Acosadores, la pesadilla de las celebridades

Kendall Jenner es la última víctima de un acosador. El pasado domingo, la modelo vivió un buen susto a las puertas de su flamante y nueva residencia en Hollywood Hills, donde se topó con un desagradable intruso a las puertas de su casa. La hija de Caitlyn y Kris Jenner llamó a la policía cuando un sospechoso acosador persiguió su vehículo cuando trataba de entrar en su casa. La joven hermana de Kim Kardashian se mostró cauta y espero a que llegaran los policías resguardada en su coche. Y sus temores no fueron infundados, ya que sobre el hombre pesaba una orden de arresto por acoso, que las autoridades aplicaron a rajatabla.

more from Vogue shot by @mertalas & @macpiggott

Una foto publicada por Kendall Jenner (@kendalljenner) el

Un caso más de los muchos que suceden entre las estrellas al otro lado del charco. Sandra Bullock se encerró en uno de los armarios de su casa huyendo de Joshua Corbett, un fan obsesionado con la estrella cinematográfica. La actriz llamó a la policía escondida en ese habitáculo, reforzado con una puerta de seguridad, con voz entrecortada y aterrada de miedo. Las filtraciones de la policía arrojaron algunos de los detalles de la obsesión de este hombre por la intérprete, como el cuaderno negro con una carta de dos páginas para Bullock.

SANDRABULLOCK

Su compañero en Speed, Keanu Reeves, pasó por lo mismo unos meses después, cuando las autoridades detuvieron a una fanática que se tomó una ducha en su cuarto de baño y disfrutó de la piscina como su madre la trajo al mundo. Marion Cotillard pasó por otro desagradable episodio en 2011, cuando una mujer diagnósticada de bipolaridad le envió más de 500 correos con 120 vídeos de la francesa. Igual de obsesivo era el pizzero que acosó hace una década a Gwyneth Paltrow. Dante Soiu, fue enviado a un psiquiátrico tras ser juzgado y declarado culpable de acosar a la ganadora de un Oscar con cartas, revistas pornográficas y cantidades ingentes de pizza.

#doingthings @outdoorvoices 💕💕💕

Una foto publicada por Gwyneth Paltrow (@gwynethpaltrow) el