Lo mejor y lo peor de unos Premios Goya para olvidar

La última ceremonia de los Goya 2018 pasará como una de las más anodinas de la historia. Fueron muchos los fallos, técnicos y artísticos, que hicieron que las redes se cebaran con los presentadores (pobres Joaquín Reyes y Ernesto Sevilla, cuyo humor absurdo había sido vanagloriado hasta la noche del 3 de febrero), con los discursos, con galardones poco acertados y con una ceremonia tediosa, en la que lo único que brilló fueron de los estilismos y la reivindicación femenina, Porque, sí, señores, al igual que pasó en los Globos de Oro, era el momento para que ellas se posicionaran, reclamaran su sitio, denunciaran los abusos y el acoso sexual y se protestara por la brecha salarial. ¡Qué pena que ellos no se unieran a este momento e hicieran piña con sus compañeras de viaje en ese maravilloso mundo que es el de la interpretación! Lo dicho, lo único relevante de las más de tres horas y media de celebración del cine español, además del romántico discurso de agradecimiento de Leiva a su chica, fue el derroche de glamour, así que centrémonos en las mejor vestidas, y, como todo tiene su antagonista, en las que no estuvieron tan acertadas aunque se esperara mucho más de su elección. Aquí van nuestra selección de lo mejor y lo peor del brilli brilli de una noche para olvidar (cuánto antes).

LAS MÁS ELEGANTES Y ACERTADAS

Penélope Cruz, de blanco Versace

Nuestra actriz más internacional acertó de pleno con el diseño blanco de Atelier Versace, sencillo, con pedrería y cadenas y una abertura lateral de esas que quitan el hipo. ¡Impresionante!

Nieves Álvarez, perfecta de Dolce & Gabbana

Siempre acertada, elegante y de matrícula de honor. La modelo subió el nivel de la alfombra roja con un modelo negro de Dolce & Gabbana Secret Colección, una obra de arte de lentejuelas negras y detalles de brocados en pedrería. La diadema, de ensueño. ¡Divina!

Juana Acosta, de Pedro del Hierro

La actriz colombiana nunca pasa inadvertida y hay que destacar que es ella misma la que elige cada uno de sus estilismos. Maravilloso el vestido de cola y palabra de honor con mangas caída azul noche de Pedro del Hierro, que ya le gustaría lucir a cualquier estrella de Hollywood en la próxima gala de los Oscar. ¡Elegancia al natural!

Cristina Castaño, de Vicky Martín Berrocal

Tiene tipazo y sabe sacarle partido. La actriz Cristina Castaño apostó por el siempre elegante negro en un ajustadísimo vestido con mangas transparentes de Victoria, la firma de Vicky Martín Berrocal. ¡Sofisticación!

Cuca Escribano, de Rubén Hernández

Lo clásico y vaporoso no siempre van de la mano, pero el diseño granate con falda semitransparente que lució Cuca Escribano, diseñado por Rubén Hernández Costura, fue uno de los estilismos más acertados de la noche. El clutch de Mibúh, los zapatos de Just Ene y el peinado pusieron la guinda. ¡Acertadísima!

CINCO ELECCIONES INADECUADAS, ¡MENUDO DESATINO!

Dulceida, en casa de herrero…

Presume de saber mucho de moda, pero la influencer Dulceida erró con la elección de Ze García para la alfombra roja. Todavía estamos dándole vueltas a su apuesta y a su presencia en los premios del cine español. ¡Incertidumbre!

Ruth Gabriel, poco favorecedor y grande

No solo es importante elegir bien el diseño, también la talla, porque por muy bonito que sea el modelo, si no encaja en el maniquí, flaco favor. Como el que se hizo Ruth Gabriel al elegir un diseño de Esther Noriega pensado más para una boda que para una entrega de premios. ¡Insípido!

María Botto, cuidado con las aberturas

Angelina Jolie volvió a poner de moda las aberturas en las piernas, pero no siempre ni a todas nos quedan bien. María Botto erró con el modelo de Elisabetta Franchi, que dejaba poco a la imaginación de manera frontal. Por cierto, el escote tampoco le favorecía. ¡Grosero!

Úrsula Corberó, o como echarte años de más

La guapísima Úrsula Corberó suele dar en la diana en sus elecciones por eso nos sorprendió su desatino con el look de Teresa Helbig, (con la misma diseñadora fue de las mejor vestidas en los premios Feroz) que le hacía mucho más mayor. Tiene cara, cuerpo y estilo para sacarle más partido. ¡Lapsus!

Leticia Dolera, ¿¿con leggins de terciopelo??

Nos encanta ella, sus trabajos y su reivindicación del feminismo, pero Leticia Dolera no eligió el mejor diseño de Roberto Diz para una gala en la que podía haber brillado mucho, muchísimo más. El look esmoquin de terciopelo azul brillante, con leggins y manoletinas, fue un desatino, aunque ella aseguró que todo tenía un por qué reivindicativo. “Creo que el hecho de que vengamos con taconazos y vestido largo es dar un relato muy Disney”. Si es así, ya no nos disgusta tanto.