Eva Longoria y Felicity Huffman, una amistad imperecedera

A lo largo de la vida de una estrella son muchos los compañeros de profesión con los que coinciden, pero son pocas ocasiones en las que la amistad supera los avatares del paso del tiempo. No es el caso de la estrecha relación que mantienen Eva Longoria y Felicity Huffman desde que trabajaron juntas del otoño de 2004 a la primera de 2012 en Mujeres desesperadas. La mujer de José Antonio Bastón compartía una instantánea de una de las escenas de esta comedia dramática que emitió COSMO en la que aparece junto a la ganadora de un Emmy por su interpretación de Lynette Scavo.


Ver esta publicación en Instagram

Caption this 📸 😂 (Shout out to my #WCW @felicityhuffman 🍎 Love you!)

Una publicación compartida de Eva Longoria Baston (@evalongoria) el

Un gesto que podría parecer de lo más inocente, pero que demuestra el enorme apoyo de Longoria a su compañera días después de que las redes se cebaran con la mujer de William H. Macy por el cambio de imagen del que pudimos ser testigos durante los Globos de Oro. A muchos nos costó reconocer a la estrella de 56 años, que podría haberse sometido a algún tipo de retoque estético. Los trolls fueron especialmente hirientes con la neoyorquina, y ante estos ataques su amiga le ha lanzado un capote sin hacer ninguna mención a los criticones.

Longoria es, sin lugar a dudas, la miembro del elenco más activa en redes sociales y la que goza de mayor fama y popularidad. Mientras que el resto de sus compañeras parecen haber pasado a ese injusto segundo plano hollywoodiense, la texana no para de trabajar, compaginando sus facetas como actriz, productora y directora de series de televisión, con su cara más solidaria como filántropa.

Leighton Meester suda la camiseta en el gimnasio

Año nuevo, buenos propósitos. Con el arranque del 2018 somos muchos los que nos hemos propuesto cambiar nuestros hábitos (aunque no todos los cumplamos) y ponernos las pilas en cuanto al ejercicio físico. Leighton Meester también lo ha hecho y por lo que vemos en su cuenta de Instagram está sudando de lo lindo. La protagonista de Gossip Girl compartía una fotografía tras un duro entrenamiento en el gimnasio. El gesto de la actriz es indiscutible: agotada. “Feliz Año Nuevo (ayuda ahora, estoy haciendo esto)”, escribió la estrella televisiva junto a la imagen recostada en un banco de ejercicios con el pelo totalmente empapado. ¡Fuerza Leighton, somos muchas las que llevamos días sufriendo como tú para lucir palmito el próximo verano! ¡Qué no decaiga!

HNY (help now, y am I doing this)

Una publicación compartida de Leighton Meester (@itsmeleighton) el

Blake Lively, criticada por Ronan Farrow

El reto físico no está en los planes de su compañera del Upper East Side. Blake Lively presume de no hacer ejercicio y disfrutar de la comida (con cierto tiento), sobre todo, del chocolate. Es impresionante el ADN del que gozan algunas. Después de dos embarazos, la reina de la alfombra roja se vanagloria de tipazo. ¡Envidia sana! Sin embargo, la mujer de Ryan Reynolds se ha visto envuelta en la polémica en los últimos días. El hijo de Mia Farrow, Ronan, considera contradictorio y poco coherente su apoyo al movimiento Time’s Up – que denuncia el acoso sexual y la violencia sobre las mujeres – y su ligazón con el director Woody Allen, sobre el que sobrevuelan varias acusaciones de agresiones sexuales. “Me cuesta entender cómo una mujer que cree que Woody Allen está empoderando a las mujeres puede reclamar el papel de defensora de la mujeres que sufren acoso sexual”, escribió el periodista en una declaración oficial. Blake guarda silencio.

🌈💄🌈 mom’s night out

Una publicación compartida de Blake Lively (@blakelively) el

Sarah Jessica Parker censurada por su último look

Otra que forma parte de este movimiento encabezado por las celebrities estadounidenses es Sarah Jessica Parker, que también acudió con un estilismo negro a la gala de los Globos de Oro. Pese a las críticas de muchos, porque el diseño no le favorecía ni lo más mínimo (dicen), la polifacética artista apostó por un Dolce &Gabbana que mezclaba corsé de forro con encaje en las mangas y en una falda corta por capas. El look fue completado con unos zapatos de su colección y un broche strass de ensueño, para algunos lo único salvable de su apuesta.