounidense sobre el momento en el que un seguidor las redes sociales la etiquetó en las tórridas fotografías de su marido pasándolo en grande cuando se supone que debía estar trabajando.

Thank you Philipp plein for an amazing show and Cannes experience !!!

Una publicación compartida de JEREMY MEEKS (@jmeeksofficial) el