Jennifer Lopez, la latina que hace dinero de todo lo que le rodea

Cuando Jennifer Lopez grabó My Little Girl ni ella ni sus padres, que le auguraban una carrera como actriz muy poco fructífera, se podían imaginar que la esa chica de Bronx acabaría convirtiendo en oro todo lo que tocaba. La neoyorquina es actriz, cantante, diseñadora, productora, perfumista… No hay nada que se le resista.

La juez de American Idol, que ha emitido COSMO, acaba de lanzar su nuevo disco, con temas como El anillo, en cuyo videoclip comparte escenas con Miguel Ángel Silvestre. Si el primer single fue polémico, el segundo, Dinero, está camino de serlo en el mismo modo. Y de eso se va a encargar JLO, que acudió al programa de Jimmy Kimmel vestida con un conjunto con estampado de billetes de dólares, un guiño a su nuevo tema.

Con un show de éxito en Las Vegas y una relación de película con Alex Rodríguez, la actriz está viviendo uno de los mejores momentos de su vida. Eso sí, lo que no quiere seguir alargando en el tiempo es su trabajo como actriz en televisión. Su última incursión televisiva le ha dado muchas alegrías, pero ella prefiere una vida un poco más relajada que le permita pasar tiempo con sus hijos, Maximilian David y Emme Maribel, que nacieron en 2008 fruto de su relación con el cantante Marc Anthony.

La 90ª edición de los premios Oscar, todo según lo previsto

Sin sorpresas, siguiendo el guión previsto por los especialistas y con una gran triunfadora de la noche: la inclusión. La 90ª edición de la gala de los Oscar será recordada por la reivindicación del movimiento #MeToo y por la conquista del cineasta Guillermo del Toro, que pasa a formar parte del olimpo de la industria cinematográfica como antes lo hicieron sus compatriotas Alfonso Cuarón y Alejandro González Iñárritu. La forma del agua, a la que muchos críticos han definido como obra maestra, se llevó no solo el Oscar a Mejor Película, también la Mejor Dirección.

Pero no hay premios de la Academia en los que no pasen cosas, pese a que sus protagonistas traten de pasar inadvertidos. Jennifer Lawrence, la actriz mejor pagada del momento, fue parte de las miradas del patio de butacas por su actitud deshinibida con un vaso de vino blanco minutos antes de que Jimmy Kimmell arrancara el espectáculo. Otro de los momentazos fue la memorable idea de regalar una moto de agua, que presentó cual anuncio televisivo la veterana Helen Mirren, a aquel premiado que diera el discurso más corto, y el ganador fue Mark Bridges, ganador de la estatuilla por el Mejor Diseño de Vestuario por El Hilo Invisible. Además, fue la primera ocasión en la que una estrella de la NBA, Kobe Bryant, se llevó el Oscar a Mejor Cortometraje Animado por Dear Basketball, del que es productor.

También tuvo su momento de gloria Rita Moreno con su entrada triunfal para entregar el Oscar a la Mejor Película de Habla No Inglesa. La puertorriqueña, estupenda a los 86 años, se presentó en el Dolby Theatre con el mismo vestido que llevó en la gala del año 1962, cuando se alzó con el galardón a Mejor Actriz de Reparto por West Side Story. Otro de los momentazos de la ceremonia fue el homenaje que dieron varios actores (Gal Gadot, Lin-Manuel Miranda, Mark Hamill, Lupita Nyong’o, Emily Blunt, Ansel Elgort, Armie Hammer, Margot Robbie y Guillermo del Toro), liderados por el maestro de ceremonias, al público que llenaba a esa misma hora el Teatro Chino, a pocos metros de donde se llevaba a cabo la ceremonia.

En cuanto a estilismos tenemos que decir que hubo de todo, es decir, glamourosos estilismos acertadísimos, como el Chanel Haute Couture en blanco que lució Margot Robbie, el mismo tono por el que se decantaron Laura Dern (Calvin Klein), el impresionante Balmain 44 François Premier que lució Jane Fonda o el Atelier Versace en azul eléctrico con el que se presentó una exuberante y sensual Jennifer Garner; y desastres para olvidar, como el indefinible Gucci que eligió Salma Hayek, el Armani azulado con un gran lazo en la cintura que trató de defender Nicole Kidman (hasta esta noche nunca había fallado entre las más elegantes) o el Christian Siriano de Whoopi Goldberg, indescriptible tela, excesivo volumen en la falda y un escote pavoroso.

Jennifer Garner’s beauty in motion on the #Oscars red carpet. @jennifer.garner

Una publicación compartida de The Academy (@theacademy) el

#WhoopiGoldberg at the 2018 #oscars

Una publicación compartida de METRO NAIJA NG (@ceometronaija) el

Oscar, un error sin precedentes

¡Tierra trágame! Eso debieron pensar todos los presentes en el Dolby Theatre cuando alrededor de las 6.15 (hora española) el productor de La La Land paró la gala para anunciar que en la tarjeta de Mejor Película ponía Moonlight. “¡No es un broma!”, decía Jordan Horowitz ante las miradas de estupefacción de Faye Dunaway y Warren Beatty, encargados de la lectura del premio más importante y esperado de la noche. ¡Menudo bochorno! Un error garrafal que ensombreció del todo una gala que Jimmy Kimmell llevó al dedillo para resultar atractiva en la pantalla y en redes. Ágil, con ritmo, ejerciendo de maestro de ceremonias de verdad, sacándole partido a sus vaciles continuos a Matt Damon (los mismos que mantiene en su espacio de noche), haciendo caer del cielo todo tipo de chucherías y dulces para el deleite del patio de butacas y procurando momentos virales, como el grupo de turistas anonadados que introdujo en el espectáculo o el saludo que envió a Donald Trump vía Twitter con un hashtasg, #MerySayShi, que se convirtió en Treding Topic Mundial en cuestión de cuatro minutos.

No obstante, la cinta del jovencísimo Damian Chazelle fue la gran vencedora de la noche, con seis premios, entre ellos la Mejor Dirección, la Mejor Actriz – Emma Stone –  Mejor Banda Sonora, Mejor Fotografía, Canción Original y Diseño de Producción. Tres se llevó la reivindicativa Moonlight. Además de ser elegida como la Mejor Cinta del Año, la producción de Brad Pitt también pasará a la historia por su protagonista, Mahershala Ali – Mejor Actor Secundario – y Barry Jenkins en el apartado de guión. En tercer lugar, la medalla de bronce, fue para Hasta el último hombre. El drama protagonizada por un Jeff Bridges en estado de gloria fue reconocido en las categorías de Mejor Montaje y Mejor Sonido.

Congrats to #EmmaStone on her Best Actress win! #Oscars (Photo credit: Kevin Winter/Getty Images)

Una publicación compartida de Us Weekly (@usweekly) el

La alfombra roja defraudó en general. No abundó el glamour ni tampoco los grandes vestidos, los errores superaron a los aciertos, en una noche en la que el blanco se impuso al resto de colores, aunque en la paleta del desfile hubo unos cuantos estilismos en negro y rojo reseñables. Nos quedamos con el brillo del Armani que lució la francesa Isabelle Huppert, que volvió a casa una vez más sin la deseada estatuilla. Emma Roberts tuvo la enorme suerte de lucir un Armani Privé vintage, creado por el mismísimo Giorgio Armani. Muy parecida fue la opción elegida por una Michelle Williams que volvió a ser fiel a Louis Vuitton. Viola Davis acertó de pleno con otro Armani de alta costura en rojo, lo mismo que el Givenchy Haute Couture diseñado por Riccardo Tisci que lució Emma Stone, la pelirroja de moda, en su noche más gloriosa.

Tras los Oscar, Hollywood se va de fiesta

Todo está listo en el Dolby Theatre para recibir la madrugada del domingo al lunes próximos (hora española) a las estrellas nominadas e invitadas a la 89ª edición de los Premios Oscar. ¿Irá Ryan Gosling acompañado de Eva Mendes? ¿Lo hará Leonardo DiCaprio al lado de su última novia, Nina Agdal? ¿Viajarán George Clooney y Amal a Los Ángeles para hacer el paseíllo en la alfombra roja como futuros papás? ¿Estará Jimmy Kimmell a la altura de sus predecesores? ¿Se convertirá esta gala en una reivindicación frente a las políticas de Donald Trump? ¿Se alzará La La Land como la gran vencedora de la noche? Todas y otras muchas cuestiones que se agolpan en nuestra cabeza solo encontrarán respuesta en poco más de tres días. Pero hay cosas que ya sabemos…

Happy Red Carpet Roll Out Day!

Una publicación compartida de The Academy (@theacademy) el

Como que más de 1.500 invitados harán su primera parada fiestera en la cena del Gobernador. Además de ver cómo los nominados presumen de galardones y reciben las felicitaciones de sus compañeros de gremio, podrán disfrutar del suculento menú que este año ha preparado Wolfgang Puck. La despensa está repleta de 150 kilos de atún, 7.500 de gambas, siete kilos de trufas, 20 de recula y un pan especial con esencia de salmón y con la forma de la estatuilla dorada. Los postres siempre son muy aplaudidos y según el menú que publicaba Variety los golosos se sentirán totalmente colmados: buffet de chocolates con piruletas de caramelo, tartas, gofres y bombones.

A sneak preview of our chocolate bark station for the @theacademy #Oscars #governorsball #🍴🌟

Una publicación compartida de Wolfgang Puck (@chefwolfgangpuck) el

Una vez cumplido el protocolo con las autoridades, las estrellas, sobre todo ellas, se cambian de modelito para acudir a algunas de las centenares de celebraciones que se llevarán a cabo esa noche en Hollywood. Entre las más concurridas, la de Vanity Fair y la de Elton John, donde se concentran gran parte de los rostros más conocidos. El portal IMDb, la plataforma Amazon, Mercedes-Benz e Icon Mann, la productora Weinstein Co. o la celebración privada de la marca de champán Piper Heidsieck también ultiman los detalles de sus festejos. A nosotros, con las ojeras oscuras tras una noche de imaginaria frente al televisor, nos quedará el lunes ver las fotografías y morirnos de envidia sana.

Overlooking Hollywood and Highland right now.

Una publicación compartida de The Academy (@theacademy) el